Ruralidades

Polar son ellos, compatriotas

Con la aseveración casi explícita en el titulo de esta nota, no pretendemos interceder para distanciar, aún más, los amores inalcanzables. Sólo que hay amores que por inaccesibles y unilaterales, vale la pena un alerta entre hermanos de clases, ya que la ilusión también cobra, pero el doble esfuerzo desgasta hasta el bagazo. Y es entonces irremediablemente, cuando nos damos cuenta que amor que se tasa no es verdadero.

En el artículo anterior nos pronunciamos con algunos ejemplos conocidos desde siempre por la colectividad. Entre otros uno que nos duele porque aún palpita, aunque sin fuerza. Acabado hasta en la rememoración de cuando entró “gateando” y dio sus pininos hasta el desarrollo como de la “familia polar”. No tuvo necesidad de manifestarse por “polar somos todos” si era consentido demagógicamente como tal. No lo nombramos para evitar que los consentidos de hoy lo tilden de pendejo.

Si seremos enfáticos cuando afirmamos que los Mendoza, dueños de Polar, no tienen familiar pendejo. A los que se crean lo de “Polar somos todos” y lo escriban, los miran de reojo, mientras se burlan de los venezolanos como cuando nos pintaban de amarillo nuestro arroz blanco para vendérnoslo más caro. Y, ni hablar de la cerveza, “aliñada” con el barbasco del yare venenoso. El de la yuca amarga, para el consumo de los pendejos barrigones, sin misericordia las aguas de nuestros ríos, por lo que deben ser investigados y enjuiciados por atentar contra el ambiente, sin descuidar la alevosía contra la salud del venezolano.

De todas maneras, señores de “Polar somos todos”, deben ustedes estar concientes en cuanto a que la gran mayoría del pueblo venezolano tiene claro que sólo un 5% de los empleados y obreros de Polar, además de los accionistas, es quien suscribe tan absurdo mensaje entreguista, sus razones en la sin razón los acicateará, quizás por el conocimiento de alguna de las acostumbradas trampas antinacionalistas, nunca antes del conocimiento público, mucho menos castigadas ejemplarmente por los gobiernos sumisos al capital.

Por otra parte, si son ustedes, ocultos en la generalidad quienes suscriben esa dudosa adscripción, deben estar enterados que entre las barrabasadas de “su” Polar “somos todos”, la empresa de la cerveza y de la distribución de alimentos, por atentar contra la seguridad alimentaria y la fuerza de trabajo de venezolanos y venezolanas, va a ser demandada, ahora sí, por los trabajadores, quienes informaron a la nación que “estamos ajustando algunos detalles jurídicos para introducir la demanda… por la violación del decreto ley que establece unas condiciones a cambio de los dólares preferenciales que recibió”.

Para mayor información, en ese decreto-ley se firmó el compromiso en el que Polar establecería el procesamiento de harina pan en territorio venezolano con la mano de obra y materia prima venezolanas. Pero, según la representación obrera demandante, “…la central unitaria de trabajadores de Colombia CUT, nos suministró los detalles de todo el traslado de las maquinarias que los dueños de Polar se llevaron del país sin notificar ni pedir permiso a nadie…ni siquiera a “los trabajadores” del sector alimentos…”

Luego entonces, ¿aceptarían ustedes de buen agrado, compatriotas que se dicen “Polar somos todos”, una demanda como la que se le viene encima a los verdaderos dueños?. No, decimos acá. Es que no los creemos ni siquiera “sabedores”, mucho menos cómplices. ¿Enemigos de los ex trabajadores que reclaman prestaciones no percibidas?, no puede ser, decimos nosotros. No los creemos antihumanos, como los verdaderos dueños antipatria y enemigos del ambiente y de las aguas de nuestros ríos.

Patria, Socialismo o barbarie.


(*)pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2137 veces.



Pedro Méndez (*)


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor