La Servidumbre Moderna

La Grecia antes del nacimiento de Jesús de Nazaret se caracterizó por otorgar al mundo tres (03) grandes filósofos: Sócrates (470-399 a.C.), Platón (427-347 a.C.) y Aristóteles (384-322 a.C.). Aristóteles discípulo de Platón y este último discípulo de Sócrates, también denominados “Sabios” por la tradición griega, considerados los máximos referentes de la filosofía clásica o filosofía antigua, aportaron un gigantesco cúmulo de conocimientos, constituyéndose en teóricos de estudio obligado a lo largo y ancho del mundo. Sócrates quien fuera analfabeto y conocido en la actualidad por los escritos de su discípulo Platón, se caracterizaba por encabezar tertulias en calles y plazas, siendo el creador del método inductivo de pensamiento, conocido también como “Mayéutica” (considerar elementos particulares hasta obtener premisas generales), trascendiendo su pensamiento creador con frases como: “solo sé que no sé nada” y “solo hay un bien, es el conocimiento, solo hay un mal, es la ignorancia”.

Más adelante en el tiempo, se encuentra la revolución agraria y ganadera del Neolítico, pasando por el oscurantismo de la edad media, luego la aparición de la máquina de vapor en la Gran Bretaña del siglo XVIII, suscrita a la revolución industrial y la edad moderna, donde triunfa el modelo capitalista, hasta llegar a los días que discurren en la postmodernidad surgida a finales del siglo XX y que vienen a redimensionar la filosofía, el arte y la cultura, donde los bancos y transnacionales, dirigidos por burgueses y corporativos, producto de inmensas fortunas amasadas por la elites mundiales, quienes se erigen como amos y dueños del planeta, representados en los diversos estados, países y comunidades de naciones por políticos y/o gobernantes.

Desde su aparición en la dinámica social, políticos y/o gobernantes, operan como títeres de sórdidos e infames intereses individualistas, para defender a feudales, terratenientes, industriales, banqueros y corporativos, quienes denotan títulos superiores a los nobiliarios, porque no solo forman parte del sistema burgués, sino también son los verdaderos descendientes de la barbarie y ahora padres del Nuevo Orden Mundial. En virtud de dicha aseveración, se poseen serias evidencias que apuntalan la existencia de esta superestructura imperial, hegemónica y globalizadora. Tal es el caso de la Declaración efectuada por el banquero Paul Warburg el 17 de febrero de 1950, cuando testificó ante el Senado de los EE.UU. “Tendremos un gobierno mundial, le guste o no. La única pregunta es si ese gobierno se logrará mediante conquista o por consentimiento.”

Ahora bien, en la palestra se encuentra una nueva categorización denominada La Servidumbre Moderna, que no es otra cosa que la vieja práctica esclavista, deshumanizante, alienante de la conciencia y enajenadora, capaz de borrar la identidad al convertir, por analogía, a propios y extraños en animales de corral. Simples consumistas, derrochadores e invidentes de la sinrazón, incapaces de siquiera soñar con la libertad, porque existen en una dimensión plagada de pesadillas, miserias y guerras, teniendo la banalidad como fin último, la mediocridad de bandera y el egoísmo existencialista, que no respeta al prójimo sino que empuja a la aniquilación de iguales, presos del odio y encadenados por artilugios disfrazados de necesidad. Tan sombría es la postmodernidad, que solo se puede apostar a la extinción por auto aniquilación. Ciertamente la raza humana en toda su historia, jamás estuvo más cerca de la encrucijada de la desaparición de su forma de vida.


wilmansanz@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1911 veces.



Wilman Bernal

Lcdo. Administración, organización y sistemas. Profesor universitario

 wilmansanz@gmail.com

Visite el perfil de Wilman Bernal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: