Si la tristeza invade a los opositores apátridas es porque el pueblo está triunfando

Cuando los infames quedan desnudos

ante sus patéticas mentiras

la tristeza les invade y la soledad les carcome el alma

(Pensamiento del Autor)

Cosa rara, extraña y amorfa, es la democracia que los poderosos del imperio, sus aliados, súbditos del averno y escuálidos criollos, pretenden imponer en Venezuela propiciando el caos, la anarquía y el desasosiego.

Para ellos, la libertad es un slogan y la justicia un decir de héroes de los American Comics. Es algo que solo debe ser disfrutado por quienes suscriban con devoción e ignorancia, que los pobres valemos menos que nada, que los negros no somos humanos y las mujeres a los sumos, son un mal necesario que solo sirve para la reproducción de la especie humana. Para ellos, los autodenominados seres superiores y sus dolencias de origen de clase, se justifican todas las maldades, todo el sadismo, todas las ofensa, siempre y cuando vayan dirigidas contra aquellos que validos de la conciencia siempre y por siempre con nuestra unidad les derrotaremos: Nosotros somos los pobres y somos todos con Chávez (Gino González)

En ese sentido, cosa extraña es esa democracia xenófoba, racista y anorgasmica, que muestra el reino de la España atrasado y Franquista bajo el mando del PP por ejemplo; reprimen a los ciudadanos de Cataluña, para defender a los súbditos del fascismo franquista que le lego un Reinado holgazán e inútil y en nombre de la libertad, destruyen, urnas electorales, golpea ciudadanos libres y amenaza con el exterminio de toda iniciativa de autodeterminación, legitima y validada por las mayorías, so pretexto de estar combatiendo a los "enemigos de la Paz y la Democracia", por supuesto de la Paz de los sepulcros y la democracias de los minoritarios hegemónicos.

Cosa extremadamente extraña, es la democracia del imperio Norte Americano por ejemplo, allí analfabeta y masca chiclets enajenados de la realidad económica, política y social de un pueblo digno que lucha y trabaja, imponen a un Trump y este a su vez, con la fuerza de su infinito armamento y alta capacidad para asesinar, sostiene a Santos en Colombia, Temer en Brasil y a Rajoy con su corbata azul o roja según sea la ocasión, según sea sus patéticos intereses, siempre personales, contra los pueblos libres y eternamente arrastrado a los designios de sus Rey.

En consecuencia, a ellos, los consabidos escuálidos de aquí y de allá, tendremos que recordarles que lo sucedido en Cataluña es apenas una muestra de libertad, dignidad e independencia. Que en Colombia arde un crisol de héroes que siguen por la senda de la paz derribando canallas y construyendo futuro, mientras en Brasil, los golpistas bailan samba sobre un volcán a punto de estallar. Todo bajo el derruido manto de un USA que en la decadencia tararea un tango de muerte junto a Macri, Almagro y otros innombrables cipayos por siempre.

Cosa triste e inequívocamente inútil para el desarrollo humano, son los presupuestos teóricos de los seudo eruditos de la derecha maltrecha Venezolana, esos que se auto complacen en el espejo mágico de su indolencia con los pobres, marginados y obviados, que en todo caso, se producen por mandato del modelo capitalista subdesarrollado que ellos defienden. Ellos, los intelectuales del albañal de la historia, que desde sus derruidas atalayas, intentan desconocer la clásica división social del trabajo y su consecuente lucha de clases, con el fin de imponer una hegemónica categorización, que iguala en lo aparente a todos los hombres y mujeres en derechos y oportunidades, aunque en realidad, potencia al máximo, el poder de quienes se sirven con privilegios económicos y sociales de las inmensas mayorías empobrecidas.

Por lo antes dicho es que la tristeza trabaja en la flácida conciencia de los enajenados de siempre, de aquellos que al no tener ni discurso, ni compromiso de clase, acuden a la violencia en un intento por ocultar su derrota en todos los órdenes del saber y hacer.

Mientras tanto, los revolucionarios estamos en batalla, esperando que el enemigo que nos acusa de condenarlo por pensar distinto, tenga la dignidad suficiente para dar la cara y exponer sus postulados políticos, sociales y económicos, por encima de los gritos, irónico hablar y patética histeria vacías.

Hasta la victoria siempre y por la Paz y por la Vida todos a votar en esta primera contienda electoral convocada por la Originaria Asamblea Nacional Constituyente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1295 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a253644.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO