Venezuela Móvil ¿un engaño? o vamos a destapar esa olla

Es el Plan Venezuela Móvil un engaño, no, de hecho vemos inmumerables
carritos en la calle comprados a través de este Plan. Entonces ¿qué pasa?.
Con mucho trabajo los optantes a estos vehículos reunen su inicial, reunen
los requisitos que exigen los Bancos y muy felices e ilusionados se van a un
concesionario con el crédito aprobado. Allí el vendedor con cara de
entierro le informa al optante que es muy difícil acceder a uno de esos
carritos, que tendrá que tener mucha paciencia, que no le puede decir cuanto
va a tardar, tres, cuatro, cinco o más meses, no sabe cuantos serán, que se
siente a esperar. Y nos sentamos a esperar, llamamos semanalmente al
concesionario y nos informa con voz de funeraria, no , no sabemos, nos
llegan muy pocos carros y hay demasiados interesados, les preguntámos ¿cómo
se van asignando?, bueno, contestan muy lugubremente, hay una lista como de
200, respondemos: y en que número estoy, la respuesta nos hace caer para
atrás: no se.

Ya se que los carros no son artículos de primera necesidad, no se trata de
carne ni de leche, pero el gobierno está sacrificando un ingreso fiscal para
que estos carros lleguen a las personas que los necesitan y no disponen de
grandes sumas de dinero para comprar uno caro y con Iva.

Estimo que el Ministerio de Industrias Ligera y Comercio y el Indecú deben
velar por la transparencia del manejo de ese excelente plan, ¿cómo?, bueno
Milco tendría que reunirse con los concesionarios y averiguar cual es la
demanda, solicitar y obtener las "listas" (que sólo conocen los
concesionarios y Dios), publicarlas en Ultimas Noticias (hacerlo
semanalmente con los nuevos optantes) para que esto no siga siendo una rosca
con bastantes visos de corrupción (como sabemos muy bien la corrupción no es
privativa del sector público, el sector privado da clases de ella). Luego,
cumpliendo con su trabajo, debe reunirse con los fabricantes y ver con ellos
que pasa, cuantos carros fabrican, porque no fabrican más, qué les falta
para cubrir la demanda, etc.

El Indecu, por su parte, con la Guardia Nacional (estoy segura que el
General Baduel prestará esa colaboración con gusto), y el trabajo de
Inteligencia perseguirá a los acaparadores, encontrará los estacinamientos
donde guardan los carros para los amigos, los funcionarios públicos y los
que en vez de pagar Iva, pagan cuaima (en estos días por cierto se decía en
Maracay, no me consta pero se los informo por si acaso, que en San Jacinto
había un estacionamiento ful de carritos).

En fin señores a trabajar que para eso los puso nuestro Presidente y
nosotros les pagamos su sueldo.
Al Seniat, que es el úico organismo de esos que trabaja, le pido revise
fábricas y concesionarios porque el negocio es veder, creo yo, entoncés ¿qué
pasa?.

A las víctimas de este irrespeto los convoco, si están interesados
contactémonos por este medio para ver que acciones vamos a tomar como
contraloría social que somos y debemos ser, dejando muy claro que los
particulares no podemos sustituir la acción de los funcionarios, estos
cobran por hacer un trabajo que nosotros no podemos por falta de tiempo,
hacer por ellos, pues si los particulares vamos a tener que hacer el trabajo
de los Ministros, del Indecu, de la Policía, etc. que el Presidente gobierne
directamente con nosotros y nos ahorramos todos esos sueldos.

Espero ideas y aportes para coadyuvar con los funcionarios responsables de
la transparencia de este programa, en que éste sea por fin una realidad.

veoch@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4476 veces.



Victoria Elena Otero de Chacín


Visite el perfil de Victoria Elena Otero de Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: