Se lo envié a Desmond Tutu


Apreciado Arzobispo Desmond Tutu

No se si esta comunicación llegará a través de esta vía a su presencia, para su lectura y análisis. No se, si al escribir en español y no en afrikáans o en inglés, pueda llamar su atención y sea traducida para su total comprensión. Pero, mi estimado Arzobispo me consternó en gran manera el comunicado publicado internacionalmente, con su aparente autoría, donde hace una descripción totalmente sesgada y unilateral sobre la situación en Venezuela.

Usted, declara mas como un jefe de gobierno contrario al pensamiento político del gobierno de Venezuela, que como un cristiano que no lanza una piedra, si no está seguro de la verdad o porque lo hace. Es difícil asimilar que un hombre de cristo, un pastor, una persona que pregona la búsqueda de la justicia y la paz, compare a los señores Leopoldo López y Daniel Ceballos con la vida, obra y sacrificio de un Mahatma Gandhi o un Martin Luther King o nuestro recordado Nelson Mandela, "Madiba". Estos tres personajes, hombres del pensamiento universal de la paz, en ningún momento armaron a su pueblo para que se mataran entre ellos. Su sacrificio está bien documentado y visto. Caso contrario de los señores López y Ceballos, que de manera impúdica y pública, hicieron un llamado a desconocer las leyes democráticas que rigen nuestra nación, arengando y dirigiendo las protestas hacia la violencia, con grupos armados no con flores, sino con palpables armas de fuego. Si, 43 muertos dejó estas acciones y no tiene nada que ver con la lucha no violenta emprendida en el pasado, sino con unos violentos que quieren el poder ahora, a costa de la sangre de sus compatriotas, mientras ellos daban órdenes escondidos. Es lamentable la comparación que usted hace.

Usted manifiesta: "El silencio ensordecedor y la inacción de los vecinos de Venezuela le han dado a Maduro una licencia para actuar con impunidad" ¿A que impunidad se refiere? ¿O es que se debe permitir violentar la paz ciudadana, porque un grupo no está de acuerdo con un gobierno que fue elegido de manera mayoritaria y democrática y avalada hasta por la misma oposición? ¿Hay que permitir la destrucción de los bienes públicos y privados y que mueran ciudadanos para que estos "políticos presos" que lideran estas protestas, tengan razón? En cualquier país del mundo, donde impera el ejercicio democrático y las leyes de convivencia ciudadana, no se permite esto y es sancionado. Y entonces: ¿Por que en Venezuela debe ser diferente? Las protestas en Europa y Estados Unidos, que hemos vistos y que no son con la violencia desmedida y anárquica como las de aquí, son reprimidas con mucha violencia ¿Por que no hace mención de como actúan esos gobiernos? ¿Es decir, allá si pueden reprimir violentamente y detener a los involucrados y aquí en Venezuela, el gobierno no puede actuar para salvaguardar la ciudadanía y sancionar los culpables? ¿Por que no mira hacia el medio oriente y el norte africano mas cerca y documentado en información para usted y se fija de los miles y miles de humanos, que son muertos y desplazados por la violencia religiosa y las monarquías sangrientas? ¿Acaso como cristiano, eso no le compete? ¿No le concierne opinar sobre la brutal represión del estado norteamericano hacia los afrodescendientes? ¿Por que no se documenta y opina sobre los más de cuatro millones de desplazados colombianos, que huyen de la violencia de los grupos armados y la violencia del estado colombiano y que ahora están en nuestra patria, con todos sus derechos de vida respetados y en tranquilidad? ¿Usted sabe algo sobre la disminución de la pobreza, la erradicación del analfabetismo, de la salud y la educación gratuita, del uso de las telecomunicaciones de manera masiva y sin restricciones en nuestro país?

Y finalmente, respetado Arzobispo Tutu, usted menos que nadie no debe comparar el oprobioso y sangriento régimen del apartheid sudafricano con nuestra democracia y mucho menos colocar a Estados Unidos como garante, testigo, acusador y juez para imponer sanciones a los que ellos consideran violadores de derechos humanos en Venezuela o en cualquier país que ellos no puedan controla. Y eso es neocolonialismo o como usted o cualquiera quiera denominarlo. Por eso, muy a pesar de usted, los países de Latinoamérica adoptaron una resolución apoyando a Venezuela bajo “el principio de la no-injerencia”, porque quien mas que los países de esta región que conocen las realidades de sus pueblos. ¿Acaso los Gobiernos y los pueblos de Latinoamérica y el Caribe les impone sanciones a otros países, porque no les gustan sus gobiernos elegidos? Esa es su elección y se respeta.

Nuestros gobiernos, nuestros pueblos, nuestra cultura son diferentes, pero las necesidades humanas son iguales en todo el mundo. Cuando se les garantiza a los menos favorecidos que sus necesidades primordiales de vida, física y mental e igualdad de condiciones y derecho, siempre hay una reacción por los que se consideran mas poderosos y cultos y que han disfrutado de privilegios, ya que se sienten incómodos por compartir. Esto pasa aquí en Latinoamérica, en nuestra Bolivariana Venezuela, en Sudáfrica y usted como cristiano, como estandarte público de paz, debe saber que Cristo como espíritu libre está con los menos favorecidos y no con los que tienen o pagan mas. La política y la religión no deben ser usadas para favorecer a unos u otros, pero lamentablemente pasa y es por eso que hoy, muchos de nosotros, allende de su tierra africana creíamos que el talante cristiano que usted promulga no tenía lealtades hacia grupos políticos o económicos, sino hacia la injusticia social y humana, como debería ser.



Saludos de Venezuela

(Este es al correo-e que lo envíe tutuoffice@tutu.org.za)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2175 veces.



Carlos Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas