El Nobel Obama responsable de la matanza en Kandahar

El escenario de la matanza inmisericorde y cruel de 17 civiles, quienes entre ellos se estiman nueve niños y tres mujeres, según el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, por parte de un soldado estadounidense, alojado en una base militar en Panjwai,  Kandahar, provincia al sur de Kabul, ha sido reveladora del terrorismo a que están siendo sometidos todos los pueblos que tienen que ver con intervenciones estadounidenses.

Cuando miramos el video (http://www.liveleak.com/view?i=c36_1331566060) del lugar donde fueron masacradas estas personas, no nos queda más que sentir una profunda pena por estos  humildes pobladores. Casi todos envueltos en una especie de keffiyeh o turbante que les cuelga casi hasta el pecho. Con ese mismo turbante se secan las lágrimas por el desespero de ver a sus familiares baleados y algunos cuasi quemados. Niños sentados en cuclillas con chancletas como calzado y de espalda a las paredes, contemplando cómo son sacados los cuerpos de sus vecinos.

Las casas no son menos impresionantes, prácticamente una especie de nichos sin puertas, con dinteles que casi se sostiene,  y en su interior un piso de tierra y en algún lugar una especie de hogar o fogón. No se observan camas ni más objetos.

Hasta una familia de diez afganos ocupaba una de estas casas cuando el asesino hizo fuego contra todos ellos, mientras dormían, entre la noche del sábado y el domingo 11 de marzo de 2012.

Se dice que el asesino fue un sargento entrenado como francotirador, no se ha revelado su nombre, sólo se sabe que tiene 38 años y es padre de dos niños. Qué más da quien haya sido. Si tuviéramos su foto lo veríamos como un soldado más, lo que llamaba Hannah Arendt “La banalidad del mal” “ante la que las palabras y el pensamiento se sienten impotentes”

El único responsable de esta intervención sin sentido “aparente” de pasar soldados de Irak hacia Afganistán tiene nombre y apellido, Barak Obama, premio Nobel de la paz. No hay en él banalidad en su comportamiento que lo excuse de todos y cada una de las atrocidades ocurridas y por ocurrir.

Obama no es un burócrata que recibe órdenes y que no reflexiona sobre la consecuencia de sus actos. Es el Comandante en Jefe del ejército más peligroso y letal que ha habido jamás. Todas sus decisiones conllevan repercusiones y todas han sido en nombre de la “libertad” y “los intereses estadounidenses”, especialmente de los perros de la guerra, y asesorado por una Secretaria de Estado que se deleita al decir “llegué, vi, y está muerto”

Obama debería estar siendo ya cuestionado para ser acusados como criminal de guerra, responsable de cada acción tomada por él al invadir países con fines meramente económicos, y de conveniencia a los lobbies de contratistas y millonarios que piden una tajada después del financiamiento de una fabulosa campaña electoral que realizó para ganar una presidencia, en la cual no ha tenido la ética ni mucho menos el coraje para tomar decisiones que hubieran evitado este rio de sangre que corre y no se sabe a dónde irá a llegar.

Nos queda la imagen y las palabras de una abuela de nombre Anar Gul, que sentada en la parte de atrás de un miserable camión, nos muestra la imagen del cadáver de su nieto de dos años, y vocifera “tenía dos años, ¿es que acaso este niño era un talibán?


lcos1969@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2277 veces.



Luis Ortega


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales