La guerra de Trump contra los votos revolucionarios

Ante el gran peligro que cierne sobre el futuro de la revolución en nuestro país, estamos a tiempo de tomar grandes decisiones históricas para revertir el modelo de desarrollo rentístico petrolero y de dependencia de las importaciones provenientes de Estados Unidos.

A pesar de las sanciones, amenazas y Guerra Económica, La Asamblea Nacional Constituyente tiene que llevar a cabo el funeral de ese modelo económico sea como sea, para que el pueblo salga nuevamente victorioso de esta batalla incesante contra nuestra patria.

Las sanciones de Washington para bloquear económicamente a nuestro país, castigan crímenes inventados por ellos y replicados por sus medios de comunicación a escala planetaria. Muchos analistas, entre los que me encuentro, pensábamos que las agresiones diplomáticas y bloqueos financieros, intentaban poner de rodillas y generar temor al pueblo chavista para que se abstuvieran de votar en los procesos electorales como había ocurrido en las Parlamentarias de diciembre del 2015. No obstante, el pueblo revolucionario ha dado una real demostración que lo que quiere es más paz y más democracia.

No obstante, las argucias del Imperio del Norte contra nuestro país develan un plan abierto para justificar la intervención militar en cualquier momento. Recordemos que meses antes de las parlamentarias, el 9 de marzo de 2015, Barack Obama dictó su Orden Ejecutiva proclamando la «urgencia nacional ante la amenaza inusual y extraordinaria que planteaba para la Seguridad Nacional y la Política Exterior de Estados Unidos la situación en Venezuela.”

Seguidamente de ese decreto infame, vino las secuelas de la Guerra Económica impulsadas desde el imperio, que produjo escasez, especulación y largas colas. Ocasionando la desmoralización suficiente para que más de 2 millones de venezolanos chavistas dejaron de votar por los candidatos de la revolución. De esa forma obtuvieron la victoria en la Asamblea Nacional.

No obstante, esa misma población tomó conciencia y apostó por la paz en el país, y nuevamente salió a votar masivamente el pasado 30 de julio por los candidatos de la revolución, a pesar de las mismas amenazas preelectorales realizadas por el loco Trump y luego de tres meses de guarimbas, quema de gente, asesinatos selectivos y destrucción de infraestructuras públicas. En total más de 8 millones de votos respaldó la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, diciéndoles al imperio que este pueblo no tiene miedo y está dispuesto a seguir libre como nos dejó Hugo Chávez Frías.

Luego, en el contexto preelectoral de las regionales del 15 de octubre, el gobierno de Donald Trump volvió aplicar la misma estrategia usada por Obama en el 2015, de generar temor a la población con la aplicación de nuevas y más radicales sanciones unilaterales contra los venezolanos.

Es así como, prácticamente, ha prohibido a las compañías estadounidenses y a sus países aliados que compren petróleo venezolano; que impidan que se importe desde Miami, bloqueando las posibilidades de cobrar los dólares que nos deben por la venta del petróleo a Estados Unidos –cerca de ochocientos mil barriles diarios–, que son los dólares que se destinan prácticamente para la compra de bienes de consumo masivo como alimentos, medicinas, así como maquinarias y equipos para la industria nacional.

Esas sanciones prohíben la compra y refinanciamiento de los bonos que emite PDVSA y el Estado venezolano que conforman parte de la deuda externa del país, de las cuales 62% las poseen inversionistas estadounidenses, 12% los Canadienses, y 6% los ingleses. También amenazó con prohibir la entrada de los venezolanos a territorio norteamericano tres días después de las elecciones del 15 de octubre.

No sólo eso, la Casa Blanca ha dado la orden para que Dólar Today se dispare sin contemplación superando la barrera de los 50.000 bolívares por dólar, porque ellos saben que Venezuela importa el 70% de lo que se consume y que esto encarece el precio final de lo importado.

Y finalmente, ha obligado a sus empresarios aliados en Venezuela como lo son Fedecámaras, Consecomercio, Venemchamp, Fedenaga, Fedeagro y Conindustria a que intensifiquen nuevamente la ola especulativa, el desabastecimiento, el bachaqueo corporativo y la escasez en estos días preelectoral.

Todo este andamiaje de ataques tiene la finalidad de inducir la inflación en nuestro país, crear incertidumbres, expectativas negativas, generar pérdidas en el poder adquisitivo de los trabajadores; y mantener descontentos y desmoralizados a la gente que cree en la revolución; y fundamentalmente, para que no sigan participando masivamente en procesos electorales y mucho menos votando por los candidatos revolucionarios.

Como vemos, prácticamente se devela como el Imperio del Norte está usando la política del terror diplomático para generar zozobra con fines político-electorales en nuestro país. Terror que estamos se intensificará en el año 2018, por ser el año de las elecciones presidenciales

Ante esa situación, el gobierno revolucionario de Nicolás Maduro tuvo que dar un verdadero salto cuántico en cuanto al manejo de la política exterior y petrolera venezolana. Tomó la decisión histórica de vender el petróleo a China y fijando su precio en yuanes en vez de dólares americanos. Por primera vez en el continente americano, un país decide revertir la hegemonía del dólar en el mercado petrolero.

Realmente, Venezuela se ha rebelado contra la tiranía del petrodólar, y así comienza a dar los primeros pasos firmes para romper los lazos de una larga relación conflictiva, de dominación, chantaje, extorción, conspiración, saqueo, dependencia y retraso económico y tecnológico con el gobierno de los Estados Unidos.

Ese ha sido un primer gran paso para la independencia económica que tanto el pueblo reclama, y que sigue apostando a través del voto, para que la revolución cumpla con alcanzar ese gran sueño.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 304 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /tiburon/a255191.htmlCd0NV CAC = Y co = US