Justicia para Ángel Campos

La madrugada del lunes 19 de diciembre del año en curso, ingresaron a la casa de la familia Campo Pérez, ubicada en el Barrio Tejerías del Municipio San Jerónimo de Guayabal, Estado Guárico, aproximadamente a las 4:30 am, efectivos de Poli Guárico, para quitarle la vida al padre de familia y abuelo Ángel Campos. Ángel fue padre de cinco hijos; y tenía cerca de cinco nietos. Su profesión fue Abogado egresado de la Universidad de Carabobo, con estudios culminados de postgrado. Laboró por varios años en el Tribunal Supremo de Justicia, llegando a desempeñar cargos de Juez Suplente, en San Fernando de Apure. Asimismo, se desempeñaba como productor agropecuario. El día de su asesinato, le correspondía vender queso blanco, como de costumbre suela hacerse cada lunes en la comunidad de Guayabal.

Los efectivos tocaron la puerta de su casa, Campos les abrió y lo sometieron a uno de sus cuartos, luego detrás de su casa lo hincaron de rodillas y le dieron dos disparos que le ocasionaron la muerte, según relatan su esposa e hijos. En el lugar habían niños y niñas de todas las edades (tres años, cinco años, ocho años, adolescentes, entre otros). A su esposa le propinaron un golpe en la mandíbula y le dijeron "cállese maldita vieja". Los niños y las niñas lloraban, entre el acontecimiento y las picadas de zancudos, violándose así la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente (LOPNA).

En el procedimiento realizado por la llamada OLP, efectivos de Poli Guárico le sustrajeron sus bienes, tales como comida, varios paneles de queso blanco, su anillo de graduación de abogado, dinero en efectivo, documentos personales, cédula de identidad, chequera, un caballo, un camión donde realizaba sus labores, motos, dos motosierras, las Tablets de los niños, teléfonos celulares, crema dental, colonias, champú, no obstante, le despegaron los zarcillos a su nieta menor, pues vieron que eran de oro y le robaron el cuatro de su nieta mayor, con el que asiste al Sistema Nacional de Orquestas Infantiles de Venezuela, entre otros bienes.

En la edición del Diario la Antena del 20 de diciembre del año en curso, se reseñó que hubo un intercambio de disparos donde al finalizar cayó abatido el Jefe de la banda, o sea Ángel Campos. Pero en realidad, los disparos que se oyeron fueron los que le quitaron la vida a Ángel.

En condiciones normales, cualquier venezolano o venezolana acusado de algún hecho que altere el orden establecido, debe gozar del Derecho a la Defensa. Ese no fue el caso para Campos, pues como se expuso, efectivos de Poli Guárico le quitaron la vida sin considerar que habían niños, niñas de diferentes edades y su esposa e hijos.


Un Estado declarado socialista que enaltece el ser humano por encima del capital, y de toda cosa material, no puede tolerar que personas uniformadas le quiten la vida a venezolanas y venezolanos, menos aún restarle su legítimo derecho a la defensa.


La familia Campos Pérez solicita que se realice una investigación detallada ante lamentable hecho que enluta al pueblo de Guayabal, pues estamos hablando de la vida de un ser humano; de un padre, abuelo, hermano, tío, y un ciudadano que le producía al país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 701 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter