Fascismo corporativo (camino al nuevo orden mundial)

Control de los medios de comunicación por las mafias del capitalismo financiero comandadas por las elites del poder internacional.

Monopolio de las telecomunicaciones y las industrias de la informática. Subordinación total del poder político al poder financiero

Eliminación paulatina de todas las medidas de protección social. Destrucción de la privacidad y las libertades públicas.

Instalación, incluso por la fuerza, de las políticas económicas neoliberales y su sistema de privatizaciones y apropiación por despojo.

Siembra del "caos controlado" y consecuente destrucción de los estados nación ricos en recursos naturales.

Despliegue hegemónico ilimitado del pensamiento totalitario del corporativismo fascista, promoviendo el racismo y la constante e impune violación de los derechos humanos y de las libertades individuales y colectivas.

Destrucción de todos los valores de igualdad y solidaridad entre las personas. Criminalización de la protesta y de los movimientos sociales y sindicales.

Infiltración y/o creación de redes mafiosas paramilitares y del hampa común por los servicios secretos eurocéntricos. Instrumentalización del terrorismo internacional y de estado como método de dominación y conquista.

Intimidación y ataques en contra de periodistas, comunicadores, activistas, luchadores sociales y populares, intelectuales y artistas de "izquierda". Llegando incluso, cada vez más frecuentemente, al secuestro y el asesinato.

Desconocimiento descarado del derecho y de la diplomacia internacional. Violación impune de todo tipo de tratados internacionales. Uso indiscriminado de sanciones ilegales unilaterales.

Destrucción constante, progresiva y estructurada del conocimiento, la inteligencia, el pensamiento crítico, las tradiciones y las culturas locales ancestrales.

Miseria, hambre, despojo, destrucción acelerada del medio ambiente. Privatización del agua y del espacio. Imposición de gobiernos fascistas (por las buenas y por las malas) Racismo, intolerancia. El odio, el caos y las guerras como modus vivendi generalizado. Todo para beneficiar a unas elites enfermas y corruptas. Los nuevos señores feudales.

Bienvenidos al 2020. La nueva edad oscura…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 996 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor


Notas relacionadas