El poder popular que necesitamos

Es importante saber y definir con el corazón en la mano, lo que hoy realmente se necesita para reconducir con ética y moral revolucionaria, el concepto real y concreto con la praxis diaria, con la objetividad que hoy necesita las bases del pueblo que hoy sigue batallando contra los avatares de una escalada de circunstancias que en los últimos 3 años han venido socavando y golpeando la dignidad de nuestro pueblo consciente y comprometido dentro del proceso de construcción socialista que impulsó nuestro Comandante Hugo Chávez, y que lamentablemente algunos seudo-dirigentes, han sido motivo de desgaste y hechos que han corrompido este hermoso proceso de transformación y construcción.

Sin embargo a pesar de toda esta guerra que hoy ha sido impulsada por grupos políticos de derecha, empresarios, y fuerzas políticas extranjeras, que con un arsenal mediático desde esos medios que hoy son bandera de conspiración y complicidad banal de mentiras e intrigas, ha venido afectando y dando pasos para contrarrestar esos grandes logros que hoy debemos reivindicar con más ímpetu y fuerza.

El concepto de nuestro título de hoy es necesario que lo entendamos como parte vital y fundamental de re politizar y retomar la confianza de nuestro pueblo, quien a pesar de las tormentas que ha vivido, sigue allí batallando y superándolas con gallardía, y creyendo en ese legado, ese que quedó plasmado en Plan de La Patria, ese que se promueve a través de la organización, con las construcción de viviendas dignas, de proyectos productivos, del impulso de la Comuna, el gobierno social participativo y protagónico, pero conceptualizado de una manera más real, más sincera, más justa, sin esa monotonía y representación que hoy vemos en algunos espacios que incluso corrompen el sentido vivo, la esencia que se necesita para reconducir ese Poder Popular, ese que lleve las riendas de nuestra patria, con convicción, sentido de pertenencia, y con los parámetros necesarios para seguir dando esos pasos necesarios para determinar el camino que necesitamos, que el poder sea de abajo hacia arriba, que el acompañamiento del estado sea transparente, sincero, que se acabe con las improvisaciones, que pudieran producir malestar o retrase todo lo que pudiese ser positivo para la construcción de ese modelo social, humano, comprometido en dar ese paso de dependencia, de contribuir a la producción y capacitación social desde el ceno de la comunidad organizada.

El Poder Popular que necesitamos hoy queridos compatriotas, es ese que lleve a cabo sin más ni menos, los planes escritos, ideas plasmadas desde aquello que se promovía, lo endógeno, lo profundo, de lo micro a la macro, de la sistematización y planificación comunal, la revisión de la norma, de cumplirla con objetividad y compromiso, el seguimiento y control de la gestión, de los recursos, como se ejerce, cómo se cumple, pero también debemos hablar de las metodologías, de cómo se aplica, porque lo hemos visto, vendido, o concebido, como mejor le parezca el término, es como vemos el poder desde la práctica, la conciencia y el compromiso de quienes hoy promueven esto como una doctrina amplia dentro del proceso revolucionario, pero debemos entender y aprovechando que hoy se están haciendo cambios institucionales, que también han hecho daño dentro del concepto de Común, Consejo Comunal, porque sencillamente han burocratizado las herramientas, y sin tapujos decir a conveniencia de quienes pretenden manejar poder de masas para beneficio individual, y buscar crear liderazgos abstractos, que simplemente, quiebran el sentido real de lo que hoy es necesario recuperar en el seno de nuestro pueblo, esa confianza en las instituciones del estado como el Ministerio de La Comunas, Fundacomunal entre otros, y también la revisión, capacitación y formación permanente de nuestros servidores públicos, de esos voceros y voceras, del seguimiento y control de las acciones, cerditos, proyectos, y replantear la base fundamental de nuestra revolución, desde el árbol de las 3 raíces, aquellos conceptos que sirven de referencia, la conciencia, aceptar la crítica, y aceptar las observaciones, pero también atender el llamado de ese pueblo aguerrido que hoy sigue apostando a nuestra patria, desde las bases, pero que hoy ya no acepta mezquindad y burócratas que empañan y dañan ese hermoso legado que dejó nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez, y creemos que el Profesor Aristóbulo Istúriz tiene todo para encaminarlo, pero también hay que escuchar más a nuestro pueblo, y acabar con quienes están enquistados en Comunas, Urbanismos, y comunidades en general, acabando con la confianza y la emotividad de nuestro pueblo.

Es hora de rescatar con sinceridad el concepto del Poder Popular, con dignidad y ética, dando pasos importantes, con todos y todas, y enamorar y sanar las heridas que hoy siguen presente, esas que hoy necesitan ser sanadas por todos nosotros, los que creemos en la revolución bolivariana, los que creemos en los sueños creadores de nuestro pueblo, allá en las catacumbas junto a nuestro compatriota Presidente Nicolás Maduro, con humildad y respeto, sin mezquindad y ego.

Caracas, Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1565 veces.



John Duarte Zambrano


Visite el perfil de John Duarte Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a240351.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO