La usura y la propiedad intelectual

“Es que eso de sacar un disco ya a aspirar a vivir de las rentas gracias a unas leyes de derechos de autor y propiedad intelectual absolutamente demenciales, es uno de los mayores despropósitos del sistema socioeconómico en el que vivimos. Esta debería ser la fórmula: poner en circulación pública las canciones de estudio en Internet de forma gratuita y/o en soporte físico por poco más que el precio de coste como forma de promoción de lo que debería de ser el medio de ingresos de los músicos, esto es, los conciertos. Lo que tenemos o teníamos hasta ahora es sencillamente aberrante. Gente que se hacía y se hace multimillonaria con unos discos o incluso con unas pocas canciones hasta el punto de que algunos no saben ni que hacer con tanto dinero. Y quien habla de la música, también habla del mundo del cine y fuera de la industria del entretenimiento tenemos como equivalente el mundo de los pelotazos especulativos. Por supuesto, sólo unos pocos lo consiguen, pero marcan la actitud y propósitos de la mayoría de los demás aspirantes alimentando los valores del dinero fácil y destruyendo cualquier intento de inculcar la cultura del servicio social. De este tipo de distorsiones brutales vienen los lodos económicos que estamos padeciendo y lo que está por venir”.

El anterior es un comentario que apareció en un foro después que el artista británico Elvis Costello y el grupo gringo Wilco decidieron colgar sus discos gratuitamente en la web mientras invitaban a la gente que los escuchara a estar presentes en sus conciertos, que es donde aparecen las buenas remuneraciones para ellos.

Ese comentario no tiene desperdicio. Es una respuesta, aunque anónima, a la masiva propaganda de las empresas transnacionales que, siendo dueñas de los organismos multilaterales de propiedad intelectual, han establecido que el fin de la historia es que los derechos de autor son un papel negociable que ellos mismos pueden comprar, y por una suma pueden obtener un derecho humano, los derechos de autor, ya enunciados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU en el año 1948.

Usura es la palabra que define a la avidez por obtener ganancias cada vez mayores, tanto dinero que nunca se podrá gastar, sin importar quién caiga ni qué derechos de la colectividad se violen. Y en Venezuela la usura es un delito.

andrea.coa@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1819 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad