Juanes y la partitura del odio opositor

Aún sin tener claro cuál es la paz de Juanes, creo que no merece esa partitura de odio opositor, que no se la leyeron en el primer concierto en la frontera colombo venezolana, porque los verdaderos enemigos de la conciliación pensaron que era en contra del presidente Hugo Chávez y eso es bueno que lo sepa el afamado vocalista neogranadino.

Les recuerdo: cuando la estrella del pop latino organizó el concierto “Paz sin fronteras”, en marzo de 2008, en el Puente Simón Bolívar, el cual une a Táchira y Cúcuta, habían liberado a cuatro parlamentarios colombianos que estaban en poder de la Farc, a través de la mediación de Chávez y la senadora Piedad Córdoba. La operación fue un éxito, pero los opositores iniciaron una campaña, para evitar que el comandante se llevara los méritos.

En medio de intensos descréditos en contra del líder revolucionario, fuerzas armadas colombianas bombardean un campamento insurgente y matan al segundo hombre de las Farc, Raúl Reyes, tras violar territorio ecuatoriano, situación que ocasionó roces entre ambos países. El Gobierno venezolano, de inmediato, también ordenó militarizar su frontera.

Juanes, ante la crisis, organizó la función fronteriza por la paz de Venezuela, Colombia y Ecuador, pero no dejaba claro quiénes eran los violentos, en todo caso, los opositores le sacaron punta en contra de Chávez. El presidente Alvaro Uribe quería asistir, pero la misma gente del intérprete de “A Dios le pido” le aconsejaron que no, porque el acto no se trataba de una concentración política.

El cantante hizo una segunda edición en Cuba y los adversarios de Chávez, Fidel Castro, Rafael Corre y Evo Morales, reventaron. El músico recibió desde martillazos en sus discos hasta amenazas de muerte. Le cobraban no organizar el recital en contra del Gobierno de la isla. Pero eso le sirve de ejemplo al solista, para conocer quiénes realmente fomentan la violencia en el continente.

Esta función fue otro éxito innegable sólo que, al parecer, no la vieron los opositores venezolanos. En el primero siguieron todos sus detalles y desataron tremenda alharaca, pero ese domingo, hicieron silencio. Muy pocos hablaron. Nada más vi a Ismael García diciendo que este evento era para que el comandante no violara la Constitución Bolivariana, esa que ellos criticaron cuando la aprobaron porque nos iba a cubanizar, y que actualmente no sueltan del bolsillo y blanden en la mano para mostrarla con orgullo al pueblo.

Juanes ya prometió otra celebración. Eso es válido. La paz no debe tener fronteras y ¡bienvenida! no la camisa negra, sino la blanca, si de corazón esos conciertos son por la hermandad y liberación de los pueblos oprimidos del mundo.

*Periodista


albemor60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2260 veces.



Alberto Morán*


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a87411.htmlCd0NV CAC = Y co = US