Una estrategia casi perfecta

El imperio ha diseñado una estrategia casi perfecta con la cual ha encontrado otro espacio para atacarnos con la dureza que le caracteriza. La estrategia es "simplemente" herir y destrozar nuestra moral. Y no es para menos, en medio de una feroz Guerra Económica, no han parado de atacarnos diciendo que tenemos Patria, mientras se burlan para hacernos caer en la desesperación.

Muchos de nuestros Camaradas han bajado su rendimiento en el trabajo, en su militancia política y hasta en sus espacios para la recreación y la familia, producto de tener que estar recorriendo sitios en los cuales se pueda conseguir los productos escasos. Por otro lado, la prensa nacional e internacional, comprometidas siempre con la conspiración y sus deseos de destruir nuestro país, no hacen más que exaltar la cantidad de problemas que tenemos, de regocijarse por la baja en los precios del petróleo, en presentar a nuestro Gobierno como incapaz de manejar la situación de conflicto que tenemos en los frentes occidental y oriental con Colombia y Guyana. Esa misma prensa también se alegra de mostrar con especial detalle, rayando en el amarillismo, los resultados de la inseguridad y de la delincuencia. Eso sí, siempre ocultando los logros y los aspectos positivos de nuestro Gobierno.

A veces lo que más desmoraliza a nuestro pueblo es ver a esa cantidad de opositores declarados que trabajan en la administración pública, que sabotean descaradamente la gestión de Gobierno y otros que lo hacen veladamente, escondidos en una camisa roja, generando el caos y el desorden. Y con total impunidad.

Para muestra podemos comentar lo sucedido el fin de semana pasado con las jornadas de alimentación programadas en distintos sectores humildes de nuestra ciudad capital. En dichas jornadas, nuestro pueblo estuvo desde temprano haciendo colas y esperando el camión con los productos. En muchos sitios el camión no llegó y en otros lo hizo al día siguiente, lo cual fue aprovechado para que los escuálidos se burlaran minando aún más nuestra moral. Ante esto, con nuestras limitaciones y problemas, se hizo un esfuerzo organizativo para contener los saboteos por un lado y por el otro el cansancio y la desesperación de quienes hacían las colas. Al final, el agotamiento y la desmoralización van haciendo el juego a favor del Imperio.

Pero la estrategia que desarrolla el Imperio, secundada servilmente por los vendepatrias que habitan nuestro territorio no es perfecta. Y es que no se tiene en cuenta dos grandes fortalezas que tiene nuestra Revolución. En primer lugar la existencia de un pueblo organizado y consciente, profundamente chavista, que pese a las dificultades salió a votar en las elecciones del PSUV para luego, junto a otros camaradas, construir la alianza perfecta, nunca antes lograda. Esa alianza demuestra la firme voluntad de ese pueblo consciente que está dispuesto a defender con todo nuestra Revolución.

En segundo lugar, tenemos otra fortaleza contra la que no puede Imperio ninguno. Es la inagotable moral y dignidad representada en nuestros héroes, que van desde Bolívar hasta Chávez. Pero especialmente tenemos a un Chávez que nuestro pueblo conoció, un Chávez que está vivo en la gente, siendo duro en la crítica y amoroso en la solidaridad. Tenemos a un Chávez que nos engrandece como pueblo revolucionario, que nos da luces para enfrentar al Imperio y que día a día nos acompaña con su legado en la construcción del Socialismo.

La Estrategia Imperial se tropezó con un Gigante,  nuestro Comandante Eterno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1863 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor