Poder Popular bandera de la Revolución

Nada más antirrevolucionario que remplazar el papel protagónico del pueblo organizado, por la voz gritona del burócrata que pretende sustituir al primero en su posición hacedora de su propio destino. Contrario al Socialismo que queremos -al que orienta el Comandante Presidente Chávez- los burócratas pretenden sustituir los consejos comunales, arrebatándonos la esencia del cambio: el pueblo a la cabeza de su camino.

Al igual que todos los comprometidos con el proceso de cambio, reflexiono sobre el camino transcurrido y los logros y reveces. Me pregunto ¿qué será de la vida de los consejos comunales? Tenemos un Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Protección Social, instrumento del Estado y la Revolución con la tarea de impulsar los consejos comunales. Funcionariado si tiene ese Despacho Ministerial, de lo que si adolece es de manos llenas de realizaciones. Ministerio sí, consejos comunales en acción no; planes y proyectos de papel sí, con pocas mejoras y calidad de vida en nuestras comunidades.

Perdónenme la crudeza, pero debo decirlo con honestidad, si el Presidente Chávez no hablara de consejos comunales, en Venezuela no se sabría qué es eso. El Presidente anda solo predicando la doctrina del Poder Popular, mientras el funcionariado piensa en “burocracia en acción”. Sin que me quede nada por dentro, confieso que los consejos comunales hoy no son bandera real para el Gabinete Ejecutivo y menos aún para nuestro PSUV, llamado a ser instrumento de la Revolución. Con dolor veo muchas veces a nuestro partido ensimismado, mirando pa’ dentro, al margen del camino de la historia en una lucha de poder subalterno y pescueceo.

El Poder Popular para todos, debe ser bandera de la Revolución, como lo es para Chávez razón de ser y esencia de ella. Sin Poder Popular no hay cambio. ¿Cuál es el cambio si la burocracia, al igual que ayer, pretende ser rectora de nuestras vidas?

Los consejos comunales no son objeto electoral, son instrumentos de la Revolución sí, no objeto del beneficio político de unos cuantos. Si Chávez cuenta con el amor del pueblo y el favor de las mayorías, es porque se le ve con claridad al servicio de la gente, y no haciendo que la gente le sirva a él.

La Revolución Bolivariana tuvo un largo período de gestación en la calle, en los barrios, en las fábricas y universidades, así como en los cuarteles; tuvo en 1992 -hace ahora 20 años- su hora de clarín. El 4 de febrero anunció que algo venía, algo bueno y nuevo. Chávez alertó: “vendrán nuevas situaciones y el país tiene que enrumbarse definitivamente hacia un destino mejor”. Es el mismo día en que proclama el “por ahora”, el inicio del camino hacia el Poder Popular.

En mis libros “Manual de los Consejos Comunales” y “La Comuna Socialista Venezolana” expreso la inquietud que, otras veces también, he hecho pública a través de Aporrea: no permitamos que la burocracia insaciable sustituya al pueblo. Cuando eso ocurre, los burócratas se convierten en contrarrevolucionarios, y si nos descuidamos se pierde la Revolución.

Mi invitación angustiada es porque el Poder Popular se exprese, y las comunidades organizadas se escuchen; que los consejos comunales jueguen el rol protagónico que nuestra Constitución le reconoce al pueblo. Sin Poder Popular no hay Revolución. El pueblo adelante con el Comandante, por encima de burócratas y trampas, nadie mejor que el pueblo mismo para liderar su camino y construir Patria.



cesar.dorta62@gmail.com



* Luchador social y político


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1387 veces.



César Dorta (*)

Luchador social y municipalista

 cesar.dorta62@gmail.com

Visite el perfil de César Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: