La caravana de la muerte de Pinochet y su significado para la memoria de Chile

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation 

http://www.strategic-culture.org

"/La Caravana de la Muerte permanece como una advertencia de lo que pudría haberse desatado en Chile a través del gobierno de Pinochet y sus secuelas, escribe Ramona Wadi."

El 11 de septiembre de 1973 en Chile puso un brutal fin al gobierno socialista de Salvador Allende; en su despertar, la violencia permeó la sociedad chilena a través del golpe de estado apoyado por Estados Unidos, el cual aportó la espantosa inspiración para la posterior sistemática vigilancia regional y la eliminación de comunistas y socialistas conocida como la Operación Cóndor en la cual participaron varios países latinoamericanos.

Las detenciones masivas de chilenos leales a Salvador Allende y a las políticas socialistas, significaron una prolongada purga en el país. La Caravana de la Muerte, una de las primeras operaciones que apuntaba introducir el terror en el país, fue llevada a cabo con posterioridad al golpe entre el 30 de septiembre y el 22 de octubre de 1973 luego de someter a la capital Santiago mediante una brutal represión, torturas y asesinatos. La purga del dictador Augusto Pinochet….

https://web.archive.org/20210224152317/https:/www.memoriayjusticia.cl/english/en_focus-caravan.html

estuvo diseñada para silenciar a la oposición a través del país y también para asegurar la lealtad de los militares hacia la dictadura –cualquier negligencia o lenidad cometida por cualquier individuo era castigada mediante los métodos empleados contra los chilenos opositores. La meta final, de acuerdo con el teniente coronel retirado, Marcos Herrera Aracena, "era poner fin a los procesos legales que quedaban. En otras palabras, terminar con ellos de una vez por todas.

Las masacres de la Caravana de la Muerte se consideran como unas de las más brutales, no solo debido a los métodos de exterminio empleados –algunas veces los cadáveres encontrados eran irreconocibles debido a sus mutilaciones –sino también debido a que muchos chilenos se entregaron voluntariamente para ser interrogados.

Oficiales militares viajaron por todo el país en helicópteros Puma inspeccionando los centros de detención y emitiendo órdenes de ejecución o llevándolas a cabo ellos mismos. El testimonio de….

https://www.memoriayjusticia.cl/english/en_issues-laserena.html

La Serena indica que quince prisioneros fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento y los cuerpos enterrados en una fosa común. Con el propósito de evitar cualquier diseminación o conocimiento de inmediato luego de los hechos, la versión oficial publicada por la dictadura era que los prisioneros habían intentado escapar.

Mientras que al comienzo la dictadura pareció inflexible haciendo que su brutalidad aplastara cualquier resistencia, los métodos más refinados de la desaparición y los sitios ocultos de exterminio aceleraron una cultura de impunidad y de olvido. Las masacres de Calama –última parada de la Caravana de la Muerte –es uno de los ejemplos. Los familiares de los desaparecidos buscaron información acerca del paradero de sus seres queridos pero fracasaron. Fueron las parientes femeninas de los desaparecidos de Calama las que tomaron el problema en sus manos e iniciaron físicamente la búsqueda de los cuerpos de sus seres queridos en el Desierto de Atacama. La dictadura había prohibido cualquier filtración de información debido a la abundancia de las mutilaciones a que las víctimas habían sido sometidas de parte de los pelotones de ejecución. En la medida que aumentaba la resistencia de las mujeres, también aumentaron los esfuerzos de la dictadura para impedir cualquier descubrimiento de cuerpos a través de exhumaciones y re-entierros de restos humanos,

La Comisión Rettig estableció que 75 ciudadanos chilenos fueron asesinados y sus cuerpos desaparecidos durante la operación dirigida por el brigadier general Sergio Arellano Stark con la participación de los agentes Manuel Contreras, Marcelo Moren Brito, Sergio Arellano González, Armando Fernández Larios y Sergio Espinoza Bravo. Todos ellos desempeñaron roles destacados en la tortura y desaparición de opositores a la dictadura de Pinochet. Manuel Contreras encabezó la Dirección de Inteligencia Nacional, DINA. Marcelo Moren Brito supervisó la tortura en la Villa Grimaldi, mientras que Armando Fernández Larios estuvo involucrado en……

https://www.tni.org/es/node/11139

el asesinato del economista y diplomático chileno Orlando Letelier en Washington, llevado a cabo por el agente doble DINA – CIA Michael Townley.

Aunque fue enjuiciado por el juez Juan Guzmán Tapia el primero de diciembre del año 2000 por haber ordenado los asesinatos cometidos por la Caravana de la Muerte, el dictador Pinochet escapó de la justicia por supuestas malas condiciones de salud. En relación con la memoria y arrebato de la dictadura, la Caravana de la Muerte permanece como una advertencia de lo que se iba a desatar sobre Chile a través de la dictadura de Pinochet y sus secuelas. Especialmente en la localidad de Calama, la resistencia de las mujeres contra la dictadura, puede ser vista como una de las primeras expresiones contra el olvido nacional, resistencia que Pinochet intentó aplastar para evitar cualquier cuestionamiento, o peor aún, investigación de los crímenes cometidos.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán

bienvenidos en www.strategic-culture.org




 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 472 veces.



Ramona Wadi

Investigadora. Escritora.

 @walzerscent

Visite el perfil de Ramona Wadi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: