El pacto Hitler, Stalin

Octubre 1917 mes de grandes acontecimientos, La Gran Revolución Rusa: Analizaremos las causas que motivaron el Pacto Hitler-Stalin, en lo concerniente a la repartición de Polonia en 1939-1941, incluyendo también el caso de Checoslovaquia. El atacante en potencia existía. Ahí estaba ese gran nihilista, Hitler, apuntando la peligrosa pistola de la Wehrmacht contra todo el horizonte. Quisiera Stalin o no dispararía contra la URSS. Hitler ha tomado parte de Checoeslovaquia. No hubo silencio en Europa. Ha sido peor: Inglaterra y Francia, en forma pública, expresaron y firmando, dieron su autorización a Hitler. Aún hay algo más elocuente. Alemania y Polonia se unieron para morderle a los checos. Ya cometieron juntos un delito. Esto es lo que más une a los ladrones. Han gustado la carne humana… “Ellos” demostraron cómo es posible unir a dos, por mucho que se odien, si la unión es con un fin de saciar un apetito… ¿No podían haber querido avisar a Stalin de que con la misma facilidad unirán a Polonia y a Alemania para devorar a la U.R.S.S.?... ¿Es que Lenin no tenía una razón superior al recibir la ayuda de Alemania para llegar a Rusia? ¿Se han de aceptar las calumnias que fueron entonces lanzadas contra él? ¿No le llamaron también espía del Kaiser?... Su relación con el Emperador y la intervención de Alemania para que llegasen a Rusia los bolcheviques derrotistas es evidente... ¿Es o no cierto que la acción de Lenin benefició en un principio al ejército alemán?... Ahí está la paz separada de Brest, en la cual se le cedían a Alemania inmensos territorios de la U.R.S.S. ¿Quién proclamó el derrotismo como arma bolchevique en 1913?... Lenin; me sé de memoria las palabras de su carta a Gorki: “La guerra entre Austria y Rusia sería una cosa muy útil para la Revolución, pero no es muy posible que Franz-Josef y Nickita nos brinden esa oportunidad”... Como ven, la línea que profesó Lenin en 1913, la siguió Stalin en 1939, aquella misma línea. La línea de Lenin. El rearme de Hitler y las facilidades e impunidades que le dieron las naciones de Versalles, se las dieron en un período singular..., cuando la Oposición aún existía, cuando aun podían heredar a un Stalin derrotado... Hitler, por su intuición personal y hasta en contra de la opinión técnica de Schacht, ha instaurado un sistema económico de tipo peligrosísimo, obedeciendo sólo a la necesidad, eliminó, a la Finanza Internacional y a la privada. Es decir, recobró para sí el privilegio de fabricar moneda, no sólo la física, sino la financiera; tomó la máquina intacta de la falsificación y la hizo funcionar en beneficio del Estado. Hasta favoreció la suerte a Hitler; se halló casi exhausto de oro, por lo cual, no cayó en la tentación de crear su patrón. ¿Estiman el hecho casual o mera coincidencia temporal?... Hitler invadirá la U.R.S.S. y, así como en 1917 las derrotas del Zar sirvieron para derribarle, las derrotas de Stalin servirían para derribarle y suplantarle. Porque las naciones democráticas, adormecidas, en el instante que Trotski ocupara el Poder, como cuando la guerra civil, realizarán una mutación general. La trayectoria del Hitlerismo era una trayectoria clara y lógica en él. Stalin conocía que, el ataque a la URSS se hallaba de muy antiguo en su programa. La destrucción del Comunismo y la expansión hacia el Este son dogmas en Mi Lucha, ese Talmud del nacionalsocialismo. El ataque del Hitlerismo a la U.R.S.S. era, además, una necesidad dialéctica, era tanto como elevar al plano internacional la fatal lucha de clases. El asunto tiene su origen allá en 1934, cuando la “purga” de Hitler. La ejecución del general Bredow con Schleicher y los demás; donde se salvaron muchos otros. Era muy amplia la conspiración, Hitler hubiera tenido que decapitar a todo el ejército alemán. En resumen, se trataba con aquel plan conspirativo de la eliminación de Hitler y del Partido Nacional Socialista, instaurando una dictadura militar basada en avanzada política social. Como sabemos, esto es más o menos conocido; lo interesante es tener en cuenta lo que hubo en el complot de intervención internacional. Como sabrán, la conspiración contra Hitler era dual; por un frente, militar; por el otro, de la S.A., dirigida por Röhm. El enlace de ambos frentes, la coordinación de los movimientos de estas dos fuerzas opuestas y enemigas radicaba en el extranjero; no eran alemanes quienes constituían lo que se podía llamar el Estado Mayor del puch. Si unos y otros tenían fines distintos en política interior, en la internacional secundaban unánimes las directrices de quienes los apoyaban y dirigían desde el exterior. En primer término estaban Inglaterra y Francia, el compromiso principal de carácter internacional era crear una amenaza militar contra la U.R.S.S., la exigencia convenía perfectamente a la ideología de ambas alas de la conspiración. El plan era el siguiente: bajo apariencias de oposición y protestas diplomáticas, se permitiría a Hitler un gran aumento de poder: No hubo guerra europea motivada por la situación española como Stalin, pretendía. Cuando Hitler fuera bastante fuerte, recibiría seguridades de que se le dejarían manos libres en el Este; habría guerra entre Alemania y la U.R.S.S. La guerra provocaría en una y otra nación situaciones idénticas; el poder, el poder militar como era natural pasaría a manos de los generales. Un doble golpe de estado militar se daría en Berlín y en Moscú; a Hitler y a Stalin se les fusilaría. Una paz “tablas” se firmaría entre los nuevos Gobiernos de Alemania Y Rusia… La prenda fue España: ¿Por qué razón Stalin ha provocado la guerra civil en España? En España, vio Stalin, la solución de su doble problema, el interior y el exterior. Para lograr la doble solución bastaba con provocar esa guerra civil. Provocar esa guerra en función de transformar el peligro potencial fascista en un peligro actual, sería tanto como hacerle al Capitalismo luchar contra sí mismo. Analicemos: La tensión provocada por la Guerra Civil Española entre las naciones enemigas, “democráticas” y fascistas, permitió a Stalin empezar a liquidar físicamente a la Oposición. No podemos olvidar lo que afirmaban, “la conexión del trotskismo con las democracias y la Finanza”. Por eso, debemos meditar en la coincidencia de que sólo cuando estalla esta guerra puede fusilar a los primeros trotskistas, Zinoviev, Kamenev y compañía, y eso que el motivo incidental, el asesinato de Kírov, databa de dos años. Además, desde todo punto de vista, la revolución y la guerra de España era correcta. Stalin tenía las suficientes reservas de armas, era su carta suprema para imponerse, influir, sumar y armar mejor sus fuerzas. Allí había un punto estratégico importante, un cruce de influencias opuestas de las naciones capitalistas..., se podía provocar una guerra entre ellas; era correcto teóricamente..., pero en la práctica no. Ya vieron cómo no estalló la guerra entre el capitalismo “democrático” y el fascista. Si Stalin se creyó capaz por sí sólo de crear un motivo capaz de provocar la guerra que hiciera luchar entre sí a las naciones capitalistas... ¿por qué no podemos admitir en teoría que otros puedan conseguir lo que no le pareció imposible lograr a él?... Los ingleses y franceses lo sacrificaban todo a la ayuda militar soviética contra el fascismo; Stalin accedía a todo, pero era sólo para organizar la revolución europea en su propio beneficio. En contra partida, franceses e ingleses, aliados con los conspiradores trotskistas dentro de la U.R.S.S., querían derribar a Stalin, como éste soñaba con derribarlos a ellos, previa la provocación de la guerra europea, pues la guerra de España era eso: provocación de la guerra europea. La batalla entre sombras que allí se libraba; la primera, que el trotskismo, llamémosle así, en unión de sus aliados, libraban contra Stalin; los enemigos de Stalin aprovecharon esa aventura de España para establecer contactos con Gobiernos y elementos internacionales que les eran afectos; no en vano, siendo ellos los más antiguos revolucionarios, los que más tiempo habían pasado en el extranjero, presentaban mayor capacidad y talento para actuar en la Guerra Civil Española, que era asunto muy complejo. Aun conociendo los motivos por los cuales fueron fusilados, en agosto, Zinoviev y Kamenev, es evidente que Stalin tocó en el nervio… Pero, en concreto, los dos bandos, Stalin de un lado, Inglaterra y sus aliados de otro, estaban en una lucha sorda, pero violenta, sobre la arena española. A Inglaterra la secundaba Francia, y a las dos, los trotskistas; los hombres enviados a España eran los más eficientes enemigos de Stalin. Desde luego, trabajaban con fervor por el triunfo de los republicanos, pero con una condición: que entre los republicanos se beneficiaran del triunfo su fracción, y si no podía ser, que el Gobierno que imperara, fuera burgués, anarquista, trotskista o una mezcla de ellos, obedeciera en su política internacional a Inglaterra. Si Polonia hizo coincidir a Catalina y a Federico, ¿por qué no puede Polonia ser causa de coincidencia entre Hitler y Stalin? La línea histórica de Hitler y Stalin podían coincidir en Polonia. La amenaza hitleriana contra la URSS, realizado el reparto de Polonia seguiría subsistiendo, pero era la única forma de ganar tiempo, retardar la invasión mientras Stalin se armaba, porque, teóricamente, Alemania y la URSS se habrían fortalecido por igual: prácticamente, Hitler más, porque ni tierra ni materias primas necesitaba la URSS para fortalecerse más y Alemania sí. La solución, era que las democracias atacaran a uno de los dos agresores. Que las democracias sólo declararan la guerra precisamente a Hitler, toda nación que debe luchar contra una coalición de Estados enemigos tiene como su máxima aspiración estratégica el batirlos separadamente, uno a uno. Es regla tan conocida y racional, que sobra toda demostración. Pues bien: esa oportunidad, no había ningún inconveniente de brindarla. Además, la geografía lo imponía y, por tanto, la estrategia. La verdad es, que el bien comprobado desarme de Francia e Inglaterra ha sido la garantía real que decide a Stalin pactar con Hitler el reparto de Polonia. Comprenderán que si se ataca no es confiando en palabras. ¿Tan absoluta era su falta de preparación militar? Tanta, que si en la U.R.S.S. hubiera un culpable de la mitad de la impreparación, ya hubiera recibido una bala en la Lubianca…, pero allá no; los culpables mandaban, disfrutaban de todos los honores y riquezas. Era increíble aun viéndolo. El desarme general franco-inglés obedecía, según “Ellos”, al antiguo plan de hacerle a Hitler atacar la Unión Soviética. Armadas Francia e Inglaterra, él no se hubiera jamás atrevido a tomar por su cuenta las bases de ataque a Austria, Polonia y Checoeslovaquia y menos el ataque a la U.R.S.S. Por muy megalómano que Hitler fuera, jamás hubiera dejado en retaguardia un respetable ejército franco-inglés. Por muy estúpidas que fueran Francia e Inglaterra pretendiendo luchar a la vez contra dos potencias, una de las cuales quería ser neutral y la otra por sí sola ya era mucho adversario para ellas..., ¿por donde iban ellas a realizar el ataque contra la URSS?... No tenían frontera, si no la atacaban por el Himalaya... Sí, quedaba la frontera aérea..., pero, ¿con qué y desde dónde podrían atacar a Rusia?... Estaban en inferioridad en el aire frente a Hitler. Para la época Estados Unidos tenían poco más de cien mil hombres en armas y una mediocre aviación militar; sólo poseían una respetable escuadra..., pero no podían convencer con ella a los aliados para un ataque a la URSS, cuando Inglaterra y Francia en lo único que tenían era superioridad en el mar. Como se ha visto, dada la coincidencia de intereses entre Stalin y Hitler para su ataque a Polonia, todo se reducía a lograr formalizar la coincidencia y a pactar su doble agresión. Stalin tenía que jugar limpio con Hitler en lo concreto e inmediato. Tenía que demostrarle que no se trataba de una jugada de provocación para envolverle en una guerra de dos frentes. Prometerle y demostrarle en el momento pertinente que la movilización de tropas soviéticas se limitaba sólo a las pocas fuerzas necesarias para la invasión de Polonia, que su dispositivo real deberá situar sus fuerzas a repeler una supuesta agresión anglo-francesa. Debería ser esplendido en los abastecimientos previos que Hitler le solicitara, principalmente en petróleo. Hay un fin de Stalin, su único fin: el triunfo del Comunismo en Europa. Lo natural y lógico sería que Hitler y Stalin se destruyeran entre sí. Una cosa sencilla y fácil para las democracias, porque les bastaría con permitirle, a Hitler atacar a Stalin. Si el espacio ruso y la desesperación de Stalin bajo el hacha hitleriana o frente a la venganza de sus enemigos internos no era suficiente para lograr que agotasen la potencia militar de Alemania, ningún obstáculo habría para que las democracias ayudasen sabiamente, metódicamente, a Stalin, si lo veían flaquear, prolongando su ayuda hasta el total agotamiento de los dos ejércitos. La formidable amenaza contra la URSS era práctica, real. No era hipótesis ni amenaza verbal. Era un hecho, un hecho que dictaba. El ataque de Hitler se produciría por si mismo; nada debían hacer las democracias para que se produjera; tan sólo dejarlo a él obrar. Ser atacado Stalin o realizar el pacto con Hitler, haciendo que se destruyan entre sí las naciones capitalistas europeas. Stalin se vio obligado, si quería sobrevivir, a realizar el pacto con Hitler. La expansión y el rearme alemán continuarían, gigantesco, amenazador..., ¿qué iba hacer?... Se lo dictó su propio instinto de conservación. Como se ha visto dada la coincidencia de intereses entre Stalin y Hitler para su ataque a Polonia, todo se reducía a lograr formalizar la coincidencia y a pactar su doble agresión. Hay un fin, un único fin: el triunfo del Comunismo; que se lo impone a las democracias. ¿Quién si no sería capaz de imponer a Europa una contradicción tan patente y absoluta?... ¿Cuál podía ser la fuerza que la llevó al suicidio total? He aquí el índice: 1º– Pacto con Hitler para repartirse Checoslovaquia o Polonia; mejor ésta. 2º– Hitler aceptará. Si él es capaz del bluf en su juego de conquistas, tomar algo en unión de la U.R.S.S. lo creerá infalible garantía de que las democracias transigirán. No puede creer él en sus amenazas verbales, sabiendo, como lo sabía, que los más belicistas son a la vez desarmistas y que su desarme es real. 3º– Las democracias atacarán a Hitler y no a Stalin; dijeron a las gentes que, aun siendo igualmente culpables de agresión y reparto, la razón impone el batirlos por separado. Primero, Hitler, luego, Stalin. Si había guerra general, no podían las democracias atacar a los dos agresores, cuando resultaba un absurdo militar que atacasen a uno sólo; en caso de atacar, habían de elegir, y la geografía les imponía atacar a Hitler. Otra posibilidad era: que no se atrevieran al ataque contra los dos ni contra uno. En este caso comprenderán que también le era favorable la situación a Stalin. Media Polonia, Lituania, Estonia y Latvia era algo sustancial en relación al riesgo. El pacto lo habían negociado en un plano de igualdad. La Unión Soviética debía recibir compensación adecuada por lo que ya había tomado Alemania. No equivalen los tres países bálticos exactamente a Checoeslovaquia y Austria. En este caso, reparto y paz… Naturalmente, salvo un caso que no se tenía en cuenta. Que las democracias los estuvieran engañando y que el pacto con Hitler estuviera por ellas amañado. Demasiado sencillo: que Stalin, creyendo atacar con Alemania a Polonia, tuviera la sorpresa de ser atacado por Polonia y Alemania. (Como así fue) ¿Quién podía pensar en ese instante que eran aliados Stalin e Hitler?... Si fascismo y comunismo podían unirse, ¿Por qué había de ser imposible la unión entre capitalismo y capitalismo?... Dentro de la lógica política en uso, la unión de los burgueses parecía mucho más natural. Si en la U.R.S.S. estaba decapitado el trotskismo, es decir el “comunismo que obedecía a la Finanza Internacional”; en Europa, a favor de tan enorme matanza y convulsión, esperaban poder situar al frente de las nuevas repúblicas comunistas sus testaferros, que integradas en la U.R.S.S. y en la Komintern, les servirían como “caballo de Troya, ¡su sueño!..., para intentar de nuevo apoderarse del Poder en la U.R.S.S. ¡Gringos Ho Home! ¡Libertad para Gerardo! ¡Libertad para los cinco héroes de la Humanidad! Hasta la Victoria Siempre. Patria. Socialista o Muerte. ¡Venceremos! manueltaibo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5074 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a110351.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO