Paremos esta locura

Un árbol no hace montaña. El Líder de la Revolución anda arando en el desierto, predicando honestidad y trabajo, pero no lo estamos acompañando eficientemente. Algo está fallando, y la falla es grave. La corrupción está haciendo volver al pasado, lo que ya era presente y futuro. El pasado no ha muerto, y hay quienes desde el lado de la Revolución ayudan a los adversarios. No quiero más historias como la de los contenedores, que nos hablan de ayer y reflejan podredumbre que ya no debería verse. Hay quienes están jugando pa’tras. Salvemos la Revolución, abramos sin miedo las puertas a la Contraloría Social, tal como lo establece la Constitución Bolivariana y lo exige el Presidente Chávez. Paremos esta locura.

Lo peor que le puede ocurrir a un revolucionario es no permitirse ser autocrítico, negar la realidad. Es un error ver a través de cristales que cambian el color, los tonos y la verdad. No se puede transformar la realidad, si ésta no se conoce, o conociéndola pretende ignorarse. Sólo con la verdad podemos avanzar.

El cambio no lo hace un hombre, sino un pueblo. El hombre va abriendo camino y somos muchísimos los que escuchamos su voz, los que coreamos sus consignas, pero pocos los que realmente están consagrados al trabajo, respondiendo con testimonio personal al compromiso socialista y revolucionario. Todos conocemos a uno o más que pronto exhiben señales de riqueza súbita, carros, casas, bienes y gastos cuyo origen lícito se desconoce. No podemos seguir haciéndonos los ciegos y sordos. Levantemos la voz ante la corrupción que puede derrumbar el proceso de cambio. Recuérdese como El Libertador Bolívar, al caer la Primera República, se lamentaba amargamente de la corrupción que había horadado los cimientos de la libertad, facilitando el retorno de los realistas. Cerremos el paso a los realistas de hoy, a la burguesía que desesperadamente quiere volver a los privilegios que siempre había tenido.

Tenemos que ver lo que está ante nuestros ojos. Es imposible no ver los contenedores llenos de alimentos para la gente humilde, comprados con dinero público, hoy contenedores de hambre. Nadie puede dejar de ver las toneladas de alimentos descompuestos, ni de oler la putrefacción de millones de kilos de alimentos. Allí están, que caiga y se lleve a la cárcel a quien tenga que caer. Mientras más elevado sea el rango y la confianza que el Presidente puso en él, más grande debe ser la sanción.

Activemos sin miedo las contralorías sociales consagradas en la Constitución de la República. El artículo 290 crea el Sistema Nacional de Control Fiscal -antes inexistente- que tiene en su base al pueblo organizado en contralorías sociales, mientras el artículo 62 nos reconoce el derecho a participar directamente en el “control de la gestión pública”, y el artículo 66 garantiza al ciudadano el derecho a que nuestros “representantes rindan cuentas públicas, transparentes y periódicas sobre su gestión”. Agarremos el toro por los cachos, controlemos para corregir y avanzar.

Sé que hay quienes sostienen que aceptar hechos de corrupción y de ineficiencia puede acarrearnos efectos electorales dañinos. No comparto esa falacia. Así como tenemos que denunciar y combatir las campañas mediáticas de la oposición burguesa y capitalista, tenemos que admitir nuestros errores para no afectar la credibilidad en el proceso. No se puede tapar el sol con un dedo, ni ocultar con mentiras las toneladas de alimentos dañados. El tufito pega fuerte. Fortalecemos el proceso cuando ante los ojos de la gente que ve la corrupción y la ineficiencia, se coloca también la justicia que sanciona como corresponde a los culpables. Chávez no los mandó a robar y a ser ineficiente y negligentes. Tampoco el pueblo les pidió eso. Lo hicieron por su perversidad o negligencia, y lo que hicieron afecta el país y puede afectar el proceso si nos hacemos cómplices. Avancemos. No nos hagamos los ciegos. Contraloría Social ya, para salvar la Revolución. Junto a Chávez paremos esta locura.

cesar.dorta62@gmail.com


(*) Municipalista

Luchador social y comunal


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2432 veces.



César Dorta(*)

Luchador social y municipalista

 cesar.dorta62@gmail.com

Visite el perfil de César Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social