Mil preguntas y mil respuestas acerca del diferendo Cuba-Estados Unidos

Memorabilia contra cipayos (1952-1959) V



¿Qué conexión existió entre el golpe de estado del 10 de marzo de 1952 y los grupos financieros newyorkinos?
-El King Ranch de Texas, que operaba en Cuba con el nombre de Compañía Ganadera Becerra, estaba bajo el control de grupos financieros newyorkinos, principalmente de la firma Sullivan & Cronwell, que poseían fuertes intereses azucareros en Cuba. En el libro “Los Años Cincuenta” que recoge una selección de artículos de Oscar Pino Santos, el autor señala, como resultado de rigurosa investigación, que estos grupos financieros, a través de la influencia que disfrutaban sobre los hermanos John y Allen Dulles, en el Departamento de Estado y la CIA, respectivamente, “desempeñaron un papel determinante en el golpe de estado de Batista el 10 de marzo de 1952. No solo la política azucarera del dictador respondía por cierto al programa trazado por aquellos miembros de los más altos círculos financieros norteamericanos --sobre todo la gente de Sullivan & Cronwell- sino que entre los primeros decretos del tirano hubo uno otorgando toda suerte de facilidades y exenciones fiscales a… la Compañía Ganadera Becerra”.


¿Era el golpe de estado militar de Fulgencio Batista la excepción o la regla en América Latina?
-Cuando ocurre el golpe de estado del 10 de marzo de 1952, ya en El Salvador, Nicaragua, Haití, República Dominicana, Venezuela, Perú, Paraguay y Argentina, los gobiernos civiles habían sido sustituídos por dictaduras militares y en Panamá, desde los años cuarenta hasta su asesinato en 1955, el comandante José Antonio Remón ponía y quitaba presidentes y era el hombre fuerte de Washington que ejecutaba en ese país los lineamientos de la Doctrina Truman. Cuba fue el 10o. país del Continente en caer bajo la bota cuartelaria, pero no fue el último: en 1953 se instaló en Colombia la dictadura de Rojas Pinilla; en 1954, una invasión organizada por la CIA derrocó al presidente Jacobo Arbenz en Guatemala e instaló en el poder a Castillo Armas; en 1963, en Honduras, se produce el golpe de estado de López Arellano, y en Ecuador, es derrocado el gobierno izquierdista de Arosemena; en 1964, en Bolivia, Barrientos y Ovando frustraron las transformaciones sociales de Paz Estenssoro, y en Brasil, Joao Gulart es depuesto por Castelo Branco; en Chile, en 1973, Pinochet asume el poder con el apoyo de la CIA; en 1976, en Uruguay, el último presidente civil fue derrocado. Podríamos prolongar la lista todavía más.
Con esta abrumadora evidencia, plantear que el golpe de estado del 10 de marzo en Cuba tuvo por causas solamente la corrupción y la debilidad del gobierno de Carlos Prío es quedarse en las ramas sin ver que la raíz era la promoción imperialista de gobiernos militares que impidiesen, mediante la represión más brutal, el ascenso de las fuerzas progresistas en América Latina.
“¿Por qué en Estados Unidos no hay golpes de estado?”, preguntaba un humorista de aquella época, y él mismo se respondía: “Porque en Estados Unidos no hay embajada norteamericana”.


¿Cuál fue la primera entrevista concedida por Batista el 10 de marzo?
-El 10 de marzo de 1952, a las 7:00 a.m., Batista, inaugurando con un acto servil su regreso al poder, se reunió sin pérdida de tiempo con el coronel Fred G. Hook, jefe de la Misión de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en Cuba, para asegurarle que su gobierno respetaría todos los acuerdos bilaterales y multilaterales.


¿Qué se conoce como Corolario Kennan de la Doctrina Monroe?
-La promoción de gobiernos fuertes, de derecha, principalmente dictaduras militares, en América Latina. El corolario está contenido en un documento titulado “América Latina como un problema en la política exterior de los Estados Unidos”, redactado por George F. Kennan, cuando era director de Planificación del Departamento de Estado en 1950. Según el historiador norteamericano Gaddis Smith (“The last years of the Monroe Doctrine”), se utilizó con Truman y después con Eisenhower (con éste, sobre todo, mediante la CIA).


¿Continuaron los desalojos campesinos durante el régimen de Fulgencio Batista?
-Sí. En la zona norte de Holguín, fueron expulsadas más de 300 familias campesinas de las tierras que cultivaban y estas tierras fueron entregadas al latifundio ganadero texano King Ranch. Además, ante la posibilidad de utilizar la Ciénaga de Zapata para la siembra de arroz, el terrateniente Escagedo reclamó la propiedad de esas tierras pantanosas, y otras 126 familias que se dedicaban a la fabricación de carbón, fueron lanzadas al camino real.

¿Apoyó Estados Unidos militarmente al régimen de Fulgencio Batista?
-El apoyo militar se manifestó desde los primeros tiempos, con el suministro al régimen de 26 aviones de caza y de bombardeo y de 25 tanques de guerra de tamaño medio.
La Misión Militar, Naval y Aérea de los Estados Unidos se hipertrofió y pasó a ocupar un papel rector en la modernización de los equipos bélicos, en la organización, y en la formación de oficiales de las fuerzas armadas cubanas. Muchos cuadros militares fueron a entrenarse en escuelas militares de Estados Unidos y en la tenebrosa “Escuela de las Américas” en Panamá.
Para reforzar su aparato represivo, Batista adquirió 10 tanques pesados Sherman, 150 motocicletas y 80 perseguidoras.
El apoyo militar de Estados Unidos duró casi hasta el final de los siete años de la dictadura. Durante todo ese tiempo, los arsenales de Estados Unidos se mantuvieron con las puertas abiertas para Batista y puede decirse que, en base al Tratado de Ayuda Mutua, obtuvo sin dificultades todos los equipos y suministros que solicitó.


¿En qué consistió la llamada “conspiración del bombardeo”?
-Fue una patraña urdida por el Jefe de la Policía, Rafael Salas Cañizares, en coordinación con los servicios secretos norteamericanos, para expulsar de Cuba a los exiliados de otros países del Caribe.
En agosto de 1952, Salas Cañizares denunció una supuesta conspiración aurelianista que preparaba un asalto al Campo de Aviación de Columbia. Varios aviones serían robados y trasladados a México donde se aprovisionarían de explosivos y regresarían a Cuba para bombardear la Ciudad Militar, la Fortaleza de la Cabaña y el Palacio Presidencial. Se involucró en la conspiración y se expulsó del país a los exiliados venezolanos Rómulo Betancourt, Carlos Andrés Pérez, Pascual Lozano y Valmore Rodríguez. Se detuvo igualmente a los portoriqueños Rafael Cancel y Reinaldo Trilla, y a los dominicanos Justino del Orbe, José Ramos, Aquiles Ramírez y Pablo Martínez, entre otros.


¿Por qué el Pacto de Montreal tuvo lugar en Canadá y no en Estados Unidos?
-En los primeros días de junio de 1953, representantes del Partido Revolucionario Cubano Auténtico (PRC-A) y del Partido del Pueblo Cubano (PPC) Ortodoxo, se reunieron durante tres días en Montreal para coordinar sus acciones contra el régimen de Batista, y los acuerdos alcanzados recibieron el nombre de Pacto de Montreal. Las conversaciones tuvieron lugar en Canadá y no en Estados Unidos, como se intentó originalmente, porque la embajada norteamericana en La Habana no otorgó visas a varios de los miembros de la comitiva, entre ellos a José Pardo Llada, por ser considerados “antinorteamericanos”. Sin embargo, debido a la publicidad lograda con el Pacto, se les permitió posteriormente la entrada en los Estados Unidos.


¿Por qué fue designado Arthur Gardner embajador en Cuba?
-Arthur Gardner fue designado como embajador de Estados Unidos en Cuba debido a sus importantes contribuciones monetarias a la campaña presidencial del Partido Republicano en 1952.
El Presidente de Estados Unidos tiene la potestad de nombrar un cierto número (hasta un 30%) de embajadores llamados “políticos”, es decir, que no son diplomáticos de carrera, y estos cargos se otorgan generalmente como retribución a importantes contribuyentes de las campañas electorales. Como los embajadores “políticos” no tienen experiencia diplomática, son enviados generalmente a lugares donde se supone no tendrán dificultades o, dicho en otras palabras, a lugares donde es total el dominio de Estados Unidos. Este era el caso en Cuba, con Batista, en 1953.
Cuando Estados Unidos designa un nuevo embajador, es importante conocer sus antecedentes, porque éstos pueden revelar importantes indicios de los designios imperiales. Por ejemplo, en Cuba, en los años tranquilos de la posguerra, fueron designados Henry Norwel (1945-1948) y Robert Butler (1948-1951), embajadores “políticos”; sin embargo, poco antes del golpe de estado de Batista, fue designado Willard Beaulac, diplomático de carrera, con amplísima experiencia en diferentes países de América Latina y que había formado parte del staff de la Embajada norteamericana en La Habana desde 1937 hasta 1941. En 1953, con Batista consolidado en el poder, Beaulac fue sustituído por Arthur Gardner (1953-1957) y éste por Earl T. Smith (1957-1959), ambos embajadores “políticos”. En enero de 1959, con la revolución triunfante, Smith fue sustituído por Philip W. Bonsal (1959-1960), diplomático de carrera, por supuesto, quien conocía bien el país por haber trabajado en él con la “American Telephone and Telegraphy Company” antes de ingresar en el Departamento de Estado en 1938; al presentar credenciales ante el Gobierno Revolucionario, acumulaba ya 21 años de experiencia como diplomático.


¿Para qué visitó Cuba el coronel M. F. Sullivan, en 1953?
-El coronel M. F. Sullivan, Jefe de Misiones Militares en la Región del Caribe, visitó Cuba para asistir a la ceremonia de auto-ascenso de Fulgencio Batista al grado de mayor general.

¿Y por qué se auto-ascendió Fulgencio Batista al grado de mayor general?
-Para estar a la par del mayor general Lester J. Whitlock, Jefe del Ejército de los Estados Unidos en la Región del Caribe, en cuyo honor tendría lugar pocos días después una revista militar en el Campamento de Columbia.


¿Cómo se produjo el arresto en Miami del ex Presidente Carlos Prío?
-El 4 de diciembre de 1953, el Dr. Carlos Prío Socarrás, ex presidente constitucional de Cuba, derrocado mediante un golpe de estado por el general Fulgencio Batista, fue detenido en Miami por las autoridades norteamericanas y conducido con las manos esposadas por las calles de la ciudad hasta la cárcel municipal, ubicada en la calle Flagler.
Acusado de violar la Ley Sullivan por “asociación ilícita para exportar armas y municiones”, al Dr. Prío lo fotografiaron, le tomaron las huellas digitales y lo ficharon como a un vulgar delincuente.
Las autoridades norteamericanas se olvidaron de que Prío, no mucho tiempo antes, había sido huésped de honor de la Casa Blanca y que el 8 de marzo de 1952, sólo dos días antes del artero golpe de estado del 10 de marzo, había concertado con el gobierno de Estados Unidos un Convenio de Ayuda Mutua para “defender” las instituciones constitucionales, la democracia, la libertad y los derechos humanos.
Con independencia de la opinión que se tenga sobre la actuación en la vida pública de Carlos Prío, la forma humillante en que se produjo su detención y la prepotencia y arrogancia de sus captores, constituyeron, por la condición de ex presidente del detenido, una ofensa a la República de Cuba.
El verdadero objetivo del escandaloso procedimiento fue el de apoyar, una vez más, al “hombre fuerte” en Cuba.


¿Qué se conoce como “Doctrina de la negativa plausible”?
-De acuerdo a esta doctrina, los crímenes de la CIA debían efectuarse de tal modo que siempre el presidente de los Estados Unidos pudiese negar su participación en ellos. Esta doctrina, que aparece por primera vez en el Documento Directiva 5412/1 del Consejo de Seguridad Nacional, de marzo de 1954, especifica que todas las actividades encubiertas debían ser “planificadas y ejecutadas de tal modo que cualquier responsabilidad que el Gobierno de los Estados Unidos pudiera tener por ellas no sea evidente para las personas no autorizadas y que, si son descubiertas, permitan que el Gobierno de Estados Unidos pueda alegar (plausiblemente) no tener responsabilidad en ellas”.


¿En marzo de 1954, cuando ocurre la rebelión independentista en Puerto Rico, se alzó alguna voz en Cuba para condenar la matanza de patriotas?
-Sí, pero no de las esferas oficiales ni de los políticos tradicionales sino de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) para condenar la sangrienta represión ordenada por Washington.


¿Qué apoyo brindó Estados Unidos a Batista ante las amenazas de levantamientos armados y de invasión como resultado del Pacto de Montreal?
-En mayo de 1954 tuvo lugar, en la Fortaleza de la Cabaña, una exhibición de los nuevos equipos bélicos entregados a Batista, los cuales incluían tanques, cañones de tiro rápido, morteros, bazookas, ametralladoras, etc. Con la misión de organizar el entrenamiento del Ejército cubano en el manejo de las nuevas armas, viajó a Cuba el coronel Frank E. Favreau, de Fort Gullick (Panamá) con sus ayudantes. A la exhibición asistieron el general Batista, el embajador Gardner, el Cuerpo Diplomático acreditado en Cuba, y representantes de la prensa local y extranjera. Con la entrega de las armas y la extensa publicidad del acto se envió un claro mensaje a la oposición que advertía del amplio y sólido respaldo de Washington al régimen del 10 de marzo.


¿Cuánto recibió de regalo la Cuba Cane Sugar Corporation?
-Por concepto de reclamaciones sin base legal, tramitadas a través del bufete habanero de Mario Lazo, la Cuba Cane recibió del Ministerio de Hacienda la cantidad de $798 415. Otros cien mil dólares aproximadamente, fueron entregados por igual concepto a diversas entidades comerciales norteamericanas.


¿Cuándo y por qué recibió La Habana el título de “Prostíbulo de América”?
-Con la dictadura de Batista proliferaron los casinos de juego y los prostíbulos manejados por la mafia norteamericana, principalmente por Meyer Lanski, Santos Trafficante, Anthony Accardo (“Tony”), y Marshall Caifano, en contubernio con el coronel Roberto Fernández Miranda, cuñado del presidente. A la remodelación del Hotel Nacional y la construcción del Habana Hilton, con sus lujosos casinos, se sumó la construcción de los hoteles Riviera y Capri en La Habana y el Internacional de Varadero, los primeros de una extensa cadena de hoteles, todos con salones de juego, que la mafia proyectaba construir y que hubiera convertido el litoral norte de La Habana y Matanzas en un “Las Vegas” multiplicado.
Por toda la capital y luego por toda la Isla, se multiplicaron las posadas, los bares atendidos por mujeres y los casinos de juego de menor categoría o garitos. El Reloj Club, en la Avenida de Rancho Boyeros, era el lugar preferido de los adictos a la cocaina, pero ésta y otras drogas eran de fácil adquisición en cualquier “night club” de la ciudad. Más de veinte mil prostitutas estaban registradas oficialmente en la ciudad de La Habana, por lo que seguramente su número era varias veces mayor. La Habana llegó a ser la capital del sexo y del vicio y recibió el vergonzoso título de “Prostíbulo de América”.

¿Cómo funcionaban las “clínicas de abortos”?
-Se acondicionaron clínicas (controladas por la mafia) para dedicarlas en forma especializada a la interrupción del embarazo y se creó una modalidad de turismo con este fin. En el “tour” más solicitado, las mujeres norteamericanas llegaban a La Habana en vuelos especiales el viernes por la tarde, eran esperadas en el aeropuerto y hospedadas en los nuevos hoteles Flamingo, Vedado y St. John; el sábado por la mañana eran transportadas a las clínicas donde se les realizaba el legrado, descansaban luego el resto del sábado y la mañana del siguiente día, y el domingo por la tarde eran llevadas al aeropuerto para su regreso a los Estados Unidos.Todo por $1 500. Como el aborto estaba prohibido en el país vecino, la “clientela” alcanzó cifras espectaculares porque, además, el negocio incluía la discresión más absoluta. Hank Messick, en su biografía de Meyer Lansky, afirmó: “La Habana se convirtió en la capital del aborto del Hemisferio Occidental”.


¿Qué escribió acerca de su visita a La Habana el historiador norteamericano Arthur Meier Schlessinger, Jr.?
-Schlessinger, en “One Thousand Days”, escribió:
“Estaba encantado con La Habana y espantado por la forma en que esa encantadora ciudad había sido envilecida convirtiéndola en un gran casino y burdel para que los hombres de negocios norteamericanos vinieran desde Miami a pasar un gran fin de semana. Mis compatriotas salían por las calles en busca de niñas cubanas de catorce años y arrojando monedas para que los hombres peleasen por ellas. Sería asombroso que –con esta evidencia- algún cubano pudiera sentir por Estados Unidos algo diferente al odio.”


¿Qué publicó el “New York Daily News” acerca de los casinos de juego en La Habana?
-En su libro “Crónica de un fracaso imperial”, Carlos Alzugaray comenta:
“Uno de los negocios norteamericanos más lucrativos estimulados por la dictadura de Batista, después de 1952, fue el de los casinos de juego. En una serie de reportajes publicados en el ‘New York Daily News’, a partir del 8 de enero de 1958, titulados ‘Mobster Money – Cuban Boom’ (‘Dinero pandillero – bonanza cubana’) se informaba del proyecto conjunto entre la mafia de los Estados Unidos y los personeros de la tiranía, encargados de transformar el malecón habanero en la mayor y más lujosa cadena de casinos de juego del mundo, desplazando incluso a Las Vegas. Según esos artículos, el propio Meyer Lansky, jefe de la mafia en el Sur de los Estados Unidos, se entrevistó con el presidente Batista y entre ambos acordaron los detalles, que incluían el otorgamiento de licencias gratuitas para abrir casinos a todo aquel inversionista que construyera un hotel de más de 1 000 000 de dólares, dinero que se vería respaldado por 1 000 000 financiado por colaboradores del Gobierno.”

¿Qué proyecto recibió el nombre de Canal Vía-Cuba?
-El 14 de agosto de 1954, un Decreto-Ley firmado por Fulgencio Batista dio luz verde a un proyecto para la construcción de un canal, llamadoVía-Cuba, el cual atravesaría la Isla desde la Bahía de Cárdenas, en el norte, hasta la Bahía de Cochinos, en el sur.
El Canal, acerca del cual la revista Time del 13 de septiembre de ese año se preguntaba si era “una grandiosa inutilidad’, fue tal vez el proyecto mejor elaborado con el fin de arrebatar a Cuba su soberanía.
El Canal Vía-Cuba sería el primero del mundo en profundidad (15 m de calado) y el segundo en extensión (102 km) solo superado por el Canal de Suez, y contaría con espaciosos puertos interiores. La concesión de la obra fue otorgada a una empresa titulada “Compañía del Canal del Atlántico al Mar Caribe, S.A.” que invertiría en él 400 millones de dólares. La Compañía tendría derecho a expropiar todo el territorio que estimase necesario para la construcción del canal y a desalojar a todos los campesinos de la zona. Entre otros privilegios, la Compañía estaría exenta del pago de todos los impuestos y solo tendría que abonar al Estado como royalty el 1% de sus entradas. En el Canal se establecería un régimen laboral que no permitiría conflictos obrero-patronales y todos los empleados cubanos pertenecerían a la Reserva Naval. El Canal tendría sus propias zonas francas, aduanas, correos y telégrafos y un sistema bancario propio.
De acuerdo con el Artículo 31 del Decreto-Ley, la Compañía tendría “derecho a operar durante todo el término de la Concesión [¡99 años!] industrias, comercios y actividades agrícolas constituidas y desarrolladas en el área del Canal.”
El primer objetivo sería de orden estratégico. La zona se convertiría en una gigantesca base militar, naval y aérea. Un comentario del Miami Herald señaló que la zona del Canal podría transformarse rápidamente en una eficiente “base de aprovisionamiento y refugio de acorazados y buques de guerra”. Cuba se convertiría así en blanco preferente de cualquier potencia en conflicto con los Estados Unidos.


¿Por qué la construcción del Canal Vía-Cuba, equivalía a una renuncia de la soberanía?
-El Canal partía en dos a la Isla y no solo físicamente. En el número extraordinario de la revista Carteles de diciembre de 1954, Oscar Pino Santos escribió lo siguiente:
“Dados los términos en que se da la concesión, es de suponer que el Canal y los márgenes aledaños pertenecientes al mismo quedan bajo el dominio absoluto de la empresa operadora. Y aún cuando el decreto no lo expresara así, hay la experiencia de lo que significa parte de nuestro territorio en manos de una compañía norteamericana en funciones de producción estratégica (Lengua de Pájaro). Los 640 metros de la zona del Canal que atravesaría la Isla, entonces, dejarían en la práctica de ser territorio cubano, para convertirse en zona de excepción bajo el control de una empresa o gobierno extranjero. Y esto, no es tampoco especular con posibilidades remotas, sino con hechos que pueden convertirse en reales, como lo indica la historia reciente y actual de nuestro país, y la de otros países hermanos de Latinoamérica.
Los autores del proyecto, pues, antes de proseguir adelante, deberían responder cabalmente a preguntas como éstas, que se hace alarmada la opinión pública del país.
¿Justifican los beneficios que se derivarían del Canal la renuncia gratuita de la soberanía nacional sobre una parte importante de nuestro territorio? ¿Es que hay alguna razón capaz de justificar la renuncia a una parte de la soberanía nacional? ¿Se ha pensado que el pueblo cubano es incapaz de aceptar sin protestar como algo vergonzosamente lesivo a su dignidad, esa entrega gratuita, injustificada, espontánea, de una parte de su suelo al dominio extranjero? ¿Pero, y es que acaso la dignidad nacional no ha sido ya ofendida con la simple enunciación del proyecto?”.

¿Por qué fracasó el proyecto del Canal Vía-Cuba?
-Por la repulsa unánime de todo el pueblo. En la movilización contra el proyecto tuvo un destacado protagonismo la Federación Estudiantil Universitaria (FEU). El proyecto fue olvidado poco después ante el ascenso de la marea revolucionaria que terminaría barriendo definitivamente con los gobiernos entreguistas y rescataría para siempre nuestra dignidad y nuestra soberanía.


¿Por qué se detuvo el auge de la producción arrocera en Cuba?
-Porque así convenía a los productores de arroz norteamericanos.
La producción de arroz de Estados Unidos en 1954-1955 alcanzó a 58,9 millones de quintales, superando todas las cifras anteriores, mientras que los productores asiáticos se iban recuperando de los daños causados por la Segunda Guerra Mundial y por los conflictos posteriores y reducían en la misma medida su dependencia del arroz norteamericano. El resultado fue una crisis de superproducción arrocera en Estados Unidos.
Por otra parte, en Cuba, el desarrollo de la producción arrocera permitió reducir las importaciones de Estados Unidos de 5.1 millones de quintales en 1951-1952, a 4.9 millones en 1952-1953, a 4.5 millones en 1953-1954 y a 3.3 millones en 1954-1955.
Cuba no podía seguir disminuyendo sus importaciones de arroz porque Estados Unidos tenía el privilegio de introducir en Cuba anualmente 3.25 millones de quintales, pagando muy bajos aranceles. Pero Estados Unidos no se conformaba con esta cuota y exigía que Cuba aumentase sus compras de arroz a Estados Unidos. Para ello ejerció fuertes presiones sobre el gobierno de Batista y amenazó con realizar nuevos recortes en la cuota de azúcar de Cuba en el mercado norteamericano.


¿Cedió el gobierno de Batista al chantaje de Estados Unidos?
-¡Completamente!. Cediendo a las exigencias de Washington, Batista comenzó a tomar medidas con el fin de desalentar a los productores cubanos de arroz.
En los primeros meses de 1954, el gobierno cubano autorizó la importación innecesaria de 600 mil quintales de arroz norteamericano por encima de la cuota establecida, lo cual se tradujo en una brusca caída del precio del arroz cubano, con efectos desastrosos para los productores de la Isla.
Los productores cubanos, además, habían realizado fuertes inversiones en equipos para cosechar el arroz, utilizando préstamos del BANFAIC. Con la caída de los precios, los cosecheros pidieron una rebaja en los altos intereses que pagaban pero el BANFAIC se negó, determinando de este modo la ruina de numerosos cosecheros.
Por ultimo, comenzando el año 1955, el BANFAIC puso en vigor una severa política de restricción de préstamos que anuló por completo el papel que este organismo supuestamente debía desempeñar en el desarrollo de la producción arrocera.


¿Qué organismo creó Batista que fue una burla para los cosecheros cubanos de arroz?
-Para calmar las protestas de los cosecheros, Batista creó, en los primeros meses de 1955, la Administración de Estabilización del Arroz (AEA), organismo que, teóricamente, saldría al mercado cubano a comprar arroz para estabilizar los precios, pero no pudo cumplir esta función porque el gobierno no le asignó fondos para ello.


¿Fue el desarrollo arrocero el único desarrollo agrícola frustrado por Estados Unidos?
-No. A través de toda la historia de la república mediatizada, los tratados comerciales de “reciprocidad” con Estados Unidos consagraron el desarrollo hipertrófico de la agro-industria azucarera –con inversiones dominantes norteamericanas-, el latifundio, la exclusión de otros países del comercio con Cuba, y el disfrute por Estados Unidos de un monopolio casi total para la venta de todo tipo de productos industriales y agrícolas a la Isla, todo lo cual servía de impedimento para la diversificación agrícola.
Además, la dependencia del azúcar como producto casi único de exportación situaba a Cuba en posición muy vulnerable. Cualquier intento de desarrollo agrícola (o industrial) afectaba las ventas a Cuba de productores norteamericanos y no tardaba Washington en recurrir a las amenazas de efectuar mayores recortes –que de todos modos hacía- de la cuota azucarera en el mercado norteamericano si el gobierno de Cuba no se plegaba ante sus exigencias.


¿Fue acertada la política azucarera del gobierno de Fulgencio Batista?
-No. La política azucarera del gobierno de Fulgencio Batista tuvo como pilar fundamental el Convenio Azucarero Internacional firmado en Londres en agosto de 1953. Como resultado de este Convenio, Cuba redujo en dos millones de toneladas su zafra azucarera en 1953; 250 000 toneladas en 1954, y realizó nuevas restricciones en los años sucesivos, mientras incrementaban sus producciones de azúcar otros países firmantes del Convenio y, sobre todo, los no comprometidos por su firma.
Por otra parte, la cuota de exportación al mercado mundial asignada a Cuba fue de 2 250 000 toneladas, en lugar de las 2 600 000 a que tenía derecho por ser éste el promedio de las exportaciones cubanas durante los cinco años anteriores al Convenio. En diciembre de 1953 fue recortada de nuevo la cuota dejándola en 1 912 000 toneladas, y en mayo de 1954 fue otra vez injustamente reducida a 1 800 000, y en septiembre, aunque parezca increible, los delegados de Cuba en el Consejo del Convenio renunciaron “voluntariamente” a otras 116 000 toneladas.
Al igual que el Plan Chadbourne de la década del treinta, el Convenio de Londres fue funesto para Cuba en muchos sentidos y demostró que la agro-industria azucarera nacional era manejada no desde La Habana sino desde los centros financieros de New York y Londres.

¿Quiénes se befeficiaron con las restricciones impuestas a Cuba en su cuota azucarera del mercado mundial?
-Uno de ellos fue Rafael Leónidas Trujillo. La cuota a que tenía derecho Santo Domingo era de 447 661 toneladas, ya que ése era el promedio de sus exportaciones en los cinco años anteriores al Convenio; sin embargo, obtuvo una cuota básica de exportación de 600 000 toneladas.


¿Por qué fueron detenidos José Antonio Echeverría y varios de sus compañeros en enero de 1955?
-Costa Rica, donde gobernaba en aquel tiempo José Figueres, fue invadida desde Nicaragua en enero de 1955 con apoyo de la CIA. Numerosos jóvenes cubanos se dispusieron a partir hacia el país hermano a combatir al tirano Anastasio Somoza. El embajador Gardner exigió a Batista que impidiese la salida hacia ese país de voluntarios cubanos.
La FEU acordó enviar a un grupo de combatientes con el objetivo de apoyar al pueblo costaricense, recibir entrenamiento militar y, una vez rechazada la invasión, solicitar ayuda en armas para la lucha contra Batista. Pepín Naranjo fue uno de los primeros en integrarse a las fuerzas costaricenses. Más tarde lo hicieron Fructuoso Rodríguez y Juan Pedro Carbó Serviá. Finalmente, el presidente de la FEU, José Antonio Echeverría, logró salir de Cuba e incorporarse al frente de Guanacaste. Fracasada la agresión somocista, José Antonio se entrevistó con el presidente Figueres pero solo consiguió vagas promesas de ayuda futura.
Al regreso de Costa Rica, José Antonio y varios de sus compañeros fueron detenidos en el aeropuerto por agentes del Buró de Investigaciones.


¿Qué objetivo tenía la visita del Vicepresidente Richard Nixon a La Habana en 1955?
-En febrero de 1955, el entonces Vicepresidente de Estados Unidos, Richard Nixon, visitó Cuba en compañía del Encargado de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado, Henry Holland. La visita, ampliamente publicitada, tenía la intención de mostrar claramente el respaldo de Washington a la dictadura de Batista, que ya confrontaba serias dificultades con el creciente movimiento insurreccional.


¿Qué sucedió con la carta a Richard Nixon de un grupo de auténticos exiliados?
-La carta, redactada por Aracelio Azcuy y firmada por un grupo de auténticos exiliados en Miami, después de recordar a Nixon los crímenes cometidos por Batista, lo exortaba a tomar medidas contra la dictadura. El Departamento de Estado acusó hipócritamente a los autores de la misiva de incitar al gobierno de Estados Unidos a violar el principio de no intervención, mientras que la opinión pública cubana reaccionaba airadamente contra la carta por su contenido plattista. La reacción fue tan fuerte que Guillermo Alonso Pujol y Pedro Martínez Fraga denunciaron como apócrifas sus rúbricas en el documento.


¿Por qué fue designado el general Martín Díaz Tamayo en la jefatura del BRAC?
-Para complacer a John Foster Dulles.
El Buró de Represión de Actividades Comunistas (BRAC), creado por Fulgencio Batista en colaboración con los servicios de inteligencia de los Estados Unidos, inició sus labores en el año 1955 bajo la jefatura del general Martín Díaz Tamayo, que ostentaba la Legión de Honor concedida por la Casa Blanca. El Secretario de Estado, Dulles, en una carta que entregó a Batista el Director Ejecutivo de la CIA, Lyman B. Kirkpatrick, había solicitado la designación de Díaz Tamayo como jefe del BRAC.


¿Tenía el máximo líder estudiantil, José Antonio Echeverría, una posición antimperialista?
-Sin lugar a dudas, lo cual no era incompatible con sus creencias religiosas. Tomemos como ejemplo uno de los párrafos del discurso pronunciado por José Antonio, el 10 de marzo de 1956, en el acto en la Escalinata Universitaria titulado “Contra las Dictaduras de América”:
“…Y al mismo tiempo rompe abruptamente el expansionismo norteamericano. Se roban las tierras del norte mexicano; se interviene en Cuba mediante la Enmienda Platt; se secuestra la independencia del pueblo portoriqueño; se interviene en Nicaragua y cae asesinado Sandino; se interviene en Santo Domingo y como estela terrible le deja ese azote de la humanidad que se llama Rafael Leónidas Trujillo; se alientan las fuerzas regresivas guatemaltecas y brota el peor de los volcanes de ese pueblo: Castillo Armas.
Y a la política de intervención sucede la creación de la zona de influencia fielmente defendida por los nuevos gendarmes defensores de las empresas extranjeras que explotan y destruyen las riquezas nacionales.”


¿Qué ocurrió con la cuota azucarera de Cuba en el mercado de Estados Unidos durante el régimen de Batista?
-Debido a que la economía de Cuba tenía una estructura dependiente de la producción de azúcar para satisfacer los intereses norteamericanos y por el papel histórico desempeñado por nuestro país como abastecedor del mercado estadounidense, sobre todo durante las dos guerras mundiales, se convino que Cuba debía tener una participación del 50% en el suministro de azúcar a Estados Unidos, como la había tenido hasta la década del treinta. Sin embargo, esta promesa no fue cumplida y lo único que pudo obtenerse es que la Ley Azucarera de 1948 reconociese el derecho de Cuba a recuperar su cuota del 50% pero en forma paulatina, esto es, con la asignación a la Isla del 98,6% de los incrementos anuales del consumo de azúcar en Estados Unidos.
En 1952, una modificación de la Ley Azucarera no solo rebajó 246 000 toneladas de la cuota de Cuba sino que redujo a 96% su participación en los aumentos de consumo. Pero el gran golpe vendría en 1956, en pleno batistato, cuando una nueva Ley Azucarera, aprobada el 12 de mayo, redujo a solo un 29,59% la participación de Cuba en los aumentos. Esta agresión a la economía cubana pudo llevarse a cabo por la existencia en el país de una dirigencia sindical tramitada y de un gobierno dictatorial complaciente a los dictados de Washington.

¿Qué reunión tuvo lugar en Panamá en julio de 1956?
-En julio de 1956, con el auspicio de la Organización de Estados Americanos (OEA), tuvo lugar en Panamá la primera de dos cumbres presidenciales anteriores a la de Miami.
En esta cumbre de Panamá estuvieron representadas 19 naciones latinoamericanas y los Estados Unidos. En ese momento, más de la mitad de los países de América Latina estaban gobernados por sangrientas dictaduras militares, lo cual no fue óbice para que el presidente Dwight D. Eisenhower se reuniese con Fulgencio Batista, Marcos Pérez Jiménez, Alfredo Stroessner, Carlos Castillo Armas y otros de la misma especie para profanar la conmemoración del Aniversario 130 del Congreso Anfictiónico convocado por el Libertador en esa ciudad.


¿Cuál es la fe que proponía cambiar el presidente Eisenhower?
-En su discurso del 22 de julio, Eisenhower expresó: “Nuestra Organización nunca puede ser estática. Estamos aquí para conmemorar un concepto dinámico iniciado en la Primera Conferencia Interamericana de 1826 convocada por Simón Bolívar. Rendimos aquí tributo a la fe de nuestros padres, que se tradujo en nuevas instituciones y nuevas obras. Pero no podemos seguir a perpetuidad solamente en el momentum de su fe. Nosotros, también, tenemos que tener nuestra fe y procurar que se traduzca en obras.” En otras palabras, la
“dinámica” propuesta por Eisenhower permitiría abandonar “la fe” de los próceres latinoamericanos para adoptar una nueva fe creada por Estados Unidos.
Y la “nueva fe” aportada por Estados Unidos a la Conferencia fue el reforzamiento del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca de 1949; de la Declaración de Solidaridad para la Preservación de la Integridad Política de los Estados Americanos contra la Intervención Comunista Internacional, de 1954; de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del proyecto de Banco Interamericano de Desarrollo (BID); o sea, de instrumentos de dominio imperial, con el aplauso de Fulgencio Batista y de otros gorilas uniformados.


¿Qué destino propició Batista para Isla de Pinos?
-El viejo sueño de los explotadores del juego prohibido de apoderarse para sus fines de Isla de Pinos, comenzó a realizarse con la dictadura de Fulgencio Batista. Por solo dos millones de dólares, Batista vendió a Arthur Vining Davis la famosa playa de arenas negras, el aeropuerto y doscientos mil acres de terreno en la costa sur de la isla.
Arthur Vining Davis fue un magnate del monopolio de la fabricación de aluminio en los Estados Unidos; en 1948, aunque siguió dirigiendo la Aluminium Company of America (ALCOA), se retiró a la Florida iniciando una compra frenética de terrenos y de empresas de diverso tipo en la península. Era dueño de una parte sustancial del Condado Dade y de la isla Eleuthera de las Bahamas, donde construyó un centro de recreación. Compró en $22.5 millones el Club y Hotel de Boca Ratón. Dirigía sus negocios en forma autocrática. Cuando, en cierta ocasión, un periodista le preguntó para qué compraba tantas propiedades, respondió: “Para hacer dinero. ¿Para qué otra cosa puede ser?” (“Making money. What else?”).
El Hotel Colony, en la costa sur de Isla de Pinos, con pista privada de aterrizaje y muelles adonde podían llegar directamente los yates de los visitantes del casino, inició la red de hoteles que convertirían a Isla de Pinos en una especie de Montecarlo o Las Vegas. Pero este nefando destino para la Isla del Tesoro fue frustrado por la revolución triunfante del primero de enero de 1959.


¿Continuó apoyando el gobierno de Estados Unidos la sangrienta represión de la dictadura de Batista?
-Totalmente. El 3 de agosto de 1956, el Jefe de la Misión Militar de los Estados Unidos en Cuba, coronel Harold Isaacson, hizo entrega a Batista, en Columbia, de modernos equipos de guerra cedidos por el Pentágono, que incluían cañones de 57 mm, morteros, ametralladoras, bazookas, fusiles, granadas de mano, equipos de comunicación, plantas eléctricas portátiles y noventa camiones blindados. En su discurso, dijo Isaacson: “Estoy seguro de que este equipo afianzará aún más los ideales de democracia que existen entre Cuba y los Estado Unidos” (¿A qué democracia se refería el Jefe de la Misión Militar de Estados Unidos?).
El 29 de septiembre, el agregado naval de la Misión, coronel F.W. Zigler, hizo entrega a Batista, en Casablanca (Distrito Naval del Norte) de las primeras cuatro rápidas patrulleras marítimas de un total de treinta que se le entregarían.
El 15 de noviembre, el embajador Gardner entregó al Ejército cuatro aviones de propulsion a chorro T-33 y se tomó una foto, ampliamente divulgada por la prensa, abrazado a Tabernilla.
La luna de miel con la dictadura de Batista continuaba. Las mutuas condecoraciones y felicitaciones, la continua presencia de flotillas de guerra en los puertos cubanos, el intercamabio de visitas de altos oficiales, las entregas de material de guerra, los entrenamientos de oficiales cubanos en centros militares de Estados Unidos y en la Escuela de las Américas, etc., no le dejaban duda alguna a Fulgencio Batista de que era apoyado irrestrictamente por el gobierno de Estados Unidos.



¿Por qué la entrega de armas a Batista por Estados Unidos era no solo inmoral sino ilegal?
-Porque, en 1951, el Congreso de Estados Unidos, después de largos debates, aprobó un programa de ayuda militar a los países de América Latina siempre que se utilizara únicamente para la “defensa hemisférica”. Los acuerdos bilaterales de “Ayuda Mutua” prohibían que las unidades militares armadas mediante este programa fuesen utilizadas en conflictos civiles sin el consentimiento de Estados Unidos.
No obstante, Estados Unidos violó sistemáticamente estos acuerdos. Cuando la opinión pública norteamericana tomó conciencia de que su gobierno no podía entregar armas al odioso régimen cubano para que las utilizara contra el pueblo, fue entonces que, en marzo de 1958, se decretó el embargo, en el séptimo y último año de la dictadura, cuando ya Batista había recibido y utilizado para reprimir a la oposición enormes cantidades de armas, pero el gobierno de Estados Unidos continuó suministrándolas clandestinamente desde la Base Naval de Guantánamo. Además, con posterioridad, el gobierno de Batista adquirió tanques “Comet” en Inglaterra, fusiles en Italia, tanquetas israelíes con Somoza, en Nicaragua, carabinas “San Cristóbal” con Trujillo, en República Dominicana, amén de otros equipos militares “de contrabando” en Estados Unidos.
En realidad, la suspensión de las entregas de armas afectó a Batista solo en el aspecto psicológico, porque sus seguidores la percibieron como una señal de que Washington comenzaba a tomar distancia de la dictadura.


¿Qué República era aquella? ¿Qué independencia era aquella, que un simple gesto ceñudo del “Coloso del Norte” ponía a temblar a sus generales?
-El general Roberto Fernández Miranda, cuñado de Batista, que estuvo al mando de la Fortaleza de La Cabaña, en su libro “Mis relaciones con el General Batista” expresó, refiriéndose a los acontecimientos que tenían lugar en 1958:
“…Por otra parte, sería inútil negar que, por aquellos días existiera descontento en las Fuerzas Armadas. Las razones eran múltiples: una de ellas lo prolongado de la lucha en Oriente. La guerra parecía no tener fin. También, el embargo de armas a Cuba por parte de los Estados Unidos fue un golpe fortísimo, que hizo pensar a muchos militares, (como era verdad), que el Coloso del Norte se había propuesto eliminar a Batista, tal y como había hecho con Machado”.
Y más adelante:
“Muchas de las cosas que acabo de contar, como por ejemplo el ‘quasi ultimátum’ del Embajador de los Estados Unidos al presidente, no las supe en aquel momento. El General Batista era un hombre extremadamente reservado, pero me doy cuenta de que hacía bien, porque de saberse que el Departamento de Estado le había vuelto las espaldas, el pánico habría sido de espanto.”


¿Qué declaró el embajador Gardner en relación con los revolucionarios asesinados en la Embajada de Haití?
-Al ser interrogado, el 9 de noviembre de 1956, por periodistas en Miami, acerca de los sucesos de la Embajada de Haití, Gardner contestó que “no atribuía caracteres políticos a los hechos sino gangsteriles, como los de la mafia de Chicago, New York y otras ciudades de Estados Unidos”. Gardner no solo expresaba una opinión injerencista sino que se permitía calumniar a los revolucionarios asesinados.

¿Cómo terminó el diferendo Batista-Trujillo?
-Como el conflicto entre Batista y Trujillo no convenía a sus intereses, el Departamento de Estado decidió ponerle fin. Al comienzo de 1957, el Ministro de Gobernación, Santiago Rey Pernas, fue invitado a Washington, donde se entrevistó con el Subsecretario de Estado, Robert Murphy y con el Encargado de Asuntos Interamericanos, Marry Rubottom, y luego se reunió con el Vicepresidente Nixon y el Secretario de Estado, Dulles, en compañía del embajador Gardner. Por otra parte, el Ministro de Agricultura, Fidel Barreto, viajó a Santo Domingo, invitado por Trujillo, para asistir a una feria ganadera. Poco después, varios ganaderos dominicanos asistieron a la Feria Ganadera de Rancho Boyeros, encabezados por el Secretario de Estado dominicano, Porfirio Herrera Báez,
Con la orden de Washington de terminar el conflicto, el plan trujillista de invadir a Cuba con seguidores de Carlos Prío y mercenarios dominicanos, se fue a bolina.


¿Por qué el régimen de Batista pudo publicar en la prensa los nombres de los cubanos que habían estado entrenándose en Santo Domingo?
-Porque las listas de pasajeros en los vuelos Ciudad Trujillo – Miami eran entregadas por el FBI al cónsul cubano en Miami.


¿Qué otra medida tomó Estados Unidos para liquidar la oposición a Batista?
-El Subsecretario de Justicia, William Tompkins, con el auxilio de un Gran Jurado en Miami, inició investigaciones sobre las posibles conexiones de los exiliados en el sur de la Florida y la insurrección en Cuba.


¿Cuál fue el primer acto de gobierno realizado por Batista, al día siguiente del ataque al Palacio Presidencial?
-Firmar un decreto aumentando las tarifas telefónicas. En agradecimiento, Edmond H. Lesvey, presidente de la International Telephone and Telegraph, publicó una carta de agradecimiento al dictador, a página entera, en los principales periódicos cubanos.



¿Por qué nombró Batista al teniente coronel José Figarola Infante como interventor de la Compañía Eléctrica?
-Para evitar que esta compañía norteamericana tuviese que enfrentar problemas con los obreros, ya que en el XXIV Congreso Nacional de la CTC, que tuvo lugar el 12 de abril de 1957, Mujal logró la destitución de varios dirigentes de la Federación Eléctrica que se le oponían y se esperaba una reacción de los trabajadores. El gobierno de Batista estaba muy comprometido con la Compañía Eléctrica debido a los préstamos que le había conferido, entre ellos uno por $12 000 000 a través de la Financiera Nacional. Además, le sirvió de fiador ante el Banco de Exportación e Importación de Washington para un préstamo de $24 000 000 concedido a través de la America & Foreign Power Company.


¿Qué sucedía en el Palacio Presidencial mientas asesinaban en Cabonico a los expedicionarios del Corynthia?
-Mientras Calixto Sánchez y otros 15 expedicionarios eran asesinados por órdenes de Fermín Cowley, jefe del Regimiento de Holguín, en Palacio se ofrecía una recepción al Vicealmirante Edmund Woolridge, Director del Colegio Nacional de Guerra de Washington, y a un grupo de militares norteamericanos, acompañados por el embajador Gardner y funcionarios del Departamento de Estado, quienes brindaron por la salud de Fulgencio Batista.


¿Por qué el Embajador de Estados Unidos en Cuba, Arthur Gardner, recibió como regalo un teléfono de oro macizo?
-Arthur Gardner, Embajador de Estados Unidos en Cuba desde mayo de 1953 hasta junio de 1957, gran amigo de Batista, utilizó toda su influencia con el fin de favorecer a las compañías norteamericanas con intereses en Cuba. En 1957, la International Telephone and Telegraph Company le obsequió, agradecida, un teléfono de oro macizo ya que, por sus gestiones, la compañía logró la aprobación de un 20% de aumento en las tarifas telefónicas de sus servicios en Cuba.


¿Por qué fue sustituído Arthur Gardner como embajador de Estados Unidos en Cuba?
-Se debió –según algunos- a la indignación que produjo el regalo del teléfono de oro y a los desatinos diplomáticos de Gardner; o al deseo de Estados Unidos –según otros- de tomar distancia del gobierno de Batista, cada día más represivo y brutal. Para Philip W. Bonsal, en su libro “Cuba, Castro and the United States”, el cambio de embajadores fue “un obvio primer paso para disminuir la identificación de los Estados Unidos con la administración de Batista”. En realidad se debió, como señala Alzugaray en “Crónica de un fracaso imperial”, a la reelección de Eisenhower como presidente, por “la costumbre de que, en caso de ser reelegido un Primer Mandatario para un segundo mandato, todos los llamados ‘embajadores políticos’ presenten su renuncia para darle libertad al Presidente de nombrar nuevos jefes de misiones diplomáticas entre los mayores contribuyentes a su campaña electoral”.


¿Qué otro cargo, además de Embajador, tenía Arthur Gardner?
-Gardner era Vicepresidente de la Bundy Tubing Company, que obtuvo sustanciales ganancias suministrando tuberías y otros materiales para la construcción de alcantarillados en el plan de obras públicas del régimen de Batista.


¿En qué momento el Departamento de Estado tomó la decisión de deshacerse de Batista?
-Si hemos de creer a Robert C. Hill, ex Secretario Auxiliar de Estado, Encargado de las Relaciones con el Congreso y ex Embajador de los Estados Unidos en México, Costa Rica y El Salvador, esta decisión se tomó en la primavera de 1957, es decir, poco después del asalto al Palacio Presidencial.
El 12 de junio de 1961, ante un subcomité del Senado de los Estados Unidos, Hill relató una conversación que sostuvo en su oficina con Earl T. Smith:
“Le dije: ‘Earl, lamento que vayas a Cuba. Tal vez te interese saber que a Cheap Bohlen lo iban a mandar allá.’ Esto lo sorprendió. ‘¿Quieres decir que al embajador Bohlen lo iban a cambiar de Moscú a La Habana?’ Respondí: ‘Eso era lo que se pensaba hace algunos meses. Luego, el Presidente y el secretario Dulles decidieron enviarlo a Manila. Te envían a Cuba para presidir la caída de Batista. Se ha tomado la decision de que Batista tiene que desaparecer. Necesitas andar con mucho cuidado’.”
Sin embargo, la propia designación de Earl T. Smith, un embajador “politico”, demuestra que Estados Unidos no contemplaba todavía un cambio sustancial en sus relaciones con el gobierno cubano.

¿Quién era el nuevo embajador Earl T. Smith?
-Smith fue nombrado embajador de Estados Unidos en Cuba en junio de 1957, en sustitución de Arthur Gardner. Era un embajador “político”, o sea, no era un diplomático de carrera, y su nombramiento fue un premio por sus grandes contribuciones al Partido Republicano en la campaña presidencial de 1952. Pertenecía al mundo financiero de Wall Street y no hablaba español ni entendía la situación política y socioeconómica de Cuba. Recién llegado a la Isla criticó al régimen de Batista por reprimir brutalmente una manifestación de mujeres en Santiago de Cuba, pero luego se dedicó, al igual que Gardner, a desarrollar una amistosa relación con el dictador.
Por su elevada estatura y su mente hueca, los cubanos lo bautizaron con el apodo de “Cañabrava”. En su autobiografía: “The Fourth Floor” (“El Cuarto Piso”), Smith culpa a la División de América Central y El Caribe del Departamento de Estado por los errores de la política hacia Cuba.


¿Qué empresa norteamericana suministró a Batista los modernos equipos de micro-ondas?
-El sistema de micro-ondas, con un costo de $8 000 000, que permitió enlazar todas las instalaciones de las fuerzas armadas y sus vehículos y unidades en operaciones, fue suministrado por la RCA, propietaria de la NBC. A la ceremonia de inauguración asistió el Vicepresidente de la RCA, Robert L. Warner. Simultáneamente, se realizó una gran revista militar en honor del general Thomas L. Harrold, Jefe de las tropas norteamericanas en la Zona del Caribe.


¿Qué armamento utilizó Batista para reprimir la sublevación en la ciudad de Cienfuegos?
-Bombarderos B-26, tanques y carros blindados norteamericanos suministrados a Batista al amparo del Acuerdo de Asistencia Mutua para la Defensa de 1952. La utilización de estos armamentos violaba acuerdos hemisféricos que prohibían específicamente su uso para mantener el orden interno y reveló, en forma muy conspicua, que estos armamentos servían no para enfrentar una amenaza extracontinental sino para reprimir al movimiento revolucionario. Situaciones similares se producían en otros países de América Latina con la complacencia de Estados Unidos.


¿Condenó el gobierno de Estados Unidos los bombardeos aéreos en la Sierra Maestra y en Cienfuegos?
-No; por el contrario, el Pentágono otorgó la Legión del Mérito al coronel Carlos “Wincy” Tabernilla, responsable de ellos.


¿Qué declaró el general Lemuel C. Sheperd cuando mayor era la represión y los asesinatos del régimen de Batista?
-En una fiesta en Tropicana que le ofreció Batista, el general Sheperd, Jefe de la Infantería de Marina, declaró: “¡Batista es un gran militar y un gran Presidente!”, espaldarazo al dictador que, por supuesto, fue divulgado ampliamente por todos los medios de información.


¿Qué señalaba Fidel Castro, con respecto a la intervención extranjera, en su carta-repulsa al documento firmado en Miami por varios partidos y organizaciones políticas?
-El documento, firmado en Miami a fines de octubre de 1957, suprimía algunas declaraciones expresas del Manifiesto de la Sierra Maestra, entre ellas la que se oponía a la intervención extranjera. El 14 de diciembre, Fidel Castro denuncia el Pacto y la Junta de Miami y señala en uno de los párrafos de su carta-repulsa lo siguiente:
“Suprimir, en el documento de unidad la declaración expresa de que se rechaza todo tipo de intervención extranjera en los asuntos internos de Cuba es una evidente tibieza patriótica y una cobardía que se denuncia por sí sola.
Declarar que somos contrarios a la intervención no es sólo pedir que no se haga favor de la revolución porque ello iría en menoscabo de nuestra soberanía e, incluso, en menoscabo de un principio que afecta a todos los pueblos de América; es pedir también que no se intervenga en favor de la dictadura enviándole aviones, bombas, tanques y armas modernas con los cuales se sostiene en el poder, y que nadie como nosotros y –sobre todo- la población campesina de la Sierra ha sufrido en sus propias carnes. En fin, porque lograr que no se intervenga es ya derrocar a la tiranía. ¿Es qué vamos a ser tan cobardes que no vayamos a demandar siquiera la no-intervención a favor de Batista? ¿O tan insinceros que la estamos solicitando bajo cuerda para que nos saquen las castañas del fuego? ¿O tan mediocres que no nos atrevemos a pronunciar una palabra a ese respecto? ¿Cómo, entonces, titularnos revolucionarios y suscribir un documento de unidad con ínfulas de acontecimiento histórico?”


¿Qué respondió John Foster Dulles al ser interpelado en la Cámara de Representantes, en relación con los vínculos del gobierno de Estados Unidos con las dictaduras de América Latina?
-El Secretario de Estado, John Foster Dulles, al ser interpelado, en diciembre de 1957,
por el representante Winfield Denton, preocupado éste por la separación que se producía entre los Estados Unidos y los pueblos del Continente debido al apoyo a las dictaduras militares, respondió:
“Usted dice que el propósito del Departamento de Estado es hacer amigos. Déjeme decir esto: ni por un minuto pienso que el propósito del Departamento de Estado sea hacer amigos. El propósito de éste es cuidar los intereses de Estados Unidos. Que hagamos amigos o no, no me importa. No me importa en muchos casos si ellos son nuestros amigos o no. Hacemos lo que hacemos porque ello servirá a los intereses de los Estados Unidos.”


¿Eran perseguidos los exiliados cubanos en Estados Unidos?
-¡Sistemáticamente! ¡Dentro y fuera del territorio de Estados Unidos!.
En un telegrama desclasificado, enviado por el embajador Smith al Secretario de Estado el 20 de octubre de 1958, se lee lo siguiente:
“El Gobierno de Cuba posee información de que armas compradas por Prío en Europa están siendo almacenadas en 700 North Drive, Miami, Florida, para su embarque hacia Cuba en el barco ‘Oriente’ perteneciente a la compañía Isla de Pinos, que tiene oficinas en la dirección mencionada. El Gobierno de Cuba solicita a las autoridades de Estados Unidos que tomen medidas para impedir el embarque.”
En 1958 las confiscaciones de armas y pertrechos de guerra con destino a la Sierra Maestra se multiplicaron. Prueba de que no era solo por cumplir con la Ley de Neutralidad es el incidente ocurrido con el barco Orión, de bandera nicaragüense. Poco antes de la huelga de abril, unidades de Guardacostas de Estados Unidos detuvieron en aguas internacionales al barco de ese nombre, que había salido de Matamoros (México) con 35 expedicionarios cubanos, con destino a la Sierra Maestra. Al negarse a obedecer órdenes, el Orión fue embestido en tres ocasiones y posteriormente abordado.
Ante la caída inevitable de Batista, el gobierno de Estados Unidos maniobraba para frustrar la revolución y trasladar el poder a una junta cívico-militar favorable a sus intereses.


¿Qué declaró el senador por Louisiana, Allen J. Ellender, en su visita a Cuba invitado por el embajador Smith?
-Ellender, abogado de la segregación racial en Estados Unidos, respondió a preguntas de la prensa extranjera acerca de la insurgencia en Cuba:
“La titulada revolución es solo el intento torpe de un grupo exiguo de bandidos comunistas”.

¿Por qué el gobierno de Estados Unidos suspendió el suministro de armas a Batista en marzo de 1958?
-Por la presión congresional, de la opinión pública, de los gobiernos de Venezuela, Costa Rica y Argentina y, principalmente, porque ya estaba claro que el régimen de Batista carecía de futuro y, por tanto, había llegado la hora de ensayar los métodos tradicionales para evitar el triunfo de los movimientos revolucionarios, entre ellos el muy socorrido de la creación de una Junta Militar o Cívico-Militar. En un telegrama desclasificado, con fecha 14 de marzo de 1958, dirigido al Secretario de Estado, el embajador Smith, con un despiste completo, señala que, si Batista es depuesto, Fidel Castro no sería un factor dominante en la escena política:
“La Embajada considera que el presente apoyo a Castro por los grupos revolucionarios tiene por base más la jefatura que ostenta que su liderazgo personal. Las reservas contra él y la renuencia a seguirle ciegamente se observa incluso en el Movimiento 26 de Julio. Parece, además, que es mirado con antipatía por las fuerzas armadas. La Embajada considera por tanto que Castro es importante pero probablemente no un factor dominante en la escena política si Batista es depuesto.”


¿Cumplía realmente Estados Unidos con el embargo de armas a Batista?
-No. El Movimiento 26 de Julio en Washington obtuvo fotocopias de una orden de entrega en la Base Naval de Guantánamo, a la aviación de Batista, de 300 misiles de cinco pulgadas de diámetro. Miembros del 26 de Julio infiltrados en la Base fotografiaron la entrega. En una entrevista radial realizada por el periodista Jules Dubois desde Venezuela, Fidel Castro denunció el doble rasero del gobierno de Eisenhower. Las fotos y documentos probatorios fueron ampliamente divulgados por la prensa internacional.


¿Ofreció Estados Unidos ayuda militar al Movimiento 26 de Julio?
-El libro “Un insurreccional en dos épocas” de Reinaldo Suárez, recoge el testimonio del doctor Luis Buch Rodríguez, quien actuó como Coordinador General del Movimiento 26 de Julio en el exilio y responsable de Relaciones Públicas:
“En una de nuestras entrevistas, Patterson [William (Bill) Patterson, consejero político de la Embajada de los Estados Unidos en Caracas] ofreció, en nombre de su Gobierno, facilitarnos la cantidad de mil fusiles M-1 con su correspondiente parque, lo que sería entregado al Ejército Rebelde utilizando la base naval de Guantánamo. Me negué rotundamente a aceptar el ofrecimiento. Le recordé nuestra diáfana posición en la entrevista que sostuve con Lyman Kirkpatrick [coronel del ejército, inspector general de la CIA y miembro del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos], en la que Patterson había estado presente, y en la cual yo había manifestado que lo único que queríamos de los Estados Unidos era la más absoluta neutralidad.”


¿Con qué objetivo ofreció Estados Unidos ayuda militar al 26 de Julio?
-El doctor Luis Buch explica en el libro citado:
“…Ellos vislumbraban con seguridad el ya cercano derrocamiento de la dictadura, y bajo el gesto de oferta de ayuda, enmascaraban el propósito de ganar méritos para provechos futuros. Esperaban crear una situación de agradecimiento por parte de las fuerzas revolucionarias que les permitiera en el futuro ejercer algún grado de influencia en el curso de los acontecimientos nacionales.”


¿Qué opinión tenía el embajador Smith de los dirigentes obreros y sociales que seguían a Batista?
-En su libro “El Cuarto Piso”, Smith, refiriéndose a la situación existente en marzo de 1958, señala:
“De los dirigentes obreros a los dirigentes sociales, todos estaban dispuestos a abandonar el barco ahora que sentían llegar el inminente desastre.”


¿Por qué tuvo tan amplia repercusión en Cuba la escala en Caracas, en mayo de 1958, del Vicepresidente de Estados Unidos, Richard Nixon?
-Alzugaray lo explica en su libro “Crónica de un fracaso imperial”:
“Por un lado, apenas unos meses antes había sido derrocado el dictador Marcos Pérez Jiménez, cuyos estrechos vínculos militares con los Estados Unidos eran bien conocidos y repudiados por el pueblo venezolano, que descargó su ira sobre el dignatario norteamericano y la comitiva que lo acompañaba. En Cuba se perfilaba una situación similar: el pueblo luchaba contra una dictadura castrense semejante a la venezolana, apoyada también por Washington, que contaba con la presencia significativa de misiones de los servicios armados de los Estados Unidos y con un armamento entregado fundamentalmente a través del Programa de Asistencia Militar (MAP). Por otro lado, durante un momento crítico de su estancia en la capital de Venezuela, cuando las manifestaciones populares tomaron un carácter tal, que se temió por la integridad física de Nixon y sus acompañantes, el presidente Eisenhower ordenó que se crearan las condiciones para una operación militar de rescate, motivo por el cual se movilizaron en la Base Naval de Guantánamo 1 000 infantes de marina, quienes tenían la misión, si fuera necesario, de extraer al Vicepresidente y a su comitiva del vecino país y llevarlo al territorio ocupado ilegalmente en Cuba. Ello recordó a todos los cubanos la permanencia de una instalación militar foránea no deseada e impuesta por el vecino poderoso y arrogante, utilizada con objetivos no previstos en el Acuerdo de Asistencia Mutua para la Defensa y que afectaban a terceros países amigos de Cuba, sin siquiera consultar al Gobierno de la Isla.”


¿Qué actitud asumieron los batistianos ante el repudio a Nixon en América Latina?
-Mientras se preparaba en el territorio cubano usurpado por Estados Unidos una acción militar con el nombre de “Operation Poor Richard” (“Operación Pobre Ricardo”) contra el país hermano de Venezuela, los seguidores de Batista –nos dice Thomas G. Paterson en su libro “Contesting Castro”: “aprovecharon la ocasión de lo sucedido a Nixon para recordar a los dirigentes estadounidenses que el comunismo amenazaba a la América Latina, incluyendo a Cuba. Ellos amonestaron a Washington por no haber sido con los insurrectos todo lo duro que era necesario ser. Sin embargo, como un gesto hacia Estados Unidos, la censura de Batista prohibió a los periódicos publicar informaciones acerca de los problemas de Nixon en Lima, Perú, donde los estudiantes universitarios le tiraron piedras.”


¿Se justifica la detención de ciudadanos norteamericanos que tuvo lugar en el II Frente Oriental Frank País?
-La detención de estos ciudadanos de Estados Unidos, en cumplimiento de la Orden Militar 30, de 22 de junio de 1958, dispuesta por el Comandante Raúl Castro, se realizó cuando comenzaba la gran ofensiva final del ejército batistiano con el apoyo probado de Washington. Fueron retenidos técnicos de la Moa Bay Mining, de la Nicaro Nickel, de la United Fruit Company, administradores de ingenios e infantes de marina provenientes de la Base Naval de Guantánamo. Por razones de seguridad, el apoyo del gobierno de Estados Unidos a Batista justificaba plenamente la neutralización de estos ciudadanos de un país que se manifestaba con hostilidad frente a la Revolución Cubana. Pero, sobre todo, se estaban efectuando bombardeos y ametrallamientos aéreos intensos e indiscriminados no solo contra la Sierra Maestra sino, con mayor frecuencia, contra el territorio del Segundo Frente, bajo la jefatura de Raúl. Estas acciones tenían por blanco las viviendas campesinas, provocando la muerte de decenas de civiles inocentes. Para llevar a cabo esta política genocida, el gobierno de Batista utilizaba aviones de fabricación norteamericana, con tripulaciones formadas por instructores norteamericanos, que se aprovisionaban de bombas, municiones y combustible en la base naval de Guantánamo. Los detenidos servirían de testigos de los crímenes de la aviación contra la población campesina y constituían un factor de disuasión para detener los bombardeos y ametrallamientos. La medida tomada por Raúl logró detener los bombardeos, puso en evidencia los métodos genocidas de Batista, obligó a Estados Unidos a negociar directamente con el Ejército Rebelde y demostró la ayuda de Estados Unidos a la dictadura. Los detenidos fueron puestos en libertad paulatinamente y en el mes de julio de 1958, cuando ya la ofensiva sobre el Segundo Frente había perdido fuerza, fueron puestos en libertad los últimos detenidos.


¿Qué trato recibieron los norteamericanos prisioneros en el Segundo Frente Oriental?
-Thomas G. Paterson, en “Contesting Castro”, lo describe mediante un párrafo muy elocuente:
“…el Cuatro de Julio en las montañas, los cautivos disfrutaron de una comida con lechón asado mientras los rebeldes disparaban sus fusiles para similar el ruido de triquitraques. Después de la fiesta por el Día de la Independencia, jugaron pelota. El juego tuvo que ser suspendido en la séptima entrada por la llegada de la aviación de Batista, aunque los resultados hasta ese momento no dejaban dudas acerca de cual de los dos bandos ganaría: Rebeldes, 10; Huéspedes invitados, 4.”


¿Quiénes abogaron por la intervención militar de Estados Unidos en Cuba para liberar a los cautivos?
-El embajador Smith, los halcones del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, los representantes de la oligarquía financiera yanqui en Cuba, Batista, y los cipayos del patio.


¿En qué consistió el incidente de Yateras?
-Batista, desesperado por el avance revolucionario, y en contubernio con la embajada norteamericana para montar una provocación, ordenó retirar la custodia militar que protegía el acueducto de Yateras, del cual se abastecía de agua potable la Base Naval de Guantánamo. Seguidamente, por instrucciones del Departamento de Estado, una fuerza de infantes de marina penetró en territorio cubano y se hizo cargo de la custodia del acueducto. La Dirección Revolucionaria denunció de inmediato el hecho como una instigación de Batista, el embajador Smith y la Misión Militar norteamericana.
La maniobra despertó profunda indignación en Cuba y en todo el resto de América Latina y también en Estados Unidos donde una parte considerable de la prensa protestó por lo que consideraba una resurrección de la política del Big Stick, y en el Congreso se iniciaron gestiones encaminadas a interpelar a la Casa Blanca. Estados Unidos pretendió entonces que Yateras fuese declarada zona neutral pero el Comandante en Jefe Fidel Castro rechazó indignado esta propuesta, reafirmó que Yateras era parte del territorio nacional y calificó la presencia norteamericana de ilegal y transgresora de la soberanía nacional. Ante la repulsa unánime del pueblo de Cuba, y de la opinión pública nacional e internacional, el Departamento de Estado dio marcha atrás en sus propósitos y, el 31 de julio, los marines se retiraron
¿Qué turbio negocio tuvo lugar con las mieles finales durante el gobierno de Batista?
-Por ley, los productores tenían que entregar las mieles finales al Instituto Cubano de Estabilización del Azúcar (ICEA), manejado por funcionarios oficiales. El ICEA contrató con las firmas Publicker y Kaplan, que poseían el control monopólico de las terminales cubanas de embarque, el almacenaje en los Estados Unidos de cien millones de galones de mieles. Cuando el precio en el mercado subió vendieron las mieles y, posteriormente, cuando el precio bajó de nuevo, las repusieron con otras compradas al precio más bajo.
Se calcula en aproximadamente $30 000 000 el dinero embolsado con este fraude por Batista y sus amigos.


¿En qué consistió el incidente de la refinería Texaco?
-A fines de octubre, dos ciudadanos norteamericanos y siete cubanos, empleados todos de la refinería Texaco de Santiago de Cuba, tropezaron con una emboscada de rebeldes del Tercer Frente, bajo las órdenes del Comandante Juan Almeida, y fueron retenidos el tiempo imprescindible para que no pusieran en peligro la operación que realizaban en la carretera que conduce a dicha refinería. Esto fue aprovechado por el vocero del Departamento de Estado, Lincoln White para, en forma arrogante, calificar el incidente de secuestro y lanzar una amenaza pública al anunciar que “los Estados Unidos se están cansando de que sus ciudadanos sean secuestrados por los rebeldes cubanos”.


¿En qué consistió el incidente de la Nicaro?
-Fue un nuevo intento de provocación de Batista y el embajador Smith para forzar el desembarco de marines en Cuba. El coronel Ugalde Carrillo abandonó con sus tropas la zona de Nicaro, la cual fue ocupada de inmediato por la columna 19 de Belarmino Castilla (Aníbal). Desde Antilla, lugar al que se había retirado, el ejército de Batista comenzó a preparar una expedición por mar para desalojar a los rebeldes y se negó a permitir la evacuación de los ciudadanos norteamericanos que se hallaban en Nicaro. La propaganda batistiana se encargó de difundir en Estados Unidos el infundio de que los rebeldes habían tomado como rehenes y maltrataban a los funcionarios de las plantas norteamericanas de procesar níckel existentes allí. Aunque el embuste era notorio, Estados Unidos envió al portaviones Roosevelt y al transporte de guerra Kleinsmith con el pretexto de evacuar a sus ciudadanos. Para eludir la provocación, los rebeldes se retiraron.


¿Cómo respondió Fidel Castro a la prepotencia y a las amenazas de Estados Unidos?
-En una carta-denuncia, ampliamente difundida, Fidel Castro respondió, en forma digna y viril, a las amenazas estodounidenses. En sus dos últimos párrafos la carta-denuncia expresaba:
“Si el Departamento de Estado norteamericano continúa dejándose arrastrar por las intrigas de Mr. Smith y Batista, e incurre en el error injustificable de llevar a su país a un acto de agresión contra nuestra soberanía, tenga la seguridad que la sabremos defender dignamente.
Hay deberes con la patria que no se pueden dejar de cumplir, cueste lo que cueste. A un país grande y poderoso, como los Estados Unidos, no lo honran las palabras y amenazas que entrañan las últimas declaraciones de usted. Las amenazas tienen virtualidad entre las gentes cobardes y sumisas, pero no la tendrán jamás entre los hombres que estén dispuestos a morir en defensa de su pueblo.”


¿Al terminar la farsa electoral del 3 de noviembre de 1958, cuál fue la primera acción del presidente supuestamente electo, Andrés Rivero Agüero?
-No podía ser otra que visitar servilmente al procónsul de turno, Earl T. Smith, para solicitar el apoyo y la bendición de Estados Unidos para su futuro gobierno.


¿Con qué acto bochornoso culminó su carrera militar Francisco Tabernilla?
-Tabernilla, el autor de la consigna “Candela al jarro hasta que suelte el fondo”, acompañado de su hijo “Silito” y de Alberto del Río Chaviano, visitó el 26 de diciembre de 1958 al embajador Smith para confesarle –traicionando a su jefe- que no estaba dispuesto a luchar más y que el gobierno estaba derrotado, y para solicitar la aprobación y el apoyo de la embajada norteamericana para la formación de una Junta Militar.


¿Cuándo y por quién se enteró el embajador Smith del propósito de la CIA y del Departamento de Estado de inducir a Batista a salir del país?
-De acuerdo al relato de Smith, el Día de Acción de Gracias de 1958, en el Country Club de La Habana, se le acercó el doctor Mario Lazo (del bufete “Lazo y Cubas”) y le comunicó “la decisión que habían tomado la CIA y el Departamento de Estado de enviar un emisario a Cuba para sugerir al Presidente Batista que saliera del país y para hablar con él sobre la posibilidad de establecer una junta militar”.
“Es muy significativo –apunta Smith- que el embajador de Estados Unidos tuviera que recibir tan importante información de un caballero cubano”.
“Más tarde me enteré –continúa en su relato Smith- de que la información de Lazo era correcta y el Departamento de Estado y la CIA habían llegado en noviembre a la conclusión de que Batista tendría que irse de Cuba. En ese momento se aconsejó que fuera otra persona, y no el embajador norteamericano, quien se pusiera en contacto con el Presidente Batista. El plan consistía en llamarme a Washington para una consulta y retenerme allí hasta que hubieran hablado con Batista”.
En efecto, el 4 de diciembre el embajador Smith fue llamado a Washington para una consulta, y el 9 de diciembre, cumpliendo intstrucciones de la CIA, William Pawley se entrevistó con el general Batista.


¿Qué misión encomendaron el Departamento de Estado y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a William Pawley (Bill)?
-Con el fracaso de la farsa electoral de noviembre de 1958 y el avance incontenible de la insurrección, varios importantes funcionarios del Departamento de Estado y de la CIA llegaron a la conclusión de que era necesario ya deshacerse de Fulgencio Batista. Entre ellos: William A. Wieland, Director de América Central y El Caribe en el Departamento de Estado; Roy R. Rubottom, Subsecretario de Estado para América Latina; y John L. Topping, alto funcionario de la CIA.
Por instrucciones de la CIA, William Pawley se entrevistó con Batista el 9 de diciembre y le comunicó que debía renunciar y entregar el poder a una Junta Cívico-Militar compuesta por Barquín, Díaz Tamayo, Pepín Bosch y otros. A cambio, Batista podría residir en Daytona Beach bajo la protección del gobierno de Estados Unidos. Como Pawley, por la Doctrina de la negativa plausible, no podía afirmar que hablaba a nombre del presidente Eisenhower, Batista aprovechó esta circunstancia para negarse y asegurar que permanecería en el poder hasta el 24 de febrero, fecha en que debía tomar posesión Andrés Rivero Agüero.


¿Quién era William Pawley?
-Un aventurero millonario, ultra-reaccionario y macartista con una larga historia de fechorías.
Pawley alcanzó notoriedad durante la Segunda Guerra Mundial como fundador de los Tigres Voladores, que desarrollaron intensos ataques aéreos secretos contra Japón (Estados Unidos no había entrado en la guerra todavía). En 1945, Truman designó a Pawley como embajador de Estados Unidos en Perú, donde más que a la diplomacia se dedicó al contrabando. En 1948 fue nombrado embajador en Brasil donde actuó como informante del FBI sobre la actuación de otros diplomáticos norteamericanos, como Spruille Braden, en aquel tiempo embajador en Argentina.
Pawley era íntimo amigo de Trujillo y tenía inversiones en República Dominicana. También era íntimo amigo de Fulgencio Batista. En 1948 estableció en Cuba la empresa de Autobuses Modernos.
En febrero de 1951, Pawley se convirtió en asesor de Dean Acheson y luego de Robert A. Lovett, en el Departamento de Estado, pero, por su extremismo de ultraderecha, le fue negado el acceso a los documentos secretos sobre América Latina.
Era un miembro activo del Partido Republicano y gran amigo del Presidente Eisenhower. Era también muy amigo del Director de la CIA, Allan W. Dulles y tomó parte en la llamada “Executive Action”, un plan para eliminar a los líderes extranjeros indeseables para Estados Unidos. Participó también en la “Operation Success”, el complot de la CIA para derrocar al gobierno de Jacobo Arbenz en Guatemala, en 1954, y luego pasó a trabajar estrechamente con Fulgencio Batista.
Después del primero de enero de 1959, Pawley presionó al presidente Eisenhower para que proporcionase ayuda militar y financiera a los contrarevolucionarios exiliados en Estados Unidos y le brindó un apoyo sustancial a Manuel Artime.
Se ha señalado la participación de Pawley en el asesinato de John F. Kennedy. En 1963 formó parte de la fracasada “Operation Tilt” de la CIA, infiltrándose en Cuba con un pequeño grupo para tratar de lograr la deserción de dos oficiales soviéticos.
En enero de 1977, Pawley se suicidó de un disparo en la cabeza, pero algunos analistas consideran que su muerte tuvo que ver con las investigaciones que se realizaban en relación con el asesinato de Kennedy.


¿Por qué resistió Batista las presiones de Washington para que abandonase el poder?
-La explicación la ofrece Enrique Cirules en “El Imperio de La Habana”. Batista resistió las presiones de Washington por órdenes expresas de las familias mafiosas establecidas en Cuba. La mafia necesitaba a Batista en el poder a fin de evitar la entrada en Cuba de las poderosas familias de la mafia de New York con las que estaban en guerra desde 1956, y evitar así la dispersión de sus lucrativos negocios en La Habana.
Las familias mafiosas que controlaban La Habana no eran elementos marginales sino que poseían estrechos vínculos con grupos financieros importantes, politicos estadounidenses y funcionarios de inteligencia.


¿Por qué visitó Carlos Márquez Sterling al embajador Smith el 12 de diciembre de 1958?
-Carlos Márquez Sterling, discípulo aventajado de Orestes Ferrara y candidato a la presidencia de la República en la farsa electoral montada por Batista, visitó al embajador Smith, en compañía de su primo el doctor Mario Lazo (del bufete “Lazo y Cubas”), porque era tradición plattista, seguida por muchos políticos de la época, el visitar al procónsul de Estados Unidos para lograr su favor o su permiso y poner piedras en el camino de los políticos rivales.
En su libro “El Cuarto Piso”, Smith relata algunos aspectos de la entrevista, entre ellos, el criterio de los visitantes a favor de que Batista renovase la suspensión de las garantías constitucionales (que tanta sangre costaría a los cubanos) y de una intervención de Estados Unidos en la crisis cubana:
“Discutimos las posibilidades de que yo obtuviera de los Estados Unidos la aprobación para que sigiriera a Batista que abandonara el país, y que éste, antes de irse, estableciera un gobierno provisional que sería apoyado por los Estados Unidos.” […] “El doctor Mario Lazo y el doctor Márquez Sterling convinieron en que era necesario que el gobierno cubano renovara la suspension de garantías constitucionales a fin de mantenerse en el poder en vista de las actividades revolucionarias. En su opinión, el gobierno podría sobrevivir a esas actividades y, con esfuerzos concentrados, derrotar a Castro.”


¿Quién era el doctor Mario Lazo?
-Mario Lazo, primo de Carlos Márquez Sterling, nació y se crió en los Estados Unidos, recibiéndose de abogado en la Universidad de Cornell. Posteriormente marchó a Cuba y se graduó de nuevo en Leyes en la Universidad de La Habana. Fundó con el doctor Jorge E. de Cubas el famoso bufete de “Lazo y Cubas”, al servicio de los empresarios y del gobierno norteamericano, y de la sacarocracia cubana.
Después del triunfo revolucionario, de acuerdo a su propia confesión en el libro “Daga en el corazón”, enviaba informaciones secretas a la CIA a través de la valija diplomática de una embajada europea. En 1961 fue detenido durante los días que duró la invasión de Playa Girón y posteriormente abandonó el país.


¿Qué otra acción efectuó el gobierno de Estados Unidos para deshacerse de Batista?
-El embajador Earl T. Smith, por indicaciones del Subsecretario de Estado, Robert Murphy, comunicó a Batista, el 17 de diciembre de 1958, un verdadero ultimatum, indicándole que debía renunciar y entregar el poder a una Junta Militar, y que tendría que marcharse a España y no a Estados Unidos como se había convenido originalmente.


¿Frente a la decisión imperial tuvo Fulgencio Batista algún gesto digno?
-No. En su contra-propuesta al embajador Smith se consagró definitivamente como cipayo ante la historia, al solicitar un desembarco de tropas norteamericanas.


¿Qué maniobra orquestó la CIA con Justo Carrillo para evitar el triunfo de la insurrección?
-La conspiración de la CIA con Justo Carrillo, cabecilla de la Agrupación Montecristi, ala civil del Movimiento 4 de Abril (el de los llamados “puros”), es descrito por Thomas G. Paterson en “Contesting Castro”. El plan fue denominado “Operación Isla de Pinos” y se trataba de una acción militar en dicha isla para liberar al coronel Ramón Barquín e instalarlo en el poder. En noviembre de 1958, el contacto de la CIA, Robert Rogers –relata Paterson- se reunió con Carrillo en Miami, y “en diciembre 21 otro contacto, Willard Carr, analizó con Carrillo la expedición en el hotel ‘Commodore’ en New York City”. “Carr explicó que se utilizaría un campo de aviación en Mérida, México, para que las fuerzas de Carrillo pudieran salir sin temor a ser interceptadas por agentes aduanales de Estados Unidos”.
“ […] El plan de Carrillo se atascó cuando, el 30 de diciembre, el contacto de la CIA, Albert Graham, llegó a la residencia de Carrillo en Coconut Grove, Florida, para comunicarle que no habría operación militar. En su lugar, la CIA prefería pagar un soborno de $100 000 en la prisión de Isla de Pinos para liberar al coronel Barquín. Consciente de que las fuerzas del Che Guevara cercaban a Santa Clara, Carrillo se lamentó de que este nuevo plan llegaba demasiado tarde, pero prometió que uno de sus hombres en Cuba realizaría el soborno”. El agente de “Montecristi” en la isla, Felo Fernández, consideró sin embargo demasiado riesgosa la misión y no la ejecutó. “En Miami, Carrillo esperó ansiosamente. Tan pronto supo de la huída de Batista, corrió al aeropuerto de Miami y abordó un vuelo hacia La Habana. Soñaba con instalar a Barquín, pero
sus planes fracasarían de nuevo. El aeropuerto de La Habana estaba cerrado, y su avión tuvo que regresar a Miami.”


¿Qué otra versión existe sobre la “Operación Isla de Pinos?
-El historiador inglés Hugh Thomas, en “Cuba, la lucha por la libertad” ofrece otra versión. Según Thomas, Carrillo viajó a Washington “para ver al general Darcey, jefe de la delegación norteamericana en la Junta de Defensa cubano-norteamericana”, con el objetivo de conseguir su aprobación para utilizar aviones pintados con la bandera de República Dominicana en el golpe contra Isla de Pinos. Los aviones serían suministrados por el almirante Larrazábal, presidente provisional de Venezuela. El general Darcey no aprobó la operación y “Carrillo volvió a ver desbaratados sus planes para liberar a Barquín y crear con él un contrapeso militar para Castro en las filas de la oposición cubana”.

¿Qué escribió años más tarde Justo Carrillo sobre la misión del agente de la CIA William Pawley?
-Carrillo, olvidando que él mismo había servido de instrumento a la CIA en la “Operación Isla de Pinos”, escribió años más tarde que la misión de Pawley había constituido otra manifestación de plattismo. “Estados Unidos pensó que tenía el derecho y la responsabilidad de decidir cuando un presidente cubano debía abandonar el poder y que tipo de gobierno debía sucederle.” […] “Estados Unidos aún creía que podía no sólo destituir presidentes sino designar a los nuevos”.


¿Cuál fue la conspiración de la CIA con Manuel Antonio de Varona?
-Fue otro de los intentos del gobierno de Estados Unidos para impedir el triunfo revolucionario.
“Tony” Varona se propuso trasladarse con hombres y armas desde Miami a la ciudad de Camagüey y, en complicidad con la guarnición local del Ejército obtener el control de la provincia. Según Paterson, en “Contesting Castro”, Varona envió un emisario a William Wieland, a cargo de Centroamérica y el Caribe en el Departamento de Estado, preguntando si las autoridades norteamericanas se harían de la vista gorda para la salida del avión sin incidentes, y no solo recibió una respuesta afirmativa sino que, en diciembre 26, Wieland comunicó a Varona que su proyecto tenía la aprobación de la CIA.
Varona aterrizó con su Cessna bimotor en el King Ranch y desde la casa principal del latifundio trató de hacer contacto con el Capitán del Ejército de Batista que supuestamente comenzaría la rebelión. El primero de enero, Varona supo de la huída de Batista y, desesperado, se dirigió a un cuartel militar solo para constatar que ya estaba en manos de fuerzas del 26 de Julio, por lo que abandonó el empeño y fue a casa de su madre a buscar refugio.


¿Ordenó el presidente Eisenhower “operaciones encubiertas” de la CIA para impedir el triunfo revolucionario?
-En su libro “Bloqueo”, Andrés Zaldívar describe, utilizando documentos del Departamento de Estado, las maniobras que se gestaban en el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos con el fin de arrebatar el triunfo al Ejército Rebelde:
“Fue en estos momentos finales de 1958 que, en reunión del Consejo Nacional de Seguridad en la que el Director de la CIA reiteraba la crítica situación existente en Cuba, el presidente Eisenhower volvió a argumentar la conveniencia de ‘inducir a Batista para que dejara el poder a su sucesor’, a lo que el Director de la CIA señaló que la ‘[…] maniobra debía hacerse de forma tal que pareciera un golpe de Estado, con lo que el presidente estuvo de acuerdo’.
Unos días más tarde, el 23 de diciembre, en momentos que la exitosa lucha en las montañas y llanos anunciaba la cercana debacle de la tiranía, y con mayor profundidad se analizó en el Consejo Nacional de Seguridad la situación cubana, el Director de la CIA expresó: ‘Debemos evitar la victoria de Castro.’ El 26 de diciembre, muy disgustado, el presidente Eisenhower argumentó que ‘[…] por una razón u otra, los elementos fundamentales de la situación en Cuba no se le habían presentado’, y que ‘se requería una mayor contribución’ en aras de impedir el triunfo rebelde. Fue en esa última ocasión en que el Presidente le indicó a Allen Dulles, director de la CIA, que no deseaba que ‘[…] los detalles de las operaciones encubiertas fueran presentadas al Consejo Nacional de Seguridad’.
No tenemos dudas sobre lo macabro de tal indicación, en aras de esconder las acciones más reprobables, entre ellas los más tempranos intentos de asesinar a Fidel Castro.”


¿Tuvo éxito la maniobra de traspasar el poder a una Junta Militar?
-No. Después de la vergonzosa huída de Fulgencio Batista y la traición del general Cantillo, Fidel Castro ordenó el ataque inmediato a Santiago de Cuba y dictó una proclama instando al pueblo a repudiar a la Junta Militar y a declarar una huelga general.


¿Cuál fue la primera actuación del general Eulogio Cantillo en cuanto Batista abandonó el poder?
-Llamar por teléfono al embajador Smith para informarle que había sido escogido por Batista para mandar las fuerzas armadas. ¡Cuál otra podía ser!.


¿Cuál fue la última maniobra yanqui para desvirtuar el triunfo revolucionario?
-Barquín fue sacado de su prisión en Isla de Pinos y trasladado a La Habana, .Al llegar a Columbia destituyó al general Cantillo y lo envió arrestado a su residencia en Ciudad Militar y comenzó rápidamente a nombrar en las posiciones claves del Ejército a los oficiales de su confianza, mientras trataba de ganar tiempo con llamadas telefónicas para lograr el asentimiento de Fidel Castro. Pero esta maniobra fracasaría también, pues el 2 de enero ya la marea revolucionaria era incontenible y Barquín entregó el mando, sin resistencia, al Comandante Camilo Cienfuegos.


¿Quién sabía en Cuba que Batista abandonaría el país el 31 de diciembre de 1958?
-El embajador de Estados Unidos, Earl T. Smith.
“En la mañana del 31 de diciembre de 1958 –relata en su libro el embajador Smith- envié a mi secretaria, Edith Elverson, a examinar la casa del doctor Güell [ministro de Estado Gonzalo Güell] como una posible inquilina [ocuparía la casa al abandonarla el ministro]. La señora Güell estaba muy atareada haciendo las maletas. […] El mismo día informé al secretario Rubottom que la familia de Batista saldría para Nueva York en el aeroplano presidencial y que tal vez fuera necesario hacer una escala en Florida para aprovisionarse de combustible. También informé al secretario Rubottom en el mismo mensaje que Batista se iba a la República Dominicana.”

¿Por qué Batista buscó asilo en República Dominicana?
-Porque, al resistir las presiones de Washington para que abandonase el poder, le fue negado como castigo el ofrecimiento original de permitirle residir en Daytona Beach. Las familias mafiosas –explica Enrique Cirules en “El Imperio de La Habana”- tuvieron que negociarle el asilo en República Dominicana, donde tenían también grandes intereses y antiguos vínculos con Trujillo.


¿Qué aseveró Earl T. Smith (“cañabrava” Smith) en Washington ante una comisión investigadora del Congreso?
El 30 de agosto de 1960, el ex embajador Earl T. Smith compareció ante el Subcomité de Seguridad Interna del Congreso en Washington. Ante una pregunta del senador Eastland, respondió:
“Senador, déjeme explicarle que los Estados Unidos, hasta la llegada de Castro, tenían en Cuba una influencia tan abrumadora que, como dije hace un rato, el Embajador americano era allí la segunda persona en importancia y algunas veces aún más importante que el propio Presidente cubano.”


¿Aumentó la Deuda Pública cubana durante el régimen de Batista?
-Se elevó extraordinariamente. De $217,7 millones en marzo de 1952 a más de $1,300 millones el 31 de diciembre de 1958. Batista dejó al país con una deuda seis veces mayor que la que tenía en el momento del golpe de estado. Lo peor es que la mayor parte de los recursos de que dispuso el régimen, mayores que los de todos los gobiernos anteriores de la pseudorepública tomados en conjunto, fueron dilapidados, robados o utilizados para financiar y subsidiar a empresas norteamericanas.


¿Conservó o aumentó el gobierno de Batista las reservas monetarias internacionales de Cuba?
-No. En marzo de 1952, estas reservas superaban los $600 millones en oro y divisas extranjeras; en noviembre de 1957 habían descendido a $304,2 millones, y en diciembre de 1958 se habían esfumado. La pérdida de las reservas tuvo por causa principal la absurda política de restricciones azucareras. Cada año el país importaba más de lo que exportaba y el gobierno utilizó las reservas para equilibrar el Balance de Pagos Internacionales.
Batista entregó un país endeudado, sin reservas, con sus cuotas de azúcar mutiladas y su industria azucarera en crisis.


¿Por qué, según John F. Kennedy, Cuba dejó de ser un aliado de los Estados Unidos?
-En la edición del 7 de octubre de 1960 del New York Times, Kennedy lo explica de la manera siguiente:
“Rehusamos ayudar a Cuba a enfrentar su necesidad desesperada de progreso económico … Utilizamos la influencia de nuestro gobierno para favorecer los intereses y aumentar las ganancias de las compañías privadas americanas que dominaban la economía de la Isla … Voceros de la administración aclamaron públicamente a Batista como fuerte aliado y buen amigo en momentos en que Batista estaba asesinando a miles, destruyendo los últimos vestigios de libertad y robándole cientos de millones de dólares al pueblo de Cuba … Por tanto, fueron nuestras políticas, no las de Castro, las que primero comenzaron a poner a nuestro vecino en contra nuestra”.


¿En qué otros países de América Latina interviene Estados Unidos durante el período de la dictadura batistiana (1952-1958)?

1954: La CIA organiza el derrocamiento en Guatemala de Jacobo Arbenz, presidente democrático electo por el pueblo, utilizando mercenarios entrenados en Honduras, lo cual da comienzo a un período de violencia, de casi cuarenta años, durante el cual pierden la vida más de 150 000 personas.

1956: En Nicaragua, el dictador Anastasio Somoza, al cabo de veinte años en el poder, sostenido por Estados Unidos, muere ajusticiado por el poeta Rigoberto López Pérez, pero su hijo, Anastasio Somoza Debayle, con la bendición de Washington, prolonga la tiranía durante varios años más.

1958: En Panamá, el incidente de la bandera conduce a patriotas panameños a una confrontación con soldados estadounidenses.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4642 veces.



Salvador Capote


Visite el perfil de Salvador Capote para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Salvador Capote

Salvador Capote

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales