El grito de Guarenas

Alzamos con fuerza nuestra voz

EN DEFENSA DEL PODER POPULAR Y EN PROTECCIÓN A LA DEMOCRACIA INTERNA Y AL DERECHO DE LOS MILITANTES DEL PSUV

Desde Guarenas, Municipio Plaza del Estado Miranda, desde aquí donde surgió el anuncio del descontento popular en febrero de 1989, en esta Guarenas cuna de la Revolución, alzamos con fuerza nuestra voz para decirle al Líder, al Presidente de la Republica y Presidente del PSUV, así como a la Dirección Nacional del instrumento político de nuestra Revolución, que nos preocupan profundamente los golpes certeros que aquí se le vienen dando a los militantes del partido, a la participación de la gente, a la base del Poder Popular, como bien ha sido definido por el compatriota Presidente Hugo Chávez.

Aquí en Guarenas -no sabemos si ocurre por igual en otros municipios o estados- se están reviviendo los vicios del pasado, el cogollismo, el uso y abuso de los militantes a quienes se pretende seguir usando como escalones, de los humildes hombres y mujeres que poniendo su confianza en la Revolución y su Líder, se ven traicionados por las cúpulas del poder partidista, que creen tener un dedo tan largo como para escoger todos los voceros y candidatos, sin participación de la gente. 

Es inaceptable que las cúpulas pretendan hablar en nombre de los militantes a quienes le tapan la voz; así lo denunciamos al Presidente de la República y a la Dirección Nacional del PSUV. Hemos decidido hacer sentir el Poder Popular, que se exprese la voz de la gente, la voluntad de las mayorías. En nuestro Municipio vimos como fueron seleccionadas las directivas de los batallones del partido, sin que el batallón se enterara, eligiendo voceros que, en la mayoría de los casos, no representan la voluntad general. Contra esas arbitrariedades se hace cada vez más sólida y consistente la línea dura, en defensa de la participación y del rol protagónico de las bases, es una línea dura en defensa del Poder Popular.

 Hemos visto, con mezcla de indignación y de incredulidad, como  se mueven las piezas en Guarenas sin consulta al Poder Popular guarenero, sin escuchar a los militantes de los batallones, y de espaldas a ellos, para pretender coronar imposiciones candidaturales a la Alcaldía.

 Nuestro rechazo al cogollismo no tiene excepción; sería indigno de la revolución y de nuestro carácter de revolucionarios, de integrantes de la línea dura en defensa del Poder Popular, que sustentemos la tesis de quítate tú para ponerme yo. No creemos que el cogollismo es bueno en ninguna circunstancia; lo rechazamos en todos los escenarios, incluso si el dedo apunta a alguno de quienes levantamos la voz en línea dura para defender el Poder Popular.

  El Presidente Chávez, primer Vocero y defensor de la comunidad organizada, propulsor del rol protagónico del ciudadano consagrado en nuestra Constitución, e incansable defensor del Poder Popular, sabrá comprender nuestro grito de alerta y preocupación.

Que se oiga bien, estamos contra las imposiciones y el dedo todopoderoso; estamos con la elección por la base de nuestros candidatos; no queremos democracia indirecta, que representantes -que son o dicen ser de la militancia- decidan por ella; que decida el pueblo, es tiempo de revolcón y cambio, no es hora de repetir los errores de la IV república y del pasado. Bajo argumentos de premura y de necesidad urgente, nos equivocamos como organización política al servicio de la Revolución, cuando desde arriba y contra la voluntad popular, por ocho años, se nos impuso como Alcalde a quien no ha sabido responder a la confianza que le dio la Dirección Nacional, mucho menos aún a las crecientes expectativas de un pueblo, que a pesar de su desaliento ante el gobierno municipal, está cada vez más comprometido con la Revolución, por su acendrado espíritu de cambio, su firme convicción socialista y democrática, y por su confianza en el Líder del proceso.

En Guarenas los problemas nos agobian, sin que haya una respuesta medianamente aceptable para la basura que nos asfixia, el transporte ineficiente, la salud popular abandonada, las calles repletas de huecos que ya han cumplido varios años, la situación de la buhonería insostenible y una Policía Municipal que, para ser benevolentes, y decir lo poco, no sirve, no ayuda prácticamente nada a los requerimientos de seguridad pública.  No nos volvamos a equivocar. Más fácil se equivoca uno solo que un grupo de ciudadanos, más fácil yerra un cogollo que el pueblo.

 Lanzamos hoy un grito, el grito de Guarenas; alzamos con fuerza nuestra voz, ratificamos la línea dura contra el amiguismo y el cogollismo, en defensa de las bases y del Poder Popular. Que nuestro grito llegue al Presidente Chávez, que se entere de nuestra inquebrantable fe en la revolución, de nuestra inequívoca lealtad al cambio y al Poder Popular.

* Municipalista

cesar_dorta@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2586 veces.



Cesar Dorta

Luchador social y municipalista

 cesar.dorta62@gmail.com

Visite el perfil de César Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas