La Victoria del estado Aragua, es un caos dentro del “estado potencia”, a un paso de elecciones parlamentarias

La Victoria del estado Aragua, según los historiadores no tiene ni partida de nacimiento, ni padre reconocido. Entró en los anales de la historia un 12 de Febrero de 1814. Allí el impertérrito general José Félix Ribas, con un puñado de jóvenes universitarios y seminaristas y en una batalla desigual, dio al traste con el ejército español dirigido por Francisco Tomas Morales. Antes del encuentro, en su arenga señaló: "En esta jornada que va a ser memorable, ni aun podemos optar entre vencer o morir. ¡Necesario es vencer¡. La Victoria en ese día se cubrió de gloria. Siempre ha sido su norte, tanto en el pasado, como en el presente, su lucha constante por la libertad y la emancipación nacional. Ayer se instaló en el estado el gomecismo, que gobernó con mano dura al país: luego vendrían, años más tarde, la etapa oscurantista de la IV República. La Victoria es el paso natural y forzoso entre Caracas, Maracay y Valencia; o si se dirige a Villa de Cura por la vía los llanos.

La Victoria es algo así como la cenicienta del estado Aragua; está bien lejos de ser, por sus cuestionables condiciones como operan sus servicios, de formar parte del estado potencia, como lo ha señalado el gobernador del estado, general Marcos Torres. Las calles lucen desatendidas con una vialidad anarquizada. La situación, tanto económica, como de servicios y asistencial no es mundo de rosas. Existen graves y grandes debilidades. Los últimos gobernadores, poco interés han puesto en la ciudad para golpear sus más sentidos problemas. Algunos solo recuerdan a Didalco Bolívar, como uno de los pocos que se preocupó por la capital del municipio Ribas. Los demás han pasado con más penas que glorias.

En un viacrucis se ha convertido para esta populosa ciudad del estado Aragua, el servicio del gas, la electricidad, el agua, la gasolina. A setenta y cinco días de las elecciones parlamentarias, si no se le ponen aunque sea pañitos de agua tibia, la tortilla se puede voltear y convertirse en una mata votos. Sabemos que tenemos a un criminal bloqueo, adosado de las más inimaginables sanciones, ladrándoles en la cueva, sin precedentes, que país alguno haya sufrido por parte del imperio más grande; pero en otros casos es la desidia por parte del gobierno regional, que poco hace para enfrentarlos.

Tenemos por ejemplo el gas, que se ha convertido en el mal de nunca acabar. Son varios los años, que sus habitantes, que dependen tanto de ese vital combustible, tienen que sufrir las de Caín para obtenerlo. Dicen las malas lenguas, que existe en el municipio un concejal, que se dedica a este lucrativo negocio dolarizado. La bombona mediana se consigue en 12 $. Gas Aragua, que el ciudadano gobernador creó con el objetivo de agilizar la distribución y comercialización del servicio para el estado. El pero, es que este gas, perteneciente a esa empresa, no ha hecho presencia en la Victoria. Lo que sí hemos observado es el regreso de los antiguos fogones y con estas afecciones como asma, bronquitis y hasta cáncer en el pulmón. La gasolina, que sabemos muy bien por donde vienen los tiros, en su reiterado goteo como llega al pueblo. Algunos para llenar un tanque, les ha tocado afrontar kilométricas colas de hasta siete días de duración. La electricidad no se queda atrás; las comunidades tienen que soportar cortes de dos y tres horas diarias. Con el agua pasa lo mismo. El urbanismo socialista de la Mora, que es algo así como la tacita de oro, por haber sido levantado gracias a la política habitacional del gobierno nacional, también lleva sobre sus espaldas el racionamiento de este vital líquido.

El hospital José María Benítez; en estos momentos no tiene anestesiólogos, gineco-obstetra y pediatras; tres especialidades vitales para llevarles asistencia a cinco municipios y a una población cercana al millón de habitantes. Una parturienta para poder dar a luz, tiene primero que aprovisionarse de lo más elemental; si no, no lo puede hacer. En las defunciones por el Covid – 19, los médicos tienen que colocar que fue por un paro respiratorio o infarto; menos por esta causa. Tengo conocimiento de una paciente que presentó un cuadro clínico de isquemia cerebral, fue internada y pese a la complicación de su estado de salud, fue enviada a su casa por falta de recursos y atención médica.

Sabemos, repito que las sanciones y el bloque imperial, tiene una cuota de responsabilidad; pero el gobierno regional tiene que amarrarse los pantalones y prestarle atención a la Victoria; debe recordar que a dos meses y media tenemos las elecciones parlamentarias y que los pueblos pasan factura. Pese a que todo culpan al presidente Maduro de los más ínfimos problemas, debemos de recordar la anécdota aquella donde Fidel, le expresaba a Chávez, que él no debería de ocuparse de lo más mínimo, para eso estaban los subalternos al cual fueron asignados, cumpliendo a cabalidad las funciones, hasta llegar al último eslabón.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1135 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: