Brasil: Se estrecha el cerco sobre Bolsonaro por investigación de su gestión en la pandemia

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

15.05.21 - El testimonio del presidente de Pfizer en América Latina, Carlos Murillo, en la comisión que investiga la pandemia en Brasil ha expuesto aún más la inacción del Gobierno de Jair Bolsonaro para hacer frente a la crisis del coronavirus. En su declaración del jueves, afirmó que el Presidente y su Ministerio de Sanidad ignoraron al menos cinco ofertas de vacunas —lo que supondría millones de dosis— y registró la peor semana para el Gobierno en la comisión de investigación.

El día anterior, el exsecretario de Comunicación, Fábio Wajngarten, declaró que el propio Presidente había sido advertido formalmente sobre la falta de acción del Gobierno para comprar vacunas al gigante farmacéutico estadounidense, reseñó El País.

Los testimonios son argumentos contundentes en manos de los acusadores de la comisión, en un momento en que más de 430.000 brasileños han muerto de la Covid-19 y la campaña de vacunación sigue lenta y errática al faltar los ingredientes activos para fabricar las vacunas, que China debería suministrar.

Este jueves ha quedado claro que Brasil pudo haber recibido 1,5 millones de dosis de la vacuna contra la Covid-19 de Pfizer en diciembre del año pasado. La farmacéutica estadounidense presentó cinco propuestas al Gobierno federal entre agosto y noviembre. Las tres primeras preveían la entrega de esta cantidad de vacunas todavía en 2020. Las dos últimas, solo en el primer trimestre de este año. El Ministerio de Sanidad, entonces dirigido por el general Eduardo Pazuello, no respondió a ninguna.

“Nuestra oferta del 26 de agosto tenía una validez de 15 días. Transcurridos esos 15 días, el Gobierno de Brasil no había rechazado la oferta, pero tampoco la había aceptado”, dijo Murillo. La principal objeción eran las cláusulas del contrato, que Brasil consideró abusivas, pero que otros 66 países aceptaron sin poner objeciones.

El Gobierno brasileño firmó el contrato con la empresa farmacéutica hasta el 19 de marzo de 2021, 234 días después de la primera oferta de Pfizer. De haberse firmado en agosto pasado, cuando se hicieron las primeras propuestas, el país hubiera recibido 18,5 millones de dosis hasta junio de este año. El contrato actual prevé la entrega de 13,5 millones de vacunas en el primer semestre y otros 86,5 millones hasta finales de año. Esta semana se espera un nuevo contrato para 100 millones de vacunas más de este laboratorio.

Con la presentación del cronograma de negociación con la farmacéutica, las dos últimas sesiones de la comisión de investigación han dado más munición a la oposición, liderada por el senador Renan Calheiros, del partido Movimiento Democrático Brasileño (MDB), que intenta sustentar dos tesis: que el Gobierno prefirió deliberadamente invertir en la inmunidad de grupo en lugar de comprar vacunas y que hubo un asesoramiento paralelo de Bolsonaro sobre cómo enfrentar la enfermedad.

La segunda cuestión también quedó clara durante el testimonio de Murillo, que reveló que el pasado 7 de diciembre dos directoras de Pfizer se reunieron en el Palacio del Planalto con Wajngarten y el concejal Carlos Bolsonaro, hijo del presidente y que no ocupa ningún cargo en la estructura federal.

“¿Cuántas vidas de brasileños se podrían haber salvado si hubiéramos tenido estas vacunas desde el año pasado? Creo que es patente la omisión que hubo”, dijo el opositor Randolfe Rodrigues, del partido Red de Sostenibilidad (REDE), esbozando la estrategia de la oposición.

Hay varias solicitudes de impeachment e investigación penal basadas en la conducta del Gobierno de Bolsonaro en la crisis sanitaria. Ninguna ha prosperado, ya sea por el veto político en la Cámara de los Diputados o por el desinterés del actual fiscal general, Augusto Aras, alineado a Bolsonaro. Por este motivo, la oposición refuerza la artillería en la comisión de investigación, mientras que los partidarios del Gobierno reaccionan generando crispación y desviando la atención.

Por ejemplo, los senadores Jorginho Mello, del Partido Liberal (PL), y Fernando Bezerra Coelho (MDB) intentaron que Murillo explicara por qué Pfizer estaba retrasando la entrega de vacunas en Italia, cuando las actividades del ejecutivo se centran en América Latina. Durante su carrera en la farmacéutica, ocupó puestos de dirección en Bolivia, Chile y Brasil, antes de asumir su actual cargo.

El miércoles, el senador Flávio Bolsonaro, primogénito del presidente, estuvo en la comisión de investigación solo para crispar los ánimos e insultar al ponente.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2157 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas