Para refrescar la memoria

La verdad sobre la ocupación de Haití

Los hechos suelen olvidarse con el tiempo. En resúmenes de prensa, se dice que Estados Unidos intervino militarmente para reponer a Aristide, en su primer mandato, cuando fue derrocado por gorilas de ultra-derecha. Esto puede ser históricamente cierto, pero omiten el hecho, más reciente, de que los marines sacaron a este presidente, querido por el pueblo, y lo llevaron bien lejos, a África. Después repitieron el suceso con Zelaya, en Honduras, no sin antes intentarlo con el Presidente Chávez.

Si no hubiera alcahuetas no hubiera prostitutas. El imperio utiliza a los organismos multilaterales, bajo su estricto control, para “legalizar” sus agresiones. En este país centroamericano, los yanquis han apoyado el tacón de su bota, desde hace mucho tiempo, sobre el cuello del pueblo. Y hay otros países, denominados progresistas, que mantienen su participación en una ocupación iniciada, realizada y continuada, por el imperio y sus lacayos, bajo la mampara de la MINUSTAH.

CRONOLOGÍA DE LA INTERVENCIÓN EN HAITÍ.
1957 Comienza el gobierno de Jean Claude Duvalier, (Papa Doc), que comenzó como populista y, bajo la tutela yanqui, ejecutó una feroz dictadura contra su propio pueblo, para lo cual se apoyaba en un sanguinario grupo llamado por el pueblo tontons macoutes, a quienes dio el derecho de asesinar y saquear. Hizo su propia constitución, nombraba al parlamento y hasta a los obispos. Era como un rey tirano, apuntalado por los yanquis que querían un gobierno fascista, muy cerca de Cuba.

1971 Muere Duvalier y heredó el mandato su hijo Francoise Duvalier, con sólo 19 años, llamado Baby Doc, quien continuó su compromiso con el imperialismo, y la opresión sistemática y despiadada contra su propio pueblo (los tontons macoutes fueron sustituidos por los Leopardos, igualmente sanguinarios), lo cual duró hasta 1986.

1986. Es derrocado “Baby Doc” por los militares, después que EEUU le quitara el respaldo y se lo diera a Henry Namphi, jefe del ejército. Comienza el gobierno de Henry Namhpi, quien desarrolló el duvalierismo sin Duvalier, demostrándose que el hijo de Jean Claude perdió el apoyo imperial por mediocre, no por asesino.

1988 El dictador Namphi organiza unas elecciones y las gana Leslie Manigat, quien fue derrocado casi en seguida por el mismo Namphi. Pero éste, a su vez, fue derrocado por Prosper Avril, otro gorila, que fue sustituido por otro militar fascista: Herard Abraham.

1988 En una entrevista en enero, el cura Luis Bertrand Aristide dijo: "El imperialismo americano ha sustentado al gobierno de Haití. Las elecciones no son la salida, las elecciones son un modo de aquellos en el poder para controlar al pueblo. La solución es la revolución, primero en el espíritu del Evangelio; Jesús no podía aceptar que el pueblo pase hambre. Es un conflicto entre clases, entre ricos y pobres. Mi trabajo es de predicar y organizar..."

1988 Aristide fue expulsado de la orden salesiana. Sufrió varios intentos de asesinato por escuadrones de la muerte patrocinados por el régimen fascista de Henri Namphy, títere del imperialismo que continuaba el régimen opresor de la sangrienta dinastía de los Duvalier. Aristide Sobrevivió a todos los atentados.

1990 Comienza el primer gobierno de Aristide, después de elecciones que ganó con el 67% de los votos. Su primer ministro fue René Preval.

1991 En septiembre el Presidente Aristide es derrocado por la ultra-derecha.
1994 En octubre, en helicópteros de la armada yanqui, Aristide es repuesto en su gobierno. Al igual que el Presidente Chávez hiciera varios años más tarde, sus primeras palabras, nada más descender del avión fueron: "No a la violencia, no a la venganza y sí a la reconciliación". Luego de ser repuesto por los yanquis, Aristide desarrolló en su país, plenamente, la política neoliberal dictada por el FMI. (Eso sí que no lo hizo Chávez).

1995 Gana las elecciones René Preval, por primera vez, con el apoyo de Aristide.
1996 Comienza el primer gobierno de Preval, durante el cual sigue cumpliendo la receta económica del FMI, privatizando las empresas del Estado.
2000 Aristide se lanza como candidato a presidente, y la oposición boicotea las elecciones retirando sus candidatos, para declarar fraudulento el triunfo del sacerdote. La OEA y la ONU le dieron la espalda. El cura gana las elecciones.

2001 Comienza el segundo mandato de Aristide. Realiza un giro hacia una política izquierdista (con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba y acercamiento a la Venezuela bolivariana), lo cual produjo la automática reacción del imperialismo y la derecha haitiana, dirigida por el secretario para asuntos latinoamericanos Otto Reich, quien trabajó en la desestabilización del gobierno del cura progresista.

2004 El imperio emplea la estrategia de guarimbas continuadas, Aristide es derrocado y trasladado a Sudáfrica por los Marines. El imperio dijo que había renunciado, y puso a gobernar a su títere Boniface Alexandre. El pueblo se levantó espontáneamente y tomó las armas, dando inicio a una insurrección violenta, exigiendo el regreso de Aristide. El títere Boniface solicitó la intervención de las Naciones Unidas con el envío de una fuerza multinacional provisional, compuesta por tropas gringas, francesas, canadienses y chilenas (llamada Fuerza Militar Provisional, FMP), para impedir que el pueblo lo derrocara y repusiera a su presidente legítimo.
Después, la ONU terminó de legalizar la ocupación, con la MINUSTAH, que constituye una ampliación de la participación militar internacional, incluyendo, además de las tropas de Estados Unidos, Canadá, Francia y Chile; a Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Filipinas, Guatemala, Jordania, Nepal, Paraguay, Perú, República de Corea (Sur), Sri Lanka y Uruguay. También hay policías de una gran cantidad de países miembros de la ONU. Para financiar esas tropas de ocupación, la ONU ha gastado US$611,75 millones de dólares.

2006 Se hacen unas elecciones chimbas, como las de Honduras, y comienza el segundo gobierno de Preval, una vez que se hubo deslindado de Aristide, continuando como una ficha del imperialismo. La miseria se ceba más sobre el pueblo haitiano.
2010 Ocurre el terremoto, en el mes de enero. CABE ACOTAR QUE PREVAL HABÍA OFRECIDO REALIZAR ELECCIONES EN FEBRERO DE ESTE AÑO, por lo cual la ocupación del país por las tropas yanquis y las de sus títeres previene un cambio de rumbo electoral, a favor del pueblo, que se veía venir en el hermano país.
Haití se encuentra cerca de Cuba y al Norte de Venezuela, lo cual le da una crucial importancia en la estrategia militar del imperio, que tiene rodeados a los países de la ALBA. Por eso está claro que los militares no se irán, que inventarán una argucia (ya salieron con una declaración de unos presuntos piratas africanos) para impedir la entrada de la solidaridad de todos los países, y quedarse solos.

El imperialismo yanqui está demostrando que tiene agallas para crear conflictos en todas partes, a pesar de que lo tienen contra la pared en Irak y Afganistán. Es que actúan como todos los bárbaros: Ante su incapacidad para el trabajo creador que pudiera mantener el alto nivel de vida de su pueblo y lograr respetabilidad en el mundo, prefieren saquear los recursos de los demás, y para eso tumban gobiernos soberanos y ponen títeres en su lugar, fomentan disturbios, incitan guerras, amenazan con intervenciones militares que no pueden sostener económicamente, tal vez porque cuentan con los recursos de los países que invaden, para financiarse la escalada guerrerista y convertir la muerte de millones de personas en tremendo negocio.

Venezuela está en el centro de la mira del imperio el cual, seguramente, resiente el hecho de que ya el Presidente Chávez haya pasado más de diez años sin que pudieran matarlo ni tumbarlo, en tanto ellos han visto pasar a tres gobiernos: El de Bill Clinton, George Bush y ahora Obama.
Pero no es sólo por el tiempo que tiene, sino por los cambios que ha realizado al interior del país, aún dentro del capitalismo, por su liderazgo entre los países del Sur y por la popularidad estable en nuestro pueblo, a pesar de todos los esfuerzos del imperio para quebrarlos. En este año se ha iniciado la transición completa hacia el Socialismo.

Los gobernantes de EEUU sabían que venía una crisis económica del capitalismo e idearon el ALCA para salir airosos a costillas de los demás, y el gobierno de Chávez fue responsable de que muchos países de Abya Yala no cayeran en esa trampa y, por el contrario, crearan la ALBA. Y ahora ellos utilizan la fuerza militar, con la esperanza de salir airosos, pero ya no son los mismos de hace diez años, cuando en los noventas estaban en el paroxismo del poder. Abren numerosos frentes con ayuda de los países capitalistas, los cuales saben que lo que está en juego es el destino de ese sistema, ante la insurgencia de los pueblos.

Esta vez no es un fantasma lo que recorre el mundo, sino los pueblos en lucha por el socialismo.


andrea.coa@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4540 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: