Volver a la diplomacia primitiva

Cuando el gobierno de un determinado país secuestra y detiene a un funcionario diplomático extranjero, violenta y allana la sede diplomática de otro Estado, saca a la fuerza a un asilado en dicha embajada, le corta los servicios básicos, entre otras tantas violaciones a las convenciones internacionales, es, simple y llanamente, porque: 1. lo planificó y pretende una escalada conflictiva; 2. cuenta con aliados imperiales y semi coloniales que le harán coro, justificando semejante ruptura diplomática por la vía del hecho y agresión en sí misma; 3. porque los organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Unión Europea (UE), entre otros tantos, ya perdieron autoridad, credibilidad y legitimidad, por ser títeres del imperio que lo gobierna y reflejan el paso previo a su desaparición como organismo internacional.

En estos casos de violación a toda convención diplomática entre países y sus gobiernos, lo único que corresponde es volver a formas primitivas y, como respuesta inmediata, tomar prisioneros a todos los funcionarios de la Embajada del país usurpador o que violó primeramente las convenciones diplomáticas, por principio de proporcionalidad y pasar a otro nivel de conflicto que ponga en riesgo los intereses de terceros cómplices, porque en estos casos, la lástima, el lloriqueo diplomático, tanto, como las bravuconadas y diarrea de dimes y diretes, mucho menos, las marchas y conciertos, no sirven para absolutamente nada, que no sean más que para representar un penoso acto de folclorismo y debilidad de principios o determinación.

Y, no tener funcionarios militares en las instalaciones de la embajada objeto de agresión, uniformados, altamente equipados y dispuestos a defender dicha embajada que representa a su país, las 24 horas del día, es tener una noción pulpera y doméstica de lo que representa una Embajada, además de no tener la más mínima noción de los tiempos y sucesión de acontecimientos en este siglo XXI.

Respecto de los casos, huelgan los ejemplos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 849 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alexander Pino Araque

Luis Alexander Pino Araque

Más artículos de este autor