El Papa en África: Ni condón ni "brujería"

El avión, verde y blanco con las insignias de la línea área Alitalia, aterrizó cerca de la una de la tarde (1 pm) en el aeropuerto 4 de febrero de Luanda, Capital de Angola, el día viernes 20 de marzo. El presidente Dos Santos, su esposa, la comitiva gubernamental así como obispos de distintos países de África Subsahariana, le dio el recibimiento oficial al Papa Benedicto XVI.

Esta es la segunda vez que un Papa visita a Angola, siendo el primero Juan Pablo II, precisamente cuando se había firmado un tratado de paz entre el partido gubernamental Movimiento por la Liberación de Angola, y el partido de Oposición UNIDAD TOTAL DE ANGOLA, conocido como UNITA liderizada por Jonás Savimbi. Pero en ese momento que llegó Juan Pablo II, se firmaría un acuerdo que nadie respetaría y continuó la guerra casi una década más dejando casi un millón de muertos. Las condiciones eran otras y el discurso de Juan Pablo II fue otro lleno de más comprensión en el sentido de la complejidad social y cultural angolana.

CONTRA EL CONDÓN Y LA DIVERSIDAD CULTURAL Y RELIGIOSA

Ya el mundo, incluyendo ONUSIDA se pronunciaron contra el discurso que el Papa Benedicto XVI había dado días anteriores en Yaounde en su desacuerdo del uso del condón, precisamente en un continente donde existen cerca de 22 millones portadores de SIDA.

Solamente en Luanda según estudios recientes, el 27 por ciento de las trabajadoras sexuales son portadoras de SIDA y se opone al uso del condón. Esta apreciación del Papa, más allá de una buena intención de llevar una vida sexual en pareja y sana, se transforma en un llamado a sabotear las largas campañas de promoción que ha hecho tanto la ONU como el gobierno de Angola contra el SIDA a través de programas muy buenos lanzados a través de los medios de comunicación masiva: radio, prensa, televisión.

El gobierno angoleño construyó un edificio especial para formar personal altamente calificado en las políticas preventivas donde el preservativo o "camisinha" juega un papel esencial. Por otro lado, el Papa también ha arremetido contra las sectas y el "animismo", referido a lo que occidente llama "Brujería o fetichismo". Si bien es cierto que en Angola la IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DE DIOS, es la iglesia evangélica más influyente, eso, también, refleja el vacío que la iglesia Católica ha tenido en África Subsahariana.

Esta iglesia evangélica de origen brasileño tiene un enorme edificio construido a un costo de casi de diez millones de dólares y está presente con sucursales en los principales barrios de Luanda y capitales de algunas provincias del país. Atacar a la Kimbanda como expresión religiosa tradicional en su mejor sentido, es una ofensa a la espiritualidad tradicional africana que ha resistido 500 años de CATOLIZACIÓN FORZOSA que fue iniciada precisamente aquí en tierras angoleñas en 1482, en la comunidad de Mbanza Kongo, antigua capital del reinado de Kongo Dia Ntotela y donde los misioneros enviados por el Vaticano participaron abiertamente en la "Trata Negrera" que arrancaron y vendieron desde Angola y otro lugares de África más de veinte millones de hombres, mujeres y niños para trasladarlos a trabajo forzado a las Américas para levantar las iglesias cubiertas de oro y plata así como las economías europeas.

La mayoría de la población en Angolana no es católica, como dicen los grandes medios... aquí la mayoría es kimbamdista (fé en los ancestros y la naturaleza), de donde es el origen de la Umbanda brasileña, Gaga, la Regla de Palo Congo y Kumina existente en las Américas y el Caribe. El setenta por ciento de los enfermos en Angola, antes de ir al hospital, cuando están enfermos, van al Nganga, o médicos tradicionales con los cuales la Organización Mundial de la Salud están adelantando un proyecto en conjunto para incorporar esos conocimientos tradicionales a la medicina contemporánea.

EL PAPA VIENE A RECLAMAR TAMBIEN LO SUYO

En los tiempos de guerra, sobre todo en la época de la instalación del socialismo en Angola, la mayoría de los bienes y edificios de la iglesia católica fueron expropiados. En este viaje en parte, bajo la excusa de la Paz y de la reconciliación nacional, el Papa llega para recuperar sus edificios que habían construído bajo la intensa explotación de los angolanos bajo el régimen de la dictadura colonialista, represiva de presidente Salazar. El pueblo angolano, fue lo suficientemente inteligente para resolver sus conflictos internos, sin apoyo de la Iglesia Católica en los tiempos más duros de la lucha anticolonial, más apoyo tuvo el pueblo de la Iglesia Metodista para el proceso de liberación angolano. La historia algún día develará todo el trasfondo de esta gira papal a África Subsahariana, marcada por la atracción de un país que en seis años se ha convertido en una referencia económica y de estabilidad para todo este continente colmado de esperanzas. Así podemos ser más papistas que el papa.

(Desde Angola)

jesuschuchogarcia@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4470 veces.



Jesús Chucho García


Visite el perfil de Jesús Chucho García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas