Ruralidades

Santos es derrotable

No obstante a su negociado con la derecha recalcitrante europea. De ese mismo grupo residual del fascismo que se abroga la representación del parlamento de aquel continente, valido de la circunstancia, traicionera además, de que la gran mayoría de los miembros de ese organismo internacional tiene que permanecer la mayor parte del tiempo en sus respectivos países.

Juan Manuel Santos es derrotable por los colombianos de la patria de Jorge Eliezer Gaitán, no importa en el terruño donde ahora se encuentren. Desde cualquier parte del mundo, una o un desterrado por la misma canalla que representa el asesino de Sucumbío, ha de incorporarse a la avalancha humana que con su voto, rechazará la opción del Pentágono. Es decir, quien negocie su capital político (si es que tiene alguno) con el poder de la pólvora, pierde el derecho de la palabra, deja de ser humano como los hombres que asustaron a Obama cuando trató de salírseles del carril.

El candidato colombiano, quien es apoyado por los cañones de las bases de guerra del Pentágono, es derrotable a pesar del pirujo José María Aznar, por lo mismo de la cobarde mentira de querer hacer difundir la farsa de la brillante computadora que no sufrió ni un rasguño después del destructor bombardeo a Ecuador. Sin darse cuenta el “valiente” militar del gazapo actual, que la computadora humana y mundial sí escuchó y grabó parte de su fanfarronada cuando, con sus para criminales, hizo el coro que “coronó” el tiro de gracia: “Venimos por ustedes que no son más hombres que nosotros”, desplante ante los difuntos que desnudó la debilidad del candidato del Pentágono, fácil de derrotar por un colombiano que enarbole las banderas de la unidad.

Santos será derrotado porque de la farsa contra Chávez encomendó su propalación a José María Aznar un criminal de guerra que, como el londinense Tony Blair, conspiró contra Irak, país que fue masacrado por ese mismo Pentágono de doble V Bush. No olvidemos el cónclave para la conjura, en el que se confabularon doble V Bush, Tony Blair y José María Aznar en Las Azores.

Por todo eso, cuando los periodistas inquirieron del candidato del Pentágono y de José María Aznar su parecer sobre un posible contacto Chávez-Uribe, contestó tajantemente: “no tengo parecer”. A lo que intuimos que no tenía lineamento del norte y si lo tenía, se lo reservó para la posible defenestración final del presidente Uribe quien “me ofreció su apoyo incondicional”, según dijo.

Con todo esto, no es a Hugo Chávez Frías a quien se le fueron los frenos. La derecha española, incluido Cantón el de la OEA (¿acaso pariente del buen españolito de “El Nacional?) perdió hasta los pedales por la fricción y el recalentamiento. Por poco no hicieron que Rodríguez Zapatero le echara abundante leña al fuego. De no haber sido por Chávez con la verdad de Moratinos, el hombre que se trajo a su casa a los españoles que mandó Aznar a morir en Irak, se los trajo - repetimos - para que no regresaran en una caja mortuoria o en las naves de guerra convertidas en hospitales de psiquiatría, habría perdido los estribos y la aceptación ganada en la opinión de sus connacionales por aquella buena acción.

De todas maneras, presidente Zapatero, “dime con quien andas y te diré quien eres”, es un dicho venezolano de alcurnia popular, tan viejo y tan de actualidad que no pasa de moda como por allá el de la Moncloa.

Patria, Socialismo o Barbarie.

(*) pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1567 veces.



Pedro Méndez (*)


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas