Crítica Ácida

Acobardados ante hampograma fotodrama

La galería de fotografías, filmaciones y declaraciones provenientes de hampones que acompañaron y acompañan como guardaespaldas un desacertado politiquero venezolano, autojuramentado hace meses presidente interino de… -debe ser imagenozuela…., vino a ponerle la guinda a la tooooorta de un joven, utilizado como preservativo por el capitalismo salvaje desestabilizador, y (por delincuentes narcos colombianos). Un venezolano que da grima por su falta de escrúpulos, defendido por gente que en el mundo alberga vagos para mantenerlos, en mafiosa componenda anti democrática, sostenida a punta de latrocinios universales a derechos y propiedades de Venezuela, territorio orgullosamente bolivariano.

Hay quienes defienden al personaje que abre la boca y…- si usted logra entenderle- lo oirá metiendo las extremidades inferiores. Provoca grima, y si no fuera por el peligro trágico de sus ambiciones anti patria, sería una actitud cómica, la ridiculez patética en el comportamiento amoral acobardado e inusitado de periodistas que siguen comprometidos, en especial en la TV, con posiciones políticas retrógradas, defendiendo lo indefendible de los vínculos entre dirigentes opositores y el hamponato descuartizador fronterizo.

Si teniendo de fondo la casa donde "Los Rastrojos" descuartizan a sus víctimas de secuestro cuando no les pagan, o por ajustes de cuentas, comunicadores sociales se prestan a la tesis de "el líder no le pide la cédula a quien le solicita selfies o videos", ¿quiere decir que la seguridad del joven Guaidó (35 años), lo deja posar junto a tipos armados, sin detener a guardianes que reconocen ser miembros de las bacrim, bandas criminales, supuestamente perseguidas, aunque utilizadas por el gobierno del maquillado presidente Chuqui-Duqui, en su parapolítica contra Venezuela, hermanándose con narcos?

Las reacciones de noveles y no tan nuevos comunicadores…, para respaldar la obsesionada oposición guarimbero-terrorista, no me extrañan, solo que avergüenzan a quienes hemos sido comunicadores sociales desde hace bastantes décadas, pues le dan puntapiés a la credibilidad y en líneas generales al periodismo venezolano. El lenguaje gestual y el carómetro más las lecciones que reciben de veteranos y recién llegados a la política con ética, esos tv entrevistadores y youtubers, quedan en la reseña histórica de lo que no se debe hacer.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 800 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a282603.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO