Cátedra Comunal

Alerta: negación al cambio en los Consejos Comunales

Todo ser humano, así como toda obra o institución creada por el hombre, es perfectible, puede ser mejorada, pero igualmente, puede ser pervertida o desviada, caer en peligro de alejarse de su objetivo, distrayéndola de su propósito. Los Consejos Comunales no son la excepción; el Presidente de la República y Líder de la Revolución ha venido alertando sobre algunos peligros, exigiendo siembra de valores, así como controles que impidan las desviaciones de estas organizaciones ciudadanas, que son base del Poder Popular y plataforma para la participación protagónica del pueblo.

Haremos ahora cuatro alertas, daremos cuatro gritos de alarma que aspiramos sean escuchados, para impedir retrocesos en un camino que debe siempre seguir hacia adelante, en beneficio de los ciudadanos y para “la construcción de una sociedad de equidad y justicia”. Hoy entregamos en “Cátedra Comunal” el primer alerta: la negación al cambio. En las tres semanas sucesivas, en este mismo espacio, abordaremos los otros tres alertas: la subordinación indebida, la participación al mínimo y la falta de transparencia y corrupción.

Hay en las personas humanas aprensión o rechazo al cambio por temor a lo desconocido, por costumbre a lo anterior o por pensar que puede perder, que “es preferible malo conocido que bueno por conocer”. Es frecuente constatar en la historia o recorrido vital de los pueblos y de las asociaciones, como luego de avanzar en un determinado camino de cambio, se genera un retroceso, una marcha atrás.

John Kotter, especialista en liderazgo, escribió: “Debe tenerse en cuenta que no hay nada más difícil de llevar a cabo, ni cuyo éxito sea más dudoso, ni más peligroso de manejar, que iniciar un nuevo orden de cosas”, ya que hay que vencer las resistencias al cambio que se genera en los hombres. Son muchos los intentos de cambios que no tienen éxito, porque sucumben ante los problemas; es comprensible que todo aquel que de una u otra forma pueda sentirse afectado por un cambio, experimente cierto trastorno emocional; incluso los cambios que podríamos calificar como “positivos” ó “racionales” involucran incertidumbre, unos resisten pasivamente, otros tratando de impedirlo.

¿Cómo enfrentar el problema de la resistencia al cambio?. Los Voceros de los Consejos Comunales deben tener en cuenta las cuatro razones más comunes o frecuentes por las cuales la gente se resiste al cambio: no querer perder algo que se considera valioso; no comprender la naturaleza y las implicaciones del cambio; creer que el cambio no tiene sentido para los ciudadanos, para la comunidad, o para si mismo, y tener baja tolerancia al cambio.

Manejar la resistencia al cambio, con inteligencia, implica distintas acciones, entre las que caben citarse: educar y comunicar acerca del cambio, acerca de la necesidad y la lógica del cambio; participar e involucrar: si se involucra en el cambio a quienes podrían presentar resistencia, lo más probable es que cese la resistencia; un esfuerzo participativo resulta ampliamente provechoso; facilitar y apoyar a quienes se resistan, particularmente cuando los principales motivos para resistirse al cambio son el miedo y la ansiedad; negociar y acordar, conversar, convenir con quienes se resisten al cambio disminuirá sin duda la resistencia.

Por último, el cambio debe ser interior, más que exterior; cambiemos primero al hombre, a la concepción de su rol en la sociedad, para que deje de ser objeto y pase a ser sujeto; sólo así, con un cambio interior, logramos el cambio exterior. El Líder Revolucionario de América, el Che Guevara, pone de relieve lo que es el cambio o arreglo interior, la necesidad de mirar hacia adentro: “Todos los días la gente se arregla el cabello, ¿por qué no el corazón”. Es frecuente también el cambio para no cambiar, digamos la apariencia de cambio, pero no el cambio real. Dentro de un proceso de transformación completa, como el proceso revolucionario socialista, el cambio tiene que ser real y profundo, el maquillaje no sirve. Recordemos nuevamente al Che: “La Revolución es algo que se lleva en el alma, no en la boca para vivir de ella”.


* Municipalista

cesar_dorta@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1673 veces.



César Dorta *

Luchador social y municipalista

 cesar.dorta62@gmail.com

Visite el perfil de César Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: