¿Abuso en pantalla?

Las niñas-mujeres de la TV

La candidata mueve sus caderas como la verdadera Shakira. Pasa al escenario y comienza a lanzar besitos. La siguiente muestra sus destrezas corporales al son de la música de Thalía. Al compás del “no que nooo” imita torpemente movimientos sensuales.

A medida que una de las chicas intenta caminar como lo que llaman ‘felinamente’ el animador va narrando : “Ella busca novio y quiere ser madre”. Un concurso de belleza más, pensará usted. Se equivoca. En este caso las participantes son niñas con edades entre cinco y siete años que seguramente no tienen ni idea sobre el significado de las palabras “seducción” o “abuso”. Pero allí están. Esperando darle a sus padres la alegría de ganarse un buen dinero sin tener que limpiar más platos o baños ajenos, o madrugar para luchar por un puesto en el transporte público.
Desde hace más de una década diferentes espacios de la pantalla hispanoamericana muestran concursos de belleza para niñas. A veces bajo engañosos nombres, con diminutivos, vemos desfilar en los programas a pequeñas bailando con movimientos pélvicos cual experimentadas ‘vampiresas’.

Estas escenas, como siempre, terminan con un estruendoso aplauso del público asistente al estudio.
No se qué sentirán los padres de las aspirantes a artistas, pero a este redactor le vino a la mente la imagen de la pequeña reina de belleza, de seis años, JonBenet Ramsey cuya violación y asesinato ocurridos en Boulder, Colorado, en diciembre de 1996, aún no han podido ser esclarecidos por la policía estadounidense. Sin embargo, su muerte motivó innumerable programas en la televisión de habla inglesa.

Uno a uno, durante los meses siguientes, se dedicaron periodistas, animadores y psicólogos a cuestionar el tipo de mensaje que se da cuando, a un niño se le incita a actuar como a un adulto sexualmente activo. De hecho, los mencionados concursos sólo se conocen gracias a los reportajes o documentales que les critican, ya que resulta demasiado riesgoso transmitir por TV un espacio que fácilmente podría ser acusado de abuso infantil en la cultura anglo (obviamente la pantalla hispana de EEUU aún adolece de una estricta supervisión).
Por supuesto, para la TV latina el caso de la pequeña ‘miss’ JonBenet no ha pasado de ser un crímen común y corriente.

Los programas tipo “talk show’ o de discusión, no se quedan atrás, a menudo hacen entrevistas a menores de edad sin ningún tipo de preocupación sobre las consecuencias que le pueda traer al entrevistado sus inocentes y confusas confesiones.

Durante las últimas semanas, y en el caso específico de Venezuela, la televisora del estado VTV ha estado difundiendo (con sus respectivas críticas) un viejo video con la escena de una niña de aproximadamente ocho años, quien busca el momento de aceptación, fama y aplausos que no muy a menudo ofrece la industria del entretenimiento entre los más necesitados.

En la secuencia, el animador, un adulto con aparente experiencia televisiva, insiste en preguntarle a la pequeña sobre si es “Virgo” o no. Jugando con la doble intención y el morbo que el complejo de machista en demasía permite. Al mismo tiempo, el camarógrafo realiza un 'paneo' sobre el cuerpo de la menor. Al parecer un litigio legal va en proceso por el espacio.

El mensaje de estos programas denominados, por sus productores, como ‘infantiles’ pareciera ser: olvida el candor y explora tu sexualidad al máximo para intentar triunfar en la vida, que después te invitaremos a nuestros programas de entrevistas (talk shows) para que el público, que hoy aplaude tus movimientos precoces de cadera, mañana te condene por libertina.

Lo peor, es que en medio de la polarizada sociedad que nos caracteriza, no ha habido mayor escándalo o preocupación por representantes de los sectores tan dados a opinar durante los ultimos años: iglesias, profesores de Comunicación Social, psicólogos sociales, abogados,sociólogos.

No quisiera pensar que quienes tienen acceso a los medios de difusión permanecen anestesiados pensando que sólo la idea de quitar o dejar a un presidente es lo que pueda cambiar a un país.

(*) Periodista

romulohernandez@sbcglobal.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5352 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter