Corrupción, burocratismo y ética socialista

Las sociedades actuales que se han formado en la horma capitalista tienen una serie de disfuncionalidades comunes que en última instancia son consecuencias lógicas de un sistema cuyas características definitorias son la explotación y la apropiación indebida del trabajo social por unos pocos. En este caso me referiré a la corrupción y al burocratismo como anomalías que destruyen la confianza en el modelo democrático socialista. Antes hay que aclarar, no como base para evadir un responsabilidad histórica, que estos vicios han estado presentes en todas las épocas y en todas las sociedades capitalistas desde sus inicios. La corrupción se ha caracterizado por ser un monstruo de mil cabezas que no solo degenera la condición humana reduciendo los valores morales a una simple mercancía con valor de uso y cambio, sino que amenaza la convivencia social, corroe la institucionalidad y la capacidad del estado para organizar y direccionar, así como un crecimiento exagerado del mismo. Contradictoriamente en una sociedad donde la corrupción lamentablemente pase a ser un patrón cultural los controles y regulaciones que se introduzcan con el fin de eliminarla serán focos de nuevos hechos corruptivos. La corrupción ataca el corazón político de una nación y como un cáncer se esparce por todo el entramado social, los sistemas económicos y de producción se ven afectados, las condiciones intelectuales y culturales de sus ciudadanos.

Por otro lado la excesiva jerarquización de funciones, muchas veces sin sentido que complican y retrasan hasta la directriz más simple, la sobre-especialización y la apropiación de conocimientos y técnicas, apoyada en una racionalización de la autoridad y la legalidad, produce el alejamiento del ciudadano común de los canales naturales de expresión y articulación con el estado para la resolución de sus necesidades. Pero este proceso conocido como “burocratización” de la función pública también es el estadio propicio, el caldo de cultivo por excelencia para la descomposición moral y ética. Burocracia y Corrupción van dela mano transitando y complicando todos los caminos de la administración pública. Se convierten en mecanismos de control social siempre y cuando halla gobernantes proclives a caer en sus redes. Sin hombres probos que establezcan limites fundamentados en una ética positiva, la lucha contra estos males será en vano.

Ernesto Guevara alertaba sobre esto: En estos casos, el burocratismo, es decir, el freno de los papeles y de las indecisiones al desarrollo de la sociedad, es el destino de los organismos afectados. Solo una ética sólida que constituya el componente esencial de la acción política debe ser el hilo conductor en el proceso de su implantación, consolidación y desarrollo mediante la acción política colectiva, la transformación permanente en la búsqueda de la ampliación de la vida y la emancipación humana. Este ha sido el norte de la Revolución Bolivariana en su accionar político gubernamental, todos los esfuerzos realizados por estructurar un marco legal y normativo en el cual el correcto accionar d elos funcionarios públicos esté debidamente especificado se puede condensar en el Artículo 12 de la Ley de la Administración Publica que está diseñado para contrarrestar los dos males mencionados: La actividad de la administración pública se desarrollará con base en los principios de economía, celeridad, simplicidad administrativa, eficacia, objetividad, imparcialidad, honestidad, transparencia, buena fe y confianza. Asimismo, se efectuará dentro de parámetros de racionalidad técnica y jurídica.Solo queda al estado estimular su aplicabilidad y al funcionario interiorizar su contenido y su valor moral.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2174 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social