Para que la universidad dinamice el desarrollo

El gran científico, médico y maestro, Dr. Jacinto Convit, afirmaba que "la ciencia es el motor del desarrollo de un país". Y la importancia de estas palabras pareciera no ser bien entendida, ni por la población en general ni por muchos de los que dirigen las políticas en materia de ciencia y tecnología. Por ello, de manera sucinta, y desde mi humilde perspectiva, sabiendo que hay muchos expertos en planificación, y conociendo también que no sólo la ciencia y la tecnología garantizan el desarrollo, quisiera atreverme a puntualizar algunas de las metas que considero deberán lograrse en el plazo más corto posible para impulsar —en particular— el desarrollo de la ciencia y su aplicación, la tecnología:

1) Comprender la trascendencia de la universidad para el desarrollo del país, como centro de formación de recurso humano de alto nivel, de generación de ideas, de contacto con el acervo cultural de la humanidad, de producción de conocimientos, de resolución de problemas sociales, de transferencia de tecnología.

2) Entender cuál es el efecto devastador de los problemas no resueltos por la universidad en el proceso de desarrollo del país.

3) Comprender que aún la mejor de las infraestructuras y la mejor de las dotaciones, sin el sujeto docente investigador, es nada. El bienestar del docente investigador, a pesar de una pobre infraestructura y dotación, puede rendir grandes frutos. La situación ideal es aquella en la cual el docente es altamente estimado dentro de la sociedad, y puede dedicarse a su trabajo de lleno, con infraestructuras y dotaciones adecuadas. Cuentan por allí que en Japón los únicos que no están obligados a hacer reverencia al Emperador son los educadores, porque sostienen —los japoneses— que sin educadores no pueden haber emperadores.

4) Estudiar y entender en profundidad cómo funcionan las mejores universidades del mundo. Aplicar: "Tomen lo bueno, dejen lo malo y, por lo que les falte, inventen" (Simón Rodríguez).

5) Asumir como uno de los primeros grandes problemas a resolver, el monstruoso parasitismo de miles de no-trabajadores en las universidades. Atacar este flagelo de manera implacable. Hay mucha gente que no está dispuesta ni preparada para trabajar, deben ser expulsados sin titubeos. La universidad se construye trabajando. El país también. Basta de sempiternos inútiles, becados vitalicios.

6) Liberar a la universidad de los políticos de oficio. La universidad no puede estar, como ahora, secuestrada por políticos de dentro y de fuera. De cualquier bando. Todos operan igual y creen hacerlo bien. En las mejores universidades del mundo los problemas políticos se dejan fuera del campus para poder buscar soluciones a los problemas científicos, médicos, filosóficos, artísticos, arquitectónicos, etc. sin desviaciones inútiles. Excepto en áreas del conocimiento directamente relacionadas con la política.

7) Garantizar la fluidez en las compras de insumos y equipos importados o nacionales. La universidad debe contar con una vía expedita y preferencial de utilización de divisas. Un equipo de profesionales familiarizados con el quehacer de la universidad debería ser el ente supervisor. Los intermediarios inflan los precios, así que mientras más simple, mejor.

8) Admitir a los estudiantes sin discriminaciones de ningún tipo pero sí de acuerdo con sus méritos. Es extremadamente perjudicial para el proceso educativo y para el país, lidiar en las aulas con una masa enorme de estudiantes que no están preparados para la universidad. No se puede corregir en la universidad lo que se deja de corregir en la educación básica y media. Generalmente estos estudiantes pasan a formar un universo de individuos que a duras penas logran graduarse y que son luego un problema para la sociedad, pudiendo haberse convertido en personas útiles a la misma en otros ámbitos. “Merit, and merit alone, must count in the selection of people for creative careers” (Mérito, y sólo mérito, debe contar en la selección de personas para carreras creativas; Hans Selye, From Dream to Discovery: On Being a Scientist, 1964).

9) Becar a los estudiantes generosamente, pero, según el comentario anterior, sólo de acuerdo con sus méritos. Garantizar que sólo con méritos logre mantenerse dicha beca. Ser más generosos en las becas-trabajo. Ayudar a los estudiantes con los alquileres, que son impagables para ellos, o repensar las residencias universitarias. En los países que poseen universidades extraordinarias funcionan, así que sólo debe buscarse la manera.

10) Dignificar las becas de postgrado. Ofrecer facilidades para atraer estudiantes de maestrías, especializaciones y doctorados. Son ellos los que ejecutarán el trabajo en los laboratorios, en la medida que se forman. Ellos a su vez sirven de maestros para los estudiantes de pregrado.

11) Garantizar suministro eléctrico preferencial. No puede someterse la universidad a los racionamientos. En las universidades hay hospitales, laboratorios, etc. que no pueden quedarse sin suministro eléctrico. Hay que garantizar la autonomía en este tipo de servicios cruciales.

12) Resolver las trancas actuales que permiten el enquistamiento de autoridades en el poder. No podemos continuar con autoridades que no se renuevan desde hacen más de diez años.

13) Facilitar la capacitación del personal docente en el extranjero, así como su acceso a la información, asistencia a cursos y congresos, adquisición de libros y revistas, acceso a internet, etc.

14) Facilitar la constante interacción, en nuestras universidades, con individuos de alto nivel académico provenientes de otras universidades, especialmente del extranjero. Este tipo de actividades son altamente motivadoras para los estudiantes y el resto de los miembros de la universidad.

15) Exigir cuentas sobre el manejo de los recursos de la universidad.

16) Garantizar el funcionamiento de los departamentos de reproducción de documentos para los estudiantes. Las cargas económicas son exageradamente altas para ellos y sus familias. Las becas quedaron en cifras irrisorias ante la realidad actual.

17) Garantizar la adquisición de materiales de oficina, papel, tinta, etc. para las dependencias. Fomentar el uso racional de los recursos. El mundo es otro.

18) Estimular en la sociedad el respeto por el conocimiento y la creatividad. “Creative minds develop best where there is genuine respect for creativity. Such a receptive climate depends on many factors. The community at large must be prepared to appreciate creative effort, because its attitude starts to take effect at school age when the child is guided toward whatever teacher and parents admire. […] In a society which pays only lip service to culture, but actually covets physical perfection, leisure, and the status symbols of wealth much more, few potentially creative minds will develop for anything but these commonly accepted aims” (Las mentes creativas se desarrollan major cuando hay un respeto genuino por la creatividad. Tal clima receptivo depende de muchos factores. La comunidad en general debe estar preparada para apreciar el esfuerzo creativo, porque su actitud empieza a tener efecto en edad escolar cuando el niño es guiado hacia lo que el profesor o los padres admiran. […] En una sociedad que poco toma en cuenta la cultura y, por el contrario, codicia mucho más la perfección física, el ocio y los símbolos de status asociados con la riqueza, pocas mentes creativas se desarrollarán para otra cosa distinta de esos propósitos comúnmente aceptados; Hans Selye, From Dream to Discovery: On Being a Scientist, 1964).

19) Comprender que hay innumerables problemas graves que la universidad está dejando de resolver al mantenerse en estado quiescente por diversos factores analizados en muchos otros artículos de opinión. Sólo para ejemplificar, se me ocurre nombrar las siguientes necesidades, objetos de estudio o problemas:

• Incrementar la oferta y la calidad de recursos humanos. Los profesionales deben formarse en universidades productoras de conocimiento, y contribuir a la generación de bienes y servicios. A decir de José Ingenieros, infinitos ceros no hacen la unidad.

• Asesorías y estudio de los riesgos de importación (sin la cuarentena y estudios adecuados) de bovinos u otros animales en pie desde países con agentes infecciosos que no existen en el nuestro (por ejemplo la cepa C del virus de fiebre aftosa).

• Desarrollo y aplicación de conocimientos en la explotación de nuevas especies en la industria agroalimentaria (lombrices, peces, leguminosas, frutales exóticos, etc.), así como de la ganadería tradicional.

• Desarrollo de nuevas tecnologías en materia petrolera.

• Desarrollo de una industria nacional en materia de repuestos para vehículos, equipos, reactivos, lubricantes, medicinas, textiles, herramientas, vidriería de laboratorio, etc.

• Desarrollo de antivenenos contra corales (no existe antídoto en nuestro país, aunque sí existe un número importante de estas serpientes, con un veneno extremadamente poderoso), así como contra venenos de escorpiones potencialmente peligrosos (producimos sólo un tipo de antídoto aunque tenemos una exuberante escorpiofauna y varias regiones endémicas de escorpionismo, con más de diez especies extremadamente peligrosas para el ser humano).

• Estudio de enfermedades endémicas, como el dengue y la fiebre chikungunya, el control de vectores, resistencia a pesticidas y educación de la población. Estudio de enfermedades de potencial ingreso al país, y planes de contingencia para enfrentarlas.

• Estudio de la contaminación de nuestras fuentes de agua dulce, su comportamiento ecológico, su evolución y su situación ambiental.

• Estudio de la problemática sanitaria y ambiental de la cuenca endorreica del lago de Valencia, metales pesados, efectos sobre poblaciones aledañas, aumento sostenido del nivel de agua.

• Estudios de alto nivel asociados con la luthería en Venezuela, producción de materiales, insumos, maderas, nuevos materiales, cuerdas, etc. Capacitación y formación de luthieres, apoyo económico, proyectos de gran escala. Disfrutamos de quizás la mayor riqueza de cordófonos que tenga país alguno, y somos testigos de un movimiento musical sin precedentes, con una explosión de virtuosos. Sin embargo somos incapaces de producir nuestras propias cuerdas y maderas.

• Estudio, divulgación, difusión de nuestro acervo cultural extraordinario. Por poner un ejemplo, nuestras orquestas tocan menos del 0,1 % de las obras de compositores venezolanos (Plaza, Lauro, Riera, Carreño, etc.). Fundamentalmente ejecutan obras de los clásicos. Con lo cual no podemos dejar de pensar en cuán arraigado está el pensamiento de Occidente en la Europa segunda, que sigue empeñada en despreciar su propia riqueza (J. M. Briceño Guerrero, El Laberinto de los Tres Minotauros, 1994).

• Estudio de las consecuencias sociales de las buenas o malas políticas gubernamentales.

• Desarrollo de nuevos materiales y métodos de construcción.

• Impulso de una gran industria biotecnológica que rinda frutos acordes a los recursos recibidos, y que resuelva grandes problemas sociales. Recuerdo ahora un proyecto extraordinario que presentó un admirado y apreciado amigo personal, para obtener un reactivo fundamental para las pruebas de coagulación que se realizan en cada centro de salud, a partir del corazón del conejo. Una idea original, viable y de gran impacto social, que pudo haber significado la independencia de nuestro país de la importación de este reactivo. Proyecto engavetado. Una frustración más de las tantas que deben soportar los científicos venezolanos. Un gran problema social NO RESUELTO. Infinidad de reactivos para pruebas de laboratorio podríamos y deberíamos estar produciendo en la actualidad.

• Investigaciones asociadas a la aplicación de células madres en diversas patologías que aquejan al venezolano. Un gran científico, el Dr. José Cardier, con enorme experiencia en esta rama de la medicina, con humildad alza su voz desde el IVIC señalando errores graves que ponen en peligro el correcto funcionamiento de la institución científica más importante de nuestro país. No se le presta atención.

• Estudio de la resistencia de las garrapatas a los pesticidas, estudio de sus ciclos biológicos y manera de intervenirlos, estudio de las enfermedades que transmiten estos y otros vectores, su evolución, su comportamiento zoonótico, su patogenicidad, su manejo; desarrollo de vacunas contra esos vectores o las enfermedades por ellos transmitidas. En el Estado Aragua, por ejemplo, la situación ambiental y sanitaria por la proliferación sin precedentes del vector de la anaplasmosis y la ehrlichiosis, Rhipicephalus sanguineus (garrapata marrón del perro), es realmente ALARMANTE, pero el laboratorio que se creó para estudiar lo relativo al ciclo de de distintas especies de garrapatas, resistencia a pesticidas, y otros aspectos relacionados con este tipo de vectores (Facultad de Ciencias Veterinarias, UCV), tiene años ABANDONADO por falta de apoyo, de recursos, y renuncia de los profesores que dirigían este laboratorio.

• Desarrollo de una megaindustria tecnológica de artefactos eléctricos, electrónicos. No ensambladora.

• Desarrollo de un sistema infalible ANTICORRUPCIÓN. Que no distinga colores políticos ni abolengos.

• Aplicación de sistemas que controlen el espectro radioeléctrico en los centros penitenciarios. Esto ya existe desde hace bastante tiempo. Tienen más poder muchos individuos privados de libertad con un telefonito, que la mayoría de los políticos.

• Estudio del efecto de la demagogia sobre la psicología social del venezolano. También, estudio del efecto de la disociación mostrada en las redes sociales sobre la psicología social del venezolano.

• Estudio en profundidad de los problemas económicos del país, cómo enfrentarlos, y toma de decisiones políticas bajo asesoría institucional.

• Desarrollo de una industria automotriz propia, fabricación de autobuses, tractores y bicicletas. Nuevamente, no sólo ensamblaje de partes importadas.

• Diseño y aplicación de programas de formación de servidores públicos. Institucionalización de estos programas para resolver una urgente necesidad nacional.

• Estudio y diseño de estrategias para enfrentar la desertificación, la pérdida de recursos forestales, las sequías, inundaciones, incendios, desaparición de especies, proliferación de plagas (caracol africano, por ejemplo), riesgos de desplazamiento de especies autóctonas por especies introducidas (tilapias y escorpión Tityus serrulatus, por ejemplo).

• Estudio y aplicación de nuevas estrategias para la solución de problemas tales como: caos presidiario, delincuencia organizada, paramilitarismo, celeridad de juicios, criminalidad, especulación, acaparamiento, comportamiento social, y muchísimos otros.

El político es el individuo llamado a poner la ciencia al servicio del pueblo (José Ingenieros, La Revolución de la Inteligencia, 1975). La ciencia se genera en la UNIVERSIDAD. La calidad de la universidad se hace, en principio, con sus docentes. Son éstos los que tienen o deberían tener la preparación necesaria para articular el funcionamiento de la misma y facilitar e impulsar la formación del estudiante, el otro elemento fundamental. […] En el corazón del maestro arde un fuego que, al producirse la comunicación, una chispa puede incendiar el corazón del discípulo (Gonzalo Fragui, La Casa del Verbo, 2009 [compilación de trabajos de J. M. Briceño Guerrero]).

aerg58@gmail.com

*Docente UCV.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2143 veces.



Andrés Rodríguez González


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas