Corraleja de Uribejo: Poner a pelear hermanas para robarles la herencia

La canalla mediática internacional, que en Caracas tiene genio y figura salida de la sepultura bajo forma de “Bicha” o ectoplasta, variante inflada del ectoplasma (1), se ha lanzado a la tarea de crear un conflicto entre Colombia y Venezuela. Es la repetición de la Operation Success aplicada en 1954 en Honduras para oponerla a Guatemala y facilitar su invasión por los mercenarios de Castillo Armas financiados por la CIA para derrocar al Presidente Árbenz.

ATAQUE EN LA FRONTERA

Una docena de cazabombarderos Thunderbolt P-47 (parte de los 30 aviones que aportó la CIA) piloteados por mercenarios y luciendo falsas insignias de la Fuerza Aérea Guatemalteca (ni Guatemala ni Honduras poseían ese tipo de avión) despegaron de una pista de la bananera United Fruit Company, entraron al espacio aéreo de Guatemala y desde allí regresaron a Honduras y ametrallaron una aldea, matando o hiriendo a decenas de campesinos. El engaño tuvo éxito (con la ayuda de los medios manejados por la CIA), provocó el rompimiento de relaciones y exaltó a los hondureños contra sus vecinos.

La agresión de la mayor potencia del planeta contra la pequeña, desarmada y pacífica Guatemala, transformada por los medios en “amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos”, se originó en unas modestas reformas sociales que molestaron a la United Fruit, uno de cuyos accionistas era John Foster Dulles, Secretario de Estado y hermano de Allan Dulles entonces director de la CIA. Terminada la Operation Success (Operación Éxito) y derrocada la democracia de Árbenz, los atropellos de la dictadura que la reemplazó generaron una guerra de 30 años y el asesinato de más de 200.000 personas.

LA CORRALEJA

Las corralejas son un evento particularmente violento que se celebran a finales de enero en la localidad de Sincelejo, capital del Departamento de Sucre, Colombia, y consiste en soltar toros bravos en una plaza de madera construida para la ocasión, donde centenares de improvisados matadores, la mayoría pobres, combaten en el ruedo con los animales en una orgía de valor, brutalidad, sangre y alcohol. Desde lo alto de los rústicos palcos y “tendidos de sombra”, bañados en música, sudor y whisky, los ricos ganaderos, comerciantes y capos de la zona arrojan puñados de billetes de 2 mil pesos (un dólar) a quienes se distinguen en la hecatombe. En el famoso cortometraje colombiano “Corralejas en Sincelejo” se ven gordos millonarios en plan de emperadores romanos lanzando dinero que sacan de sacos de yute y abajo, en la arena, a los semidesnudos “gladiadores” ensangrentados, borrachos y alucinados de peligro, disputándose a puñetazos los billetes.

Mientras no cuaje la vieja y noble propuesta de cambiar a los toros por los ricos, es un lugar común asociar la violencia de esta fiesta con la guerra social de Colombia. Hace apenas unos días y si hemos de creer al corresponsal del New York Times, en la corraleja de Sincelejo un hombre paseaba su valentía y un cartel con el mensaje: “Si te gusta la guerra, manda a tus hijos”.

URIBEJO

El Excelentísimo Paraco Presidente de Colombia, desenmascarado y vapuleado ante la opinión pública mundial como ninguno de sus antecesores, ciego de despecho por la superioridad moral de Hugo Chávez, ha renegado de sus últimas apariencias de patriotismo, dignidad y hombría, y se ha quebrado ante la voluntad del gringo que quiere un conflicto entre nuestras repúblicas hermanas. El propósito de tal confrontación es que la frontera entre los hombres no sea horizontal sino vertical, que no luchen los de abajo contra los de arriba sino los de un lado contra el otro, para “tapar el hambre con la guerra” (Alí Primera) y fingir la defensa de una soberanía vendida hace mucho tiempo. Amenazando disimular su guerra civil tras un conflicto entre nuestros países, lo que busca Uribejo es una justificación para infiltrar paramilitares en Venezuela con la idea de transformar la pacífica Revolución Bolivariana en una guerra civil.

EL ORINOCO Y EL MAGDALENA

Para esto cuenta, dijimos, con la canalla mediática, envalentonada desde que el Presidente Chávez cometió el grave error de permitir que se desmantelara el naciente aparato comunicacional de su gobierno. Pero Uribejo y los gringos no cuentan con la conciencia de nuestros pueblos hermanos, unidos en un destino común por el ideal bolivariano.

Colombianos y venezolanos, junto a otros pueblos de Latinoamérica y el mundo, no permitirán que esta matriz bélica se imponga justamente ahora que con la liberación de rehenes Chávez y las FARC han demostrado que Uribe no es el Presidente de Colombia sino un empleado más de Bush y su Para-Estado criminal impuesto para mantener el reinado de la muerte y el desgarrado dolor del pueblo de Colombia.

Compatriotas de Colombia y Venezuela, es urgente actuar para denunciar y evitar la corraleja de Uribejo. La primera medida es frenar la ofensiva belicista de la canalla mediática mediante acciones legales y movilizaciones populares contra su impunidad. Los que quieren guerra deben ser las primeras bajas. ¡No a la provocación imperialista! ¡Paz para Colombia! Nuestra lucha es una sola y nuestros enemigos son los mismos.

(1) ECTOPLASMA. “Es un fluido etérico semimaterial que emana de los médiums durante el trance y la composición de esta sustancia analizada en laboratorio muestra en ocasiones una estructura similar a la albúmina, hallándose tejido proteínico, grasas, leucocitos, fosfatos, tejido cartilaginoso y células en formación. Parece que ve afectada su constitución por medio de la luz, descomponiéndose y vaporizándose, aunque la luz roja parece no afectarle. En ocasiones puede llegar a conformar cuerpos enteros y en estos casos se mueven provistos de vida propia, hablando, caminando o bailando con una total independencia”.

Esta nueva etapa de la Revolución Bolivariana se diferencia en que la oligarquía, nacional o transnacional, y los políticos opositores teledirigidos por los gringos, reducirán al mínimo la movilización de la clase media y su famosa “sociedad civil”, y utilizarán los medios de difusión para servirse del pueblo contra el pueblo, como lo han hecho siempre a lo largo de su historia.

rotheeduardo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3123 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor