Especial Masacre de Cantaura

Un amor de tan poquito es aquel que se le ha metido a la patria

              “Cuentan que los changurriales es un sitio mágico de silencios sepulcrales. En la raíz de un árbol muy alto y frondoso, donde estaba la cocina guerrillera, hay una capilla natural que tiene siempre una vela encendida en un vaso de vidrio. Dicen que ha estado allí por muchos años. En Cantaura comentan que fue un  guerrillero que logro sobrevivir de la masacre y se  quedó para siempre en la zona sin dejarse ver, que acostumbra a “alumbrar” a sus compañeros, y que posiblemente perdió la razón durante  el bombardeo (…) Probablemente pudiera ser El Chifle internado por el Partido en una clínica psiquiátrica en Los Chorros de donde desapareció sin dejar rastro y nunca más se supo de él”. 

              Del libro Crónica de una Masacre de Rafael Hurtado 

     Un amor de tan poquito es aquel que se le ha metido a la patria, desde que se convirtió en una entidad socio histórica con fe de bautismo occidental. Amor enjuto para los que la han entendido desde si mismos, y que por ende serían incapaces de darlo todo por ella. Sin embargo, de tanto mucho odio han crecido raíces tan profundas que hoy todavía parece que el amor padece. Y fue eso lo que se padeció aquella madrugada de un Octubre 4. De tanto mucho odio, de un odio socialcristiano para la época, con un gobernador con apellido de musulmán y en nombre de la democracia que nunca existió...se padeció de amor en lo que se inscribió en la historia como la masacre de Cantaura, mare mare de sangre. 

     Fue en los Changurriales de Morocho Evans. 23 venezolanos; campesinos, empleados universitarios, estudiantes cometían junto a otros el delito de rebelarse contra un gobierno de ricos.  Pudo la saña emboscar, con la fuerza de sus broncos y canberras, y un cerco de hombres con pasamontañas. Pudo atreverse contra el disentir de quienes simplemente pudieran estar auspiciando un pleno del partido para pensar la pacificación. Fue muy cerca de Cantaura. Allí. Casi al frente del crucero de Mata, en la vía nacional. Y se dice, dentro de las tantas cosas que aún se dicen, que desde la carretera nacional se veía la fogata. Punto visible para que el más inexperto piloto pudiera atinarle a la fogata...y eso bastaría, lo demás lo ejecutaría el cerco moviéndose en anillo y como aderezo el tradicional TIRO DE GRACIA. 

     Ya han pasado tantos años de no contar con la sonrisa de Solfanny, ni con la templanza de la negra Emperatriz. La voz de Enrique Márquez, puede ser  la brisa que ventea el mechurrio de chimire, de lo que pudo haber dicho el catire Rincón para el avance...para el avance. Ya han pasado tantos años... y de ese partido, de Bandera Roja, no queda mucho, no queda nada, apenas si un Gabriel Puerta como guachimán de sus verdugos apostando  al candidato de AD, como opción para la unidad nacional. Es como se  siguiera viéndose la fogata desde la carretera, sólo que ya no se avanza, porque es que no se puede avanzar con un amor de tan poquito, amor rastrero el de Gabriel. ¿y es que no te han emboscado las pesadillas, comandante mentira?. 

     Cuando sobre el amor en una especie de plusvalía sentimental, cuando cada uno de nosotros pueda tener su parte de amor respectivo, sin que le falte a ningún frente,  aunque sea un pedacito de los recuerdos de aquellos que hoy puedan  estar  militando en  las huestes de mi general tamanaijo, entonces ya el amor de tan poquito podrá multiplicarse para promover operación de resta en el odio ese que tanto nos anima contra nosotros mismos, como si la vida fuese “soplar y hacer botella”. 

Y hoy, cuando los señores del poder, de la vida y de la muerte reclaman su derecho de  ser ricos animados por la “necesidad de los privilegios”, bastaría tomarlos a ustedes, héroes de Cantaura, como sacramento para la construcción definitiva de la sociedad de iguales. Pero, hasta esto debe resultar difícil, así divididos en cada uno de los odios respectivos, por un partido nuestro que se está equivocando... que está dejando otra vez la fogata a los ojos de la carretera. Quizá, la cosa nos esté resultando difícil para el “país poema”, y todo porque algunos han creído más en el amor de tan poquito. Si creyera en el amor de muchos, en el socialismo de verdad, verdad el diputado – piloto de aquel día, el del bronco que dejo casi guindando la pierna del catire, dijera, pongo mi inmunidad a la orden y pido camarada Soto Rojas que  se castigue a los asesinos de Cantaura y que se castigue a tiempo. 

La otra delación. El Gabriel que nunca fué. 

Hay palabras que son tan duras como una bomba de 250 libras, de aquellas diecisiete aproximadamente que dejaron caer los que no creen en la vida.. Palabras que mutilan como aquella que arteramente dejo apenas en un hilo de sangre la pierna del camarada eterno y siempre comandante Roberto Rincón Cabrera. Hay palabras que  expresan la otra muerte de los camaradas de cantaura, de mare mare, de los changurrailes. Son las palabras de Gabriel Puerta Aponte,  “Pablo Pérez traerá el cambio que devolverá al pueblo venezolano la esperanza de una vida mejor, de una sociedad más justa y de una patria unida, soberana y de grandeza”, indicó. Universal 02 de octubre 2011-10-02. Sigues la delación, la sigues Puerta Aponte porque ya ELLOS, no importan…para ti nunca importaron, porque para nosotros ¡siguen vivos¡. 

En el inventario de las cosas que hacen falta para construir la patria buena faltan ellos, aunque para no detenernos tengamos que decir, si no los tenemos  busquemos sus recuerdos y la patria nos va a quedar igual de bonita. Sirve un hijo una madre un sobrino, un nieto de ellos para  ir zurciendo la patria en bordado rojo ¿de qué color será el amor?

Todavía nos asalta la poesía que es el único  asalto bueno y mucho más sin López Sisco para inundar iguales dosis de arrechera con ternura y  que salga nuestro grito, ya para las madres, hermanos, sobrinos, nietos: 

Por  los camaradas ausentes, decreta nuestra alma se brinde por ellos, alma adentro se pronuncie  una rebelión de cariños reales ordenando que  las lagrimas por un año más de su viaje no tengan otro significado que no sea el de un rio de esperanzas y ternuras inundándonos por ellos. Que los negrosluises, los mochuelos  y cristofué no paren el canto y empiecen a volar los recuerdos y que el alma con sus mejores acordes nos traigan de vuelta los sueños de cada uno, en todos los pájaros, en todas las flores, que el mirador que se construye como un homenaje, sirva para recordarnos que los que tenemos que mirarnos somos nosotros y esa pretensión de semidioses que nos acompaña.  

Un credo en en changurrial del Morocho Evans. 

     De aquel octubre, aún queda mucho...siempre quedarán en la posta nueva, la de toda hora para que la patria la dejen florecer, porque en los changurriales broto una flor, por ellos, por sus pasos y los caminos abiertos. En los changurriales broto una flor que todas las mañanas llora a todos los que partieron más temprano. La diana, la posta, la polvora, los sueños y Cantaura allí…para el recuerdo, para el credo nuevo, no el del cielo, sino el de la tierra (porque la vaina es aquí): 

     Creo en el catire Rincon y en sus pasos firmes.

     En las trillas y las y los que le siguieron.

     Creo en Florencio y en su volcán interno,

     en Chepa y su irresistible terquedad contra el sistema.

     Creo en Patricia y en la geografía de su piel, sin los culatazos que  ordeno el asesino, en su disposición por preferir el fusil, al labial.

     Creo en Arzola,

     en zanahoria,

     en aquel que cambio el Tejada por Plaza.

     Creo en Carmen Rosa, lugarteniente del chaparro,

     en Ildemar y su cercanía al cristofué, 

     en Zambrano,

      en Maria Luisa,

     en Echegarreta,

     en Moira…que siempre será Beatriz,

     en Baudilio,

     en Becerra,

     en Eumenides o Heidi, en Heidi o Eumenides (el orden de los factores no altera el producto)  y su pedazo de San Tomé en un rincón de su alma.

     Creo en Pacin Collazo,

     en Carrasquel,

     en Martel Daza, como Domingo,

      en Luis Gomez como Pomponio,

     en Castro Batista y

     en Zerpa Colina,

     en el guerrillero sin nombre que lo degradaron  a ser una bolsa negra.

     Creo en El Chifle, donde esté, si está y si no está también por la locura hermosa de buscar a sus camaradas.

     Creo en ellos porque de ellos dependió la vida nuestra y seguirá dependiendo por los siglos de los siglos,

     Amor.

      

     Creo en el poeta que grita ante la flor quemada; “que no hallen, ni techo para la lluvia, ni abrigo para el frio, ni paz para su descanso. Que por los siglos, de los siglos, de los siglos sean malditos, los hematófagos que fueron, con o sin orden, a llevar la oscuridad”. 
 
 espanel7@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2376 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor