Peor que los raspacupo, el guiso de aerolíneas y agencias

Peor que con los raspacupo y raspatarjeta, que enriquecieron aún más a la burguesía parasitaria, está el gran guiso que han venido cometiendo las aerolíneas y las agencias de viaje, desde que se percataron que el control cambiario serviría de acicate para un ingreso extraordinario de dinero, sin necesidad de mejorar el servicio, sin mayor número de vuelos, sin reportarlo al fisco y sin beneficio alguno para la nación, a cambio de robar vulgarmente al pasajero y al Estado.

Este gran guiso, en cada avión que levanta vuelo, hace una sangría de dólares al Estado venezolano, mientras los representantes de aerolíneas y agencias de viajes, ahora, dicen que han quebrado y han amenazado con irse del país, lo que resulta una amenaza bufa, dados sus beneficios y si se fueran, que sea para no regresar.

Esta sangría de dólares consiste en que -en la práctica- para la venta del boleto, no existe la llamada "Clase Turística" pues cada asiento de pasajero es vendido a un precio diferente, exageradamente caro, con sobreprecio, más el equivalente del dólar del mercado negro, pero su costo al cambio es cobrado al gobierno nacional y pagado a éste, al cambio oficial y preferencial, lo que implica un fabuloso excedente a favor de las aerolíneas, que sirven para desviar dinero y recomprar dólares, amén de mantener sus flotas, agencias de viajes y darle su tajadita de estímulo por este lujoso acto de corrupción y desfalco al Estado venezolano, a sus operadores en tierra y vendedores de boletos aéreos. Este ha sido el gran robo.

Pues, ahora, con el mayor cinismo, reclaman la deuda del Estado, al que este desangre lo obligó a parar el pago de estas remesas en dólares y revisar qué sucedía, en algo que hasta las piedras sabían, a mi modo de ver, bastante tardíamente, pero que en lo futuro, podría compensarse, con desembolsos graduales y a una tasa de equilibrio, tal como se les planteó a los representantes de las aerolíneas y agencias de viaje, ancladas en Venezuela y que en su moralina han aceptado, porque ya han robado muchísimo, tanto a los viajeros, como al Estado venezolano.

Si estuviese en mis posibilidades, dadas las fehacientes demostraciones, yo no les cancelaría tal deuda, porque esa está muy paga, en todo lo que robaron, defraudando al Estado y a los viajeros.

Lo curioso de todo esto, en términos sociopolíticos, más allá del gran robo y pérdida económica hasta hoy causados, está en que con las medidas que vendrán en cuanto al valor del pasaje en millas, la regulación, esa población viajera, la pequeño burguesa (llamada también, clase media), la burguesa y la emancipada, es decir, a quienes han robado por una parte, salen a desgreñarse contra el Estado y en defensa de los ladrones de este gran guiso, casi que clamando: "con mis ladrones no te metas" y "estas regulaciones son una dictadura castrocomunistaschaburrachavista". Les faltaría la video-cancioncita criminal de María Conchita Alonso, mostrada por Zurda Konducta.

Es tal la estupidización de los defensores de sus ladrones de las aerolíneas y agencias de viaje, que prefieren que los sigan robando y aúpan el caos, a cambio de boicotear al Estado y al gobierno. En fin, escupen para arriba. Por eso, los aeropuertos son una mina de oro y parecen mercados persas, en donde Alí Babá quedaría como un bebé de pecho al lado de estos pillos que nos hacen surcar los cielos, a tan alto precio.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4337 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a189850.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO