8 de diciembre: Día de la lealtad - Día nacional de Guaicaipuro

 Al Camarada Francisco Garcés (Candidato a Alcalde de Guaicaipuro)

 Comenzaban las primeras tentativas del golpismo de la ultraderecha fascista aquel 8 de diciembre de 2001 cuando le dábamos el Ejecútese a la incorporación de Guaicaipuro al Panteón Nacional con el Comandante Supremo Hugo Chávez, con todos los poderes públicos y una consigna anónima de la guerra federal: ¡Patria para los indios!, que durante 27 años nos sirvió de estandarte para consolidar en la CRBV los derechos originarios, históricos y específicos de los pueblos y comunidades indígenas. Había llegado la hora de sacar al máximo monumento de la nacionalidad de las sombras del racismo-clasista, el patriarcalismo y la exclusión de los distintos sujetos, actores y actrices de nuestra nacionalidad. Incluso del antagonismo independencia y pueblos indígenas; república y pueblos originarios. Quizá todavía no exista suficiente conciencia de la trascendencia de Guaicaipuro en el máximo monumento de la nacionalidad, cambiando radicalmente la concepción que le imprimió el Presidente Antonio Guzmán Blanco en su fundación (). Guaicaipuro llega al Panteón Nacional, con bastante retardo, pero bajo las amenazas del país de paro bancario, de paro nacional de Fedecámaras contra el naciente gobierno bolivariano del Presidente Hugo Chávez. Que había aprobado leyes habilitantes, no del agrado de la oligarquía. ¿Casualidad?

 Fedecámaras, institución que nació conspirando desde 1944 contra el General Medina Angarita, iba a desembocar con Carmona El Breve aquel 11 de abril de 2003. Lo cual significa que para negar la Independencia y la soberanía del país, en mala hora escogieron el día en que Piar y la indiada abrieron en la sabana de Chirica en San Felix, las puertas a la navegación del Orinoco y las bases para la creación de La Gran Colombia. (11 de abril de 1817)Por eso tal vez, con la unidad cívico-militar el 11 tuvo su 13 y fue restablecido pacíficamente en el poder el Comandante Supremo, en brazos de pueblo y ejército. ¿Qué espera ahora Jorge Roig, actual Presidente de Fedecámaras, queriendo desafiar al pueblo con el robo y la usura descomunal por parte de un pseudo-empresariado especulador y anticristiano, retando, de paso, al Presidente Nicolás Maduro? ¿Seguir manejando la idea peregrina de Marcel Granier, de que los políticos fracasaron y ahora corresponde a los empresarios (honestos y emprendedores, entre comillas) asumir el poder político como lo pretendió Carmona el Breve? Casualmente, conocí a Jorge Roig en el momento preciso en que el embajador norteamericano, de gancho con Andrés Velásquez y Fedecámaras penetraban a la Causa R.. ¿Te olvidas del carácter parasitario que ha caracterizado a Fedecámaras desde su nacimiento y su desarrollo hasta hoy? ¿Quién si no Fedecámaras ha corrompido a nuestros políticos y sindicalistas sembrando el cuánto hay pa´eso y la conseja adeca de que todo el mundo es corrupto?¿De dónde viene Roy eso de robar y dejar robar, robar y no dejar robar? ¿No viene acaso del despacharse y darse el vuelto por parte de Fedecámaras a través de la Corporación Venezolana de Fomento después que tumbaron a Medina? Luego, ¿cuál fue su conducta cuando tumbaron a Gallegos? ¿Y de donde viene aquella vieja denuncia del mismo Copei, eso de acapara-adecos aplicado dentro del mismo Pacto de Punto Fijo contra su otra costilla? ¿Acaso todo eso no tiene partida de nacimiento y desarrollo en el negociado parasitario y de maletín de Fedecámaras?. Los golpes de Estado diferenciaron muy bien entre Fedecámaras, sus reales aliados como Primero Justicia, el OPUS DEI, empleados a sueldo, los tontos útiles, como Carlos Ortega y Patricia Poleo. Aparte del papel de relleno de los camastrones políticos AD-Copei.

 De allí la importancia en que la historia de la coyuntura presente, tenga siempre su respaldo histórico, sea de anticonquista, independentista, republicano o ancestral. El idioma materno, la espiritualidad de un pueblo y el calendario son, sin duda su visión del mundo. El calendario histórico es una secuencia de distintos períodos de una misma historia que iluminan la coyuntura presente. De un presente ancestral, que nunca perdía de vista el Comandante Chávez para descifrar las claves del futuro.  

Al despedirse del país, casualmente un 8 de Diciembre del año pasado y proponer el nombre del camarada Nicolás Maduro para darle continuidad a su mandato, no dejó de recordar en su estremecimiento espiritual y humano que: ¡Hoy (8 de diciembre) es el día nacional de Guaicaipuro! Como lo testimonian sus propias palabras. Por eso, en el Día de la Lealtad y el Amor al Comandante Supremo, exaltamos también su lealtad y su amor a la memoria de Guaicaipuro.

 ¿Por qué escogimos el 8 de diciembre para llevar a Guaicaipuro al Panteón Nacional? La memoria es recogida de un Acuerdo de la Municipalidad de Guaicaipuro del 26 de abril de 1938. Desde ese año se venía conmemorando cada 8 de diciembre en todo el Cantón Guaicaipuro, pasando por todos los Altos Mirandinos hasta Macarao. Esto sin olvidar que la alianza de pueblos y Caciques de Guaicaipuro se extendía por toda la región Centro-Norte de Venezuela, desde Cúpira hasta el Lago del Turmero o de Valencia. Aludiendo la unidad cívico-militar, Hugo Chávez vio el embrión de un ejército nacional en la alianza de pueblos y Caciques de Guaicaipuro, por toda la costa, colindando por el sur con los quiriquire de los valles del Tuy. Ilustrar con la tierra un Guaicaipuro de Cuerpo Presente en el Panteón Nacional fue una idea del pintor y escultor tequeño Edgar Corrales, quien falleció recientemente. Ello con el propósito de no reproducir la idea griega de los cenotafios, especie de ataúd abierto, insepulto y de acercarnos más a la cosmovisión indígena, representada con la tierra de origen. Tenemos en nuestras manos la maqueta de la composición escultórica de Edgar Corrales, para ser ampliada en mármol blanco que ocupará el primer nicho del Panteón Nacional a mano izquierda. Se trata de un Guaicaipuro de pie, con una lanza larga de la independencia, aunque los caribes del centro usaban arcos y flechas cortas (los llaneros de la independencia llamaban a sus largas lanzas guaica, según Arístides Rojas), una madre indígena y un niño como continuidad de la descendencia y de la lucha de los caribes como lo percibió César Rengifo en su obra de teatro, Curayú o el Vencedor. ¡Guaicaipuro no ha muerto! Dijo el piache invidente, el viejo Curayú. En ese niño que acaba de nacer, en ese grito está la continuidad de la lucha de los caribes. Los caribes viviremos siempre. El monumento diseñado por Corrales recoge en parte lo de Apacuana y Cuaricurián, la reivindicación de la Madre Indígena, su presencia en la lucha y su complementariedad hombre/mujer. Pero además la afirmación de la Madre India como Primera Madre de América y como Madre común de las primeras generaciones de indo- mestizos, incluso de zambos, como el caso de José Leonardo Chirino.  

La última vez que vi personalmente al Presidente Chávez fue en el Teatro Municipal, cercano a un Día de la Resistencia Indígena, en que me manda a llamar con la camarada Noelí Pocaterra, 10 minutos antes de su intervención y ¡qué casualidad!. Fue para hacerme una consulta sobre el Día de Guaicaipuro y sobre las cifras del genocidio de la conquista. -

¿Por qué no le damos una trascendencia nacional a lo del Día de Guaicaipuro? Me pregunta. -

Ya eso quedó incluido Comandante, le respondo Fue incluido en su Decreto Presidencial de 2001 del 8 de diciembre, cuando llevamos a Guaicaipuro al Panteón Nacional. También lo ratificó la Asamblea Nacional. Ahora lo que falta es el Monumento de Corrales en el Panteón Nacional. -¿Y qué razones tuvo la Municipalidad de Guaicaipuro en el año 1938 para crear el Día de Guaicaipuro cada 8 de Diciembre? Me pregunta. -No hay registro histórico de ello. Sólo el Acuerdo de la Municipalidad de Guaicaipuro del 26 de abril de 1938, que establece ese día. Pero no aclara por qué. Lo cierto es que ese Acuerdo asentó una tradición hasta hoy y por su Decreto Presidencial, ahora es Día Nacional de Guaicaipuro, alusivo a todos los pueblos, Caciques y Cacicas de la Resistencia Anticolonial. Guaicaipuro nunca fue una figura neutra en la historia. Sin embargo, siempre reunió las condiciones de consenso histórico.

A diferencia del Pacto de Punto Fijo, el consenso de Guaicaipuro y de sentido de unidad nacional anticonquista, no es de élite. Es de los pueblos. Por eso tal vez, las 2 figuras con mayor consenso de pueblo para estar en el Panteón Nacional, Bolívar y Guaicaipuro, fueron y son quizá las más denigradas y rechazadas por las élites dominantes. Más de 60 programas de TV privadas hubo en su contra, con humor racista incluido, sin derecho a réplica, antes de su incorporación al Panteón Nacional ( el 8 dic de 2001).¿Nos dice poco o nada todo esto?

Saúl Rivas-Rivas Coordinador del Proyecto Guaicaipuro al Panteón Nacional



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3620 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular