En Venezuela no manda el pueblo sino nimano y sus nimanistas

Hay cosas y casos aberrantes desde que se instauró NiMaMo y el nimamismo en las políticas del Estado autocrático, reminiscencia de nuestro pasado caudillista y oligárquico, al cual seguimos enfrentándonos a diario, por el incumplimiento de las normativas establecidas, y el atropello aplicado por los funcionarios venales del régimen instaurado, a partir de que viejos y nuevos mujiquitas de la narrativa política histórica de esta nación, todavía juegan a las trampas del quítate tú pa ponerme yo y robar, que es lo que lamentablemente se les ha enseñado desde que tienen uso de razón y han visto lo que hacen los políticos desde el ejecutivo, el legislativo y el judicial, los principales poderes en orden a la importancia del Estado, desde donde se actúa como los que son y dicen representar a un pueblo por mampuesto, al margen de la constitución y las leyes, otorgándoles a ellos mismos facultades discrecionales con leyes a la medida del traje que van a usar, hechos por los sastres del régimen constituido, para vivir de las rentas de la nación. Son guapos y apoyados como los matones de barrios y arrabales, que no representan a toda la población venezolana sino a sectores que los compran por un bozal de arepa, es este caso una bolsa con productos chimbos en su mayoría que no contribuyen con la alimentación y menos con la salud y la calidad de vida de los y las compatriotas. Nos engañan como a niños ignorantes de muchas marramuncias del gobierno apoyado por un militarismo extremo de gendarmes necesarios para mantener el poder como sea, a sangre y fuego si fuera necesario, utilizando al propio pueblo para hacerles la tarea, como en el Caracazo.

Es lo que reside en el inconsciente colectivo, pero por más que se tongoneen, siempre se les ve el bojote, como la propia corrupción en la que están inmersos, obligados a cumplir las órdenes y después pasar la novedad, si es que pueden disparar primero y averiguar después. Es mucho el excremento que se ha acumulado y el hedor no se puede ocultar, y mientras más días pasan, más vapores se acumulan, que es lo que llevará al traste con este régimen, donde el primer responsable no es sino NiMaMo, quien, pese a todas las evidencias en su contra, está acostumbrado a escurrir el bulto, y para todo saca la excusa del imperialismo. Tan burdos son que ahora a El Aissami lo puso el imperialismo para acabar con él, sacándolo de la presidencia vitalicia que le corresponde al parecer, siendo el único y eterno candidato de todos los venezolanos y venezolanas, incluso de los millones que han emigrado del país por los nimamistas enquistados en el poder. Es el primero que debería estar en el banquillo de los acusados, es su responsabilidad directa lo que haga el ejecutivo, con o sin su aprobación, y que cada quien asuma y sea sancionado por su actuación directa o indirecta en los asuntos del Estado, y los perjuicios ocasionados a la nación, a la gente de a pie, a los campesinos, obreros, trabajadores del sector público y privado, que están pasando por esta roncha que no termina de sanar, pese a las promesas de recuperación y de arranque del país, donde lo único cierto y verdadero es el robo descarado a la nación. Como en el caso de las deposiciones, el que la pone es el único responsable de tal acto, y por más que evada su responsabilidad tiene su ADN y va a salir a flote más temprano que tarde.

Las elecciones están en dos meses más, pero las cuentas no cuadran, y los números tampoco, hay asuntos pendientes que se deben solucionar antes y los días corren, y el régimen lleva plomo en el ala. La crisis no ha dejado de crecer desde 2012, y el caos es inminente, porque la mayoría de los trabajadores y sobre todo los empleados públicos en general, y de manera directa a quienes han cumplido con sus años de servicio, y que no tienen nada que celebrar hoy, sino de exigirle al patrono que honre sus compromisos, que cumpla con la ley. No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista, lo saben y el cuerpo social está llegando a sus límites de tolerancia y ya no quiere seguir resignándose, pues hasta las esperanzas se han perdido, y la frustración es cada vez mayor, las promesas se las llevó el viento. Del nuevo cuento sobre el caiga quien caiga, debería dar el ejemplo y poner su cargo a la orden del soberano, para decidir quién es el verdadero responsable, el responsable directo del desastre nacional. Un pernicioso entramado en el que se ha hundido la sociedad venezolana, por parte de una burguesía parasitaria que se dice revolucionaria, asociada con la rancia oligarquía nacional a la que se suman nuevos capitalistas, que invierten poco para llevarse muchos de los recursos que el gobierno entrega para obtener recursos que le permitan seguir permaneciendo con el coroto. Este quiste debe extirparse del cuerpo de la nación, y debe ser cuanto antes, para evitar el colapso total de la V República, y caiga en manos del fascismo, que es la salida que quieren darle al asunto, pero que esperemos que la mayoría, que es responsable y quiere un cambio de régimen, para retomar el Plan de la Patria, la que nos merecemos. Y no quiere darse por enterado que no manda, sino que le hace la plana a quienes mantienen el verdadero régimen estalinista, marxista leninista, otra perversión semántica como el acuñado eslogan del chavismo madurismo, para mantener contentos a los gobierneros y a la oposición.

Se ha desdibujado el sentido del contacto con lo real, es decir, con aquello que trasciende desde el espíritu libertario que miden con bala rasa al Estado, la Iglesia y la propiedad de los capitalistas. Porque esto que nos ocurre no es por lo que elegimos a NiMaMo, que nos mantiene en una crisis profunda, con un gobierno maula, unas instituciones al servicio de los pocos que se han enriquecido desde el Estado, y una administración pública dirigida por una caterva de individualidades que para mantenerse en el poder, que asumen como una herencia de pocos privilegiados y marcados por un destino manifiesto, que los convierte en inamovibles, ya que no hay quien los sustituya. Esto que parece absurdo es en la práctica lo que se evidencia por quienes con más de 30 años de servicios a la nación, desde la carrera administrativa, y próximo a los setenta, como la mayoría de los trabajadores, que esperamos hace años por las prestaciones sociales, pensiones, jubilaciones, el aumento de los sueldos y el salario justo, y no este de miseria, y de bonos que no les llega sino a cierto sector, y por el rescate de la dignificación de la persona humana. Pese a las solicitudes por escrito, cumplidos los requisitos de ley, a diario vemos cómo se atropellan y conculcan los derechos, por órdenes del propio mandamás, a menos que sea otro quien dé las órdenes, de los sabios y luminarias que inventaron el agua tibia para curar los males de una metástasis que está acabando con la entera nación venezolana. Han perdido el rumbo, y no por ignorantes, sino por creerse que verdaderamente son indispensables e inamovibles de sus cargos que detentan desde hace más de 25 años, recibiendo eso sí, todos los beneficios de ley, para ellos y ellas, los encumbrados, los que se repartieron al país, cuadriculado en los mapas estratégicos de la nación, lo que sí saben bien los militares, es su primera materia del pensum entre los oficiales de la academia militar, eso sí, demeritando al resto de las academias por burguesas, oligarcas, aristocráticas. Ese es el arroz con mango con el cual nos ponen parámetros insalvables. Entre diez funcionarios públicos siete son militares, generales, coroneles, capitanes. Con sendos sueldos y todos los beneficios por cuidarle la espalda a esta pantomima de dictadorzuelo criollo, que por cierto tiene rabo de paja en cuanto a su propia nacionalidad, lo que es inconstitucional para ejercer la presidencia, pero bueno, estamos en Venezuela y somos así de chéveres cambur pintón. No es un pecado haber sido parido en otra patria de América del Sur, pero aquí el que hace la ley hace la trampa, por eso que es herencia española de acatar, pero no cumplir cuando conviene; eso será tema de otro momento.

En ocasión del 1° de mayo expondré lo que viene al pelo respecto de los atropellos continuados contra los trabajadores por este régimen infestado de corrupciones y corruptores. En Venezuela los que esperan por sus jubilaciones, pese a haberlas solicitado en varias oportunidades, porque en la práctica a cada momento cambian a ministros y directores de las instituciones, para tener la excusa de que habiendo nuevo personal, estos tienen que volver a revisar lo que hicieron los anteriores en la administración pública, lo que tiene dos explicaciones por lo menos, una que los que estaban antes no lo hicieron bien, o no cumplieron con su cometido para el Estado, colocados por el gobierno por el ejecutivo. La otra explicación sería la que se ha convertido en un mal del nimaminsmo, la corrupción administrativa y el peculado de uso, un mal al parecer endémico desde que NiMaMo asumió el poder por nuestros votos a pedido por el presidente Chávez en su despedida final. Acaso no sigue siendo el mismo gobierno, la misma administración pública los mismos supuestos maduristas, que se pagan y se dan el vuelto, que pasan de un cargo a otro, mientras limpian las arcas de la nación, y dejan en el desamparo a los trabajadores y trabajadoras que son la mayoría honesta de la República. Hay trabajadores a quienes se les ha dejado de pagarle su sueldo, como una medida unilateral por parte del patrono, saltándose todo el ordenamiento legal y una injusticia a todas luces, que dice en qué niveles de arbitrariedad fungen los principales responsables del Estado y de la administración pública. Qué hacen, simplemente aplican el silencio administrativo, y el atropello es mayor puesto que se le van agregando violaciones a los derechos humanos del trabajador que lo mantienen en un limbo, sin obtener ninguna respuesta al respecto. Una situación lamentable para los viejitos y las viejitas que no haya como poder afrontar tal situación de indefensión ante los atropellos continuados en Venezuela por parte del régimen nimamista. En Venezuela los trabajadores tienen derechos laborales protegidos por diversas leyes y normativas, entre las cuales destacan la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT), la Ley del Estatuto de la Función Pública (LEFP) y, excepcionalmente, se les aplican otras leyes. A los que esperan por su jubilación desde hace años, recuérdese que para los hombres corre desde los 60 años y las mujeres 55 años, entre los elegibles para su jubilación, habiendo realizado todas sus contribuciones al sistema de seguridad social, por más de 14 años y 4 meses como activos. Requisitos que exige la ley, por lo que el retardo administrativo es un incumplimiento, violatorio a los derechos laborales. Pese a las acciones emprendidas por los trabajadores y las trabajadoras, de tener todos los documentos al día, de haberlos consignado y teniendo copia de cada uno respecto a las solicitudes, porque han sido varias, no hay respuesta por parte de la administración que es responsable legalmente por sus actos en la persona de quien ejerce el cargo de director de Recursos Humanos o Talento Humano que es como le dicen, pero que en realidad poco hacen por el trabajador, por el servidor público que ha dejado años provechosos al país, para que vengan otros y otras y se roben el dinero de la nación. Son parte de este gobierno, el responsable directo es NiMaMo sin duda, el es el líder, la cabeza del Estado, lo que dice mucho a la hora de ratificarse como el presidente electo por todos y todas, pero hasta ahí, porque del resto lo que ha hecho es lloriquear ante las cámaras de televisión globales, por las puñaladas por la espalda que le han dado sus compinches, pranes y ladrones de monta mayor que se han llevado en doce años millardos de dólares, de los cuales nadie sabe dónde están los reales, en cuáles cuentas de paraísos fiscales en el mundo, cubiertos por los testaferros del régimen.

El Aissami es un niño de pecho respecto de los tiburones y bagres en la República Bolivariana de Venezuela, militares y civiles, hombres y mujeres. Los asesores legales dicen que las opciones ante tantos hechos de corrupción en la administración pública pese a los recursos legales, las demandas llueven a cielo abierto y las denuncias ante la Fiscalía General de la República, la Defensoría del Pueblo, en directo y vía satélite, además de los tribunales competentes en la materia, como también en la Inspección del Trabajo o al Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo, brillan por su ausencia, por ser harina del mismo costal. El derecho a la jubilación al cumplir todos los requisitos, queda en un limbo debido a la omisión o silencio administrativo por la administración pública, lo cual es ilegal. Cabe señalar que el atropello es continuado en cuanto a que como medida de presión, arbitraria, se le suspende el salario y demás beneficios de ley a los y las trabajadoras, una burda maniobra como represalia por negarse a seguir trabajando y agregarle una doble tributación al Estado, por cuando habiendo cumplido con todos los requisitos, se le quiere retener en el trabajo, porque no cuentan con personal suficiente, producto de las erróneas política económicas y salariales, habiendo renunciado un personal valioso para el país, que son los millones de migrantes que ha generado el régimen de NiMaMo. Quedan interponer los recursos contencioso-administrativos ante los tribunales competentes, exigiendo se cumplan con los derechos atropellados y se haga una realidad la jubilación, así como la restitución de todos los salarios y beneficios que han sido indebidamente retenidos. Este es el gobierno que quieres ratificar en julio, el de la miseria y la corrupción, acaso no hay chavistas honestos que sustituyan a estos mequetrefes que se escudan entre ellos para que robando no haya culpables.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1105 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franco Orlando

Franco Orlando

Más artículos de este autor