(Y cómo dejarlos incomunicados per se)

Cómo derribar los puentes que comunican a Uribe con Obama

Vean ustedes con las alas de su corazones y las voluntades de sus pensamientos y, díganme sin que no les quede nada por dentro, si no tenemos razones para derrumbar el par de puentes que estaban en vía directa entre ese par de bichos más estrepitosos que una chicharra asustada por mucho viento y, si los ven de reojo peor, dan la impresión que son más dañinos a las sociedades que una pulga trasnochada en una hamaca en movimiento. Todo esto para poder comentarles, la resaca de mi indignación por la mala intención y maldad de ese par de sujetos que, se han dado a la tarea de jugar a la democracia arrogante y acomodaticia a sus interéses como sembradores de pánico con bases itinerantes al por montón.

-Epa ángel de mi guarida, negro de mis terquedades, mi ansia mañanera, sabiéndolo como lo sé de que estás bien, te cuento que, al hombre aquel, lo tengo más vigilado y desorientado que un vendaval en el Caribe y, anda de rabieta en rabieta comiéndose las estrellas con cazabe remojado y, yo en el tropel de mis años, haciendo de las mías, creándole espesa neblina a nuestros vecinos para que vomiten a diario con la risa de mis ojos y, otra cosa my chief, como estocada relámpago: ya puse a hablar a Insulza las insípidas necedades de siempre que le corren por el güergüero de su inteligencia estomacal sobre las incidencias fronterizas entre Colombia y Venezuela, y en cambio, calladito sobre las observaciones secretas de Chile hacia el Perú, ni pío, para no tragarse una mosca –hacemos ver nosotros- antes que, Uribe finalizara con su informe telefónico diario a Obama.

-Oh, oh, ser usted mi más apreciado terraplén de la humeante nación que pone a soñar al mundo drogado a las buenas de mi gobierno, por supuesto, y detrás de nosotros: los amos de la cofradía de los saqueadores a destajo que sembramos la tierra de bases militares como arbolitos de navidad y, de por sí, estar muy contento por su trabajo desestabilizador de los países del eje del mal, por lo que lo tenemos bien recompensado con muchos dólares y, bien abrigados internamente, para que hurgue y alborote las entrañas, al hombre aquel, que bien merecido lo tiene por anti nosotros –entender usted- amigo, Uribe.

-yes, my president, supongo que se habrá enterado por Caracol TV que prácticamente nos anexamos la frontera por el estado Táchira y, nos trajimos a los andinos venezolanos para acá, para su Colombia amada y, para el lado de allá les mandamos paracos y paramilitares que son altos panas del gobernador actual, lo que me permite que le recuerde que le pase su contribución pecuniaria a él que está ahorita en la carraplana de sus actos económicos y despliegue de desinformación –soltó Uribe, a su amigo Obama.

-Yo recordar siempre a los buenos amigos y gratificar abrumadoramente con bases y más bases que cuide la salud mundial -contestó Obama.

estebanrr2008@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1584 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a90470.htmlCd0NV CAC = Y co = US