Auditórium

En Venezuela la política está prostituida

"La política es la segunda profesión más antigua de la historia. A veces creo que se parece mucho a la primera (prostitución)". Ronald Reagan.

La manera de hacer política en Venezuela está prostituida, sin importar posturas ideológicas, o las tendencias internas y externas, los ideales mutaron hacia los deseos insaciables de obtener dinero y poder fácil, una burla hacia el electorado, y sufrido pueblo venezolano desgraciadamente estas hienas-alacranes politiqueras incineraron el objetivo principal de lo que significa, el hacer políticas públicas, para buscar el bienestar supremo del ciudadano venezolano, la justicia social, y erradicar las grandes desigualdades socio económicas, que hoy abaten a su población.

Es muy deleznable que la CRBV (constitución) que democráticamente delega en el pueblo la mayor responsabilidad de elegir sus autoridades nacionales, regionales, y municipales, ejecutivas y legislativas, sea mancillada por la corrupción, discursos escatológicos, promesas falsarias, y prostibularias, y ahora sumado el poder económico de los nuevos colonizadores, árabes, chinos, rusos, iraníes etc. ; es irracional que el bombardeo propagandístico, y mediático de campaña para las elecciones de la nueva Asamblea Nacional el 6 de diciembre del 2020, le brinde legitimidad a unos partidos y candidatos, que destruyeron, y convirtieron social, moral, y económicamente a la colectividad venezolana en unas cloacas de albañal sin desarrollo comunitario ni obras sociales.

Es lamentable que hoy para ser candidato no sean requisitos indispensables el don de servicio, la coherencia en lo que se dice, y lo que se hace, y los ideales del trabajo positivo para mejorar la calidad de vida de la sociedad; simplemente, hay que venderse, y prostituirse por unos puñados de dólares, ser un candidato ladrón serial, con todo el dinero robado, y proveniente del narcotráfico, y la minería ilegal, para gastarlo sin control alguno en tiempo de elecciones, ya que esto lo consideran como una inversión que lo recuperarán lavado en el corto plazo.

Sin el don de servir, y no el de servirse de esas dignidades, no veríamos los rostros de los mismos políticos ladrones en las tarjetas de las partidos postulantes. La democracia venezolana, hoy se encuentra seriamente averiada y prostituida, y no tendrá remedio si la población mayoritaria, quienes tienen la facultad de decidir, no construyen un amplio frente que polarice o aglutine una verdadera conciencia política, mientras no se logre comprender que más allá de nuestra tragedia económica, social, y moral, existen diferentes mundos, y realidades que son mucho más prioritarios para superar nuestra tragedia en un lapso de seis meses, mientras no apartemos el egoísmo, el miedo, el conformismo, y la apatía, de la prostitución en la política, si no la paramos este 6 diciembre del 2020, postulando candidatos, de alta solvencia moral, y política, entonces esto primará, y envenenará a las nuevas generaciones de venezolanos que vienen atrás.

Es muy claro lo que se requiere en Venezuela en estos momentos álgidos, una nueva forma de hacer política, en la cual, quienes integren el gran frente unitario conozcan las grandes necesidades sociales de los venezolanos, y que no miren la realidad desde una camioneta blindada; es necesaria la penetración, activación, participación, y consolidación de células de activismo político en las barriadas, y sectores populares, donde conozcan a los candidatos que aspiran representarlos en los distintos niveles de gobierno, no solo como veedores, sino como activistas, y actores directos de la batalla política, y el servicio público. ¿Quién mejor que un trabajador, para entender las necesidades que causa la inflación, en los hogares de los trabajadores?, ¿Quién más que un campesino para entender, porque los campos están abandonados, y no hay una excesiva producción agroalimentaria, donde la oferta supere a la demanda, en calidad, y precios, que los mismos campesinos? ¿Quienes más que los maestros, y profesores para explicar el desastre en la educación venezolana? "La política no es un juego de carritos, no es la clásica profesión, para vivir y lucrase de ella, es el trabajo más apasionado, el sueño por intentar construir un futuro social mejor para el pueblo venezolano; a los que les gusta los dólares fáciles, bien lejos de la política.

La necesidad de una buena oposición política. A la sazón de los últimos acontecimientos en la escena política pre- elecciones-postulación de la AN 2020, y llegamos sin oposición ni disidencia política, una lupa que no es nueva, porqué ni siquiera existe como una institución política venezolana, como existía en la Grecia clásica, cuna de la Democracia.

La labor de la oposición, además de su imprescindible vocación de gobernar, es la de inspeccionar de cerca al gobierno, controlar su gestión, ser un verdadero contrapeso, una alternativa, una esperanza de continuidad, y la de denunciar en las instancias jurisdiccionales toda irregularidad cuando sea necesaria.

Una oposición eficaz, y buena no es la que busca entorpecer, poner palos en la rueda, ni frenar, sino aquella que busca la transparencia en su ejercicio, proponer alternativas edificantes, y aportar con la crítica constructiva, de ahí su importancia que radica en hechos, porque si existe una buena oposición, la garantía de la legalidad está asegurada.

Una oposición fuerte y vigorosa, es una permanente sombra que representa a la población, no por haber perdido de ejercer sus funciones, sino que se ganó la oportunidad de garantizar el cumplimiento, y las promesas del gobierno.

Además desde el punto de vista del control del ejercicio gubernamental, es mucho más rápido una confrontación política, y una solución consensuada en el seno de la AN, con la oposición que un largo, costoso, y tedioso abuso gubernamental a través de un proceso judicial.

La verdadera oposición además de ser una escuela de viabilidad política, donde se va conformando ideologías por contraposición, y además consolidando proyectos que pueden defenderse una vez llegados al gobierno, pues cuando se ha madurado desde el otro lado de la acera.

La Constitución de 1999 dice que los partidos son instrumentos para la participación política, y es cierto, pero esto hay que interpretarlo en toda la extensión de los escrito ahí, y esto toma grosor cuando se refiere a que los partidos políticos como organizaciones, recogen, y manifiestan el sentir popular, o lo que es lo mismo, el sufrimiento del pueblo en la calle.

La canalización de la opinión disidente al gobierno es fundamental que se ubique como opción de poder, ya que la oposición partidista legal, y no los movimientos inconstitucionales que al final se sitúan fuera de la legalidad, de ahí la necesidad de que toda la crítica política, y popular recogida, y existente contra el gobierno se identifique con los partidos de oposición y disidentes reconocidos.

Hoy en Venezuela existe un sector del electorado inconforme, desarticulado y desordenado al no sentir reflejada su opinión ni voluntad en ninguno de los partidos existentes, por esto debe crearse urgentemente una ampliación (frente amplio) del arco político constituido por un completo, y variado abanico ideológico que unifique un solo criterio dentro de la campaña, a todas las distintas sensibilidades ideológicas, y partidistas.

No debemos obviar que un posible cambio en este paradigma mejore la calidad democrática, desarticule la maniobrabilidad del gobierno, y se flexibilice la gobernabilidad hasta que se creen sinergias de un verdadero pacto que agilicen la consecución de acuerdos, algo que aún cuesta a la vista de muchos estalinistas anacrónicos y corruptos.

Una buena oposición es la que hará que se ganen o pierdan las elecciones del 6D 2020, cubriendo 100 % con testigos, y miembros todas las mesas electorales del país en una especie de Patria o Muerte AN 2020. Pues es el trabajo electoral consistente de la defensa, y cuido del voto el que queda en la memoria del electorado, y no una efímera euforia de participar en una campaña electoral.

En definitiva, si queremos recuperar la salud democrática de Venezuela, y la predicción de estabilidad del país, fijémonos en las formaciones políticas de todos los cuadros políticos de la oposición y disidentes que participaran desde los candidatos hasta el último testigo en las mesas

Electorales de votación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 937 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social