Reflexiones ingenuas, "Mensaje a García"

La revolución socialista constituye la utopía, el sueño de los desposeídos, de los marginados, de los excluidos, de los pueblos oprimidos que luchan contra la dictadura del capital, de los explotadores.  Ha sido el conjunto de ideales por cuya concreción han luchado, han sido asesinados, encarcelados, torturados, desaparecidos, violados combatientes, revolucionarios, trabajadores, estudiantes, campesinos, amas de casa, intelectuales, etc.

    La construcción de la sociedad socialista, de la revolución clasista necesita  para su andamiaje operacional de la presencia de una vanguardia política que diseñe las estrategias para su concreción, para su ejecución, para direccionar los cambios, para elaborar las políticas a través de las cuales se logrará la transformación del capitalismo en el socialismo, de la sociedad de consumo en la sociedad de producción, equidad y justicia social, política y económica.

    La vanguardia debe representar al pueblo, debe ser el vocero de sus anhelos, de sus deseos, de los reclamos de las mayorías necesitadas. Debe ser la voz de los oprimidos en su lucha por la libertad, la inclusión, la igualdad. Y debe ser además, el garante de los logros revolucionarios en el accionar del gobierno, del estado, de la sociedad.  Una vanguardia que no cumpla con estos objetivos no representa al pueblo, y por ende no es revolucionaria.

    A pesar de sus errores, el Comandante Eterno supo escuchar la voz del pueblo y éste se sentía representado por él, de ahí su liderazgo y su grandeza revolucionaria. Pero lamentablemente, solamente él era la vanguardia, el arquitecto, el constructor, el artífice de un proyecto que logró trascender las fronteras de Venezuela, América, para contaminar a los pueblos del África, Oceanía, Europa, Asia.  Su talento, talante, praxis política y accionar social  opacaba a los miembros de su equipo, que  no marchaban al paso del Gigante (muchos de los cuales, por su ineptitud e incapacidad, nuevo riquismo y mentalidad corrupta fueron y siguen siendo, o aspiran seguir siendo, parásitos políticos, élite inútil que surgió alrededor de su persona o de su pésimo sucesor) debilidad que generó una gran crisis ya que la falta de su presencia física, intelectual, mental, personal, carisma, erosionó el proceso político, económico y social y hoy nos encontramos en el medio de una hecatombe que nos depara un futuro incierto.

    En estos momentos el Proyecto Socialista Bolivariano está herido de muerte. Los  desaciertos políticos, económicos, sociales, la incapacidad del gobierno para resolver los problemas más perentorios de la población, tales como el bachaqueo, inseguridad personal, escasez de alimentos, medicinas, artículos de primera necesidad; la inflación galopante, la incontenible corrupción institucional, la falta de claridad política para abordar la grave situación que genera la guerra económica, política, mediática, cultural (la carencia de una visión realmente revolucionaria por parte del equipo de gobierno, la práctica elitista de hacer política, el constante enroque de los ministros y altos funcionarios en el equipo de gobierno, el sectarismo por parte de los funcionarios públicos y equipos partidistas, la ineficiencia de los altos voceros del gobierno, la impunidad asquerosa, la complicidad grotesca y un largo etcétera) no sólo  han afectado la credibilidad, capacidad gerencial y política del gobierno, sino a la credibilidad en el proyecto que constituye la esperanza de vida de la especie humana, tal como lo señala el Plan de la Patria en su quinto objetivo histórico. Peor aún, constituye un caldo de cultivo para que “oportunistas reaccionarios” deformen al proyecto revolucionario e intenten asumir el liderazgo de la revolución, presentándose como los auténticos “chavistas” queriendo convencer al pueblo de su estupidez, al tratar de borrar su pasado cómplice, sus dudosas ejecutorias  públicas y privadas y su incapacidad para administrar cargos públicos o representativos.    

    Es hora de asumir una postura y un accionar realmente revolucionario que logre mantener vivas las esperanzas del pueblo, el optimismo por la construcción de un mundo que garantice la felicidad de nuestras familias, descendientes, la humanidad en su totalidad. Ha llegado el momento de dejar el inmovilismo, el conformismo, la comodidad, la ética del no compromiso y saltar a las arenas del combate revolucionario.  Es hora de dejar el protagonismo perverso  y el  personalismo e individualismo anómalo. La tarea de rescatar y mantener la revolución es a través de un gran debate en el cual se incorporen todos los revolucionarios auténticos, la base militante comprometida con el cambio social, movimientos sociales, colectivos auténticamente comprometidos, de lo contrario seremos cómplices de la tragedia política que amenaza a la patria pequeña y a la patria grande.

    Es hora de superar el “dejar hacer y el dejar pasar” y darle un parao a aquellos que ya no nos representan, que agotaron su quehacer político. Es hora de decirle a las cúpulas política de los partidos del polo patriótico que la revolución se hace de la base para arriba, que estamos dispuestos a invertir la pirámide y hacer una realidad la declaración del himno proletario La Internacional…”lo que hoy son nada todo lo han de ser”. Ya no hay tiempo que perder al contrario, debemos hacer un esfuerzo sobrehumano para rescatar la nave que se hunde. Para luego es tarde.

La tarea es difícil. No faltarán quienes consideren esta decisión como un acto de traición a la revolución; no faltarán los oportunistas que intenten “colearse” como zorros y camaleones para tratar de hacerse “propietarios” del ejercicio soberano de la base revolucionaria. Los grupúsculos corrompidos dueños del poder  político, económico e ideológico apuntarán sus baterías contra toda acción del pueblo que intente desenmascararlos y echarlos de sus guaridas. Nadie ha dicho que  hacer la revolución es fácil.

Pero quedarse callados, aceptar y defender sumisos, sin chistar, los errores, omisiones, arrogancias, deslealtades es ser cómplice y en consecuencia autores del derrumbe de la revolución que sangre, sudor, vidas y lágrimas ha costado al pueblo venezolano, latinoamericano y del mundo. Asumimos la responsabilidad, los retos y sabremos defendernos. Un verdadero no tiene miedo a luchar contra los traidores.
Evoquemos el mensaje de Ribas: “Necesario es vencer”.

Patria, socialismo o muerte. Venceremos.

 

carrodcas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 580 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter