(VIDEOS) Venezuela ofrece ayuda ante las devastadoras inundaciones en el sur de Brasil

Los efectos de El Niño han sido especialmente severos este año, y la región de la Amazonía ha experimentado una sequía sin precedentes.

Los efectos de El Niño han sido especialmente severos este año, y la región de la Amazonía ha experimentado una sequía sin precedentes.

El Gobierno de Venezuela ofreció su apoyo a Brasil ante las devastadoras inundaciones en el sur del gigante suramericano que han provocado la muerte de, al menos, 56 personas y han dejado 68 desaparecidos, según las autoridades brasileñas.

«Ofrecemos apoyo al pueblo y Gobierno de Brasil ante los efectos de las lluvias extremas en Rio Grande do Sul, que han ocasionado daños y víctimas en las últimas horas», escribió el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Yván Gil, en la red social X.

Asimismo, en nombre del mandatario Nicolás Maduro, expresó su solidaridad con Brasil ante los fuertes temporales que azotan a la región sureña de este país, donde hay casas bajo el agua, vías completamente inundadas, personas sobre los techos a la espera de un rescate y otras más en albergues.

Rio Grande do Sul, estado fronterizo con Uruguay y Argentina, es la región más impactada, con 39 fallecidos, pero el azote de las lluvias empieza a sentirse también en el vecino estado de Santa Catarina, que ya reportó la primera víctima fatal y en donde 33 ciudades han sido afectadas.

Según la Defensa Civil de Rio Grande do Sul, decenas de miles de personas quedaron desalojadas, de las cuales 8.168 están en refugios públicos y otras 24.080 en casas de familiares o amigos.

El gobernador de Rio Grande do Sul, Eduardo Leite, dijo en una rueda de prensa que «los números pueden cambiar sustancialmente», a medida que los cuerpos de rescate tengan acceso a las localidades que permanecen aisladas.

En total ya son 265 municipios afectados, más de la mitad de los que forman el estado, incluida la capital regional, Porto Alegre, cuyo centro histórico quedó completamente inundado después de que el río Guaíba se desbordara, al alcanzar su nivel más alto en ocho décadas.

Este ha sido el cuarto desastre ambiental en un año después de las inundaciones de julio, septiembre y noviembre de 2023, que mataron a 75 personas.

Según el Servicio Geológico de Brasil, las inundaciones en todo el estado han superado las que tuvieron lugar en 1941. La agencia de Protección Civil informó que el agua en algunas ciudades alcanzó su nivel más alto desde el inicio de los registros hace casi 150 años.

El jueves, la presa de una central hidroeléctrica entre Bento Goncalves y Cotipora se derrumbó parcialmente, lo que resultó en la inundación de ciudades enteras del valle del río Taquari, como Lajeado y Estrela. En Feliz, ubicada a 80 kilómetros de Porto Alegre, la capital del estado, la enorme crecida de un río destruyó un puente que conectaba la ciudad con la vecina Linha Nova.

En todo el estado, los operadores reportaron interrupciones de electricidad, comunicaciones y agua. Según la Defensa Civil de Río Grande do Sul, decenas de miles de personas quedaron desalojadas, de las cuales 8.168 están en refugios públicos y otras 24.080 en casas de familiares o amigos.

Marcelo Seluchi, meteorólogo principal del Centro Nacional de Vigilancia y Alertas de Desastres Naturales, declaró el viernes en la televisión pública de Brasil que las lluvias comenzaron el lunes y se prevé que continúen hasta el sábado.

El jueves por la noche, el gobernador del estado, Eduardo Leite, informó a los gauchos, quienes residen en el estado, sobre la prolongación de las lluvias e inundaciones. Se espera que la situación en Porto Alegre empeore, indicó.

"Como ser humano, me siento interiormente devastado, al igual que todos los gauchos", dijo. "Pero como gobernador, me mantengo inquebrantable y garantizo que no vamos a fallar. Todo lo estamos haciendo con enfoque, atención y disciplina para garantizar que hagamos todo lo que esté a nuestro alcance".

El Niño, un fenómeno climático periódico de origen natural que calienta las aguas superficiales en la región del Pacífico ecuatorial, ha tenido un impacto en las condiciones meteorológicas en toda Sudamérica. El Niño ha causado sequías históricas en el norte de Brasil y lluvias intensas en el sur.

Los efectos de El Niño han sido especialmente severos este año, y la región de la Amazonía ha experimentado una sequía sin precedentes. Según los científicos, el cambio climático causado por la humanidad está aumentando la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos.

Con información de Telesur / Banca y Negocios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4620 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter