Abrazos inquietantes

En el Vaticano, en estos últimos días, están pasando cosas que no dejan de extrañar y preocupar.

Primero, fue la visita de Berlusconi, nuevo primer ministro italiano, a su casi vecino en Roma, Benedicto XVI. Visita de un jefe de Estado a otro jefe de Estado. O sea: nada más natural, y... ¡nada más inquietante! "Estamos del lado de la Iglesia, y creemos en los valores de nuestra tradición cristiana", dijo Berlusconi antes de su visita.

Así hablaban también Mussolini, y Franco, y otros.

Nos dicen que el pontífice saludó el "nuevo clima" en la política italiana. ¿A qué quería aludir el papa? ¿Al hecho de que llegó al poder el jefe de Estado más conservador de las últimas décadas? ¿O al hecho de que Berlusconi promueve activamente la política europea de rechazo a los inmigrantes? ¿Serán esos "los valores de la tradición cristiana"? Al concluir su visita, Berlusconi besó, no una vez, sino dos veces, el anillo pontifical...

Una semana después, le tocaba la visita al presidente Bush. Como dos buenos amigos (es la tercera vez que se ven, en menos de un año), Benedicto XVI y Bush estuvieron paseando en los jardines vaticanos, donde conversaron y se sentaron a escuchar unas piezas de música clásica. Concluyeron esta reunión fraternal - ¡válgame Dios! – con una oración a la Virgen.

Su compromiso común, según la agencia de noticias vaticana: "defender los valores morales fundamentales".

Qué casualidad. El mismo día, el Congreso de los EE.UU., a petición de Bush, aumentaba el presupuesto multi-millonario para la guerra ("los valores morales fundamentales"). No sabemos si Bush confesó al papa su propósito, cada vez más preciso, de aniquilar Irán. Los analistas manifiestan el proyecto presidencial de iniciar esta nueva guerra antes de las elecciones norteamericanas de noviembre próximo. Objetivo doble: rehacer la unión sagrada en torno a una nueva acción de guerra, dejando esta herencia a su sucesor, el cual sería, de carambola, no Obama, sino McCain... Santidad: ¿serán, éstas, otras expresiones de los benditos "valores morales"? Mientras tanto, aquí en Caracas, el Cardenal Urosa desaprueba una misa celebrada por la paz en presencia del presidente electo de Paraguay: era "política".

Sacerdote de Petare


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2353 veces.



Bruno Renaud


Visite el perfil de Bruno Renaud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Bruno Renaud

Bruno Renaud

Más artículos de este autor