El futuro de Colombia

Es un alivio que el presidente Juan Manuel Santos haya salido
reelecto.Sin embargo el panorama colombiano no puede dejar de
preocuparnos a todos los venezolanos y al resto de América,por dos
alarmantes circunstancias.

La primera,son los niveles de abstención.De los 32.975.158 de
ciudadanos registrados en el padrón electoral,solo 15.794.944
decidieron que valía la pena votar,los restantes 17.180,218 ,pensaron
que no,mas de un 50% del padrón.(1)Esto deja abierta una
interrogante:¿Cuales serán las razones por las que pensaron que no
valía la pena? ¿Que tendencia política tiene mayoría en este 50% de
abstencionistas? ¿Sera mas bien el fruto de la misma estrategia que se
uso durante la cuarta república en Venezuela para marginar a un
considerable volumen de votantes, que por su condición socioeconómica
se les mantiene alejados de los centros de votación? ¿O es una
inexplicable apatía hacia una decisión que pudo costarle a Colombia un
recrudecimiento de la guerra civil?.Solo Dios sabe lo que esta pasando
por la mente-y espero que sea algo bueno- de ese 50%.

La segunda -mucho mas peligrosa que la primera-es que un 45% de la
población registrada para el voto,decidió apoyar la tesis que sostiene
la continuación del conflicto y que apuesta por una solución
militar.Mas grave que todo lo anterior,este resultado ha logrado
"legitimar" y ha resucitado al Uribismo,como corriente política que
sabemos es abierta y enconadamente contrarrevolucionaria, y que ha
amenazado en varias ocasiones con una guerra,al pueblo venezolano.Si
esta ultima,decide poner en practica en Colombia las mismas tácticas
que ha puesto en practica en nuestro país,el presidente Santos y la
democracia colombiana podrían estar corriendo grave peligro.

¿Hasta donde podrían llegar Las Fuerza Imperiales que se mueven en
nuestro continente,en su afán de ponerle las manos encima a las
reservas mas grandes de energía del planeta? ¿Sacrificarían-como peón
en tablero de ajedrez- a la democracia colombiana?.Con un 45% de apoyo
no les seria difícil provocar un caos,con eso, casi lo logran en
nuestro país.Les resultaría mucho mas sencillo alla,tomar el poder por
la fuerza y embarcar casi de inmediato y con alguna ridícula excusa-de
la misma naturaleza de aquellas que han usado en otras partes del
mundo- en una guerra fratricida a nuestros dos pueblos,y ademas,acabar
por fin,con la influencia que La Revolución Venezolana tiene sobre el
resto de América y sobre la propia Europa.Les permitiría,también,
abrirle las puertas a una intervención militar extranjera en
Colombia,que de seguro se extendería en muy corto plazo hacia
Venezuela.

El sacrificio de una democracia suramericana seria para el
imperio,poco menos que nada,comparada con el gigantesco benéfico que
representa el control de las reservas de energía mas grandes del
planeta,el fin de El Proceso Revolucionario Venezolano y el principio
del fin de La Revolución Independentista Suramericana.Este escenario
es producto de una lectura que no se puede ignorar o esquivar.La
Historia universal recientemente escrita con la sangre de millones de
seres humanos alrededor todo el planeta,corroboran esta posibilidad.

La incertidumbre que deja abierta -desde el punto de vista
democrático-un cincuenta por ciento de abstención, mas el hecho de que
un 45% del voto se expreso por el deseo de continuar con una solución
militar para la guerra civil,constituyen hechos que no podemos
subestimar.Especialmente cuando en ese país ,la violencia ha sido
praxis habitual y característica fundamental de su proceso político.

Muy peligroso aun,el futuro para el pueblo Colombiano, para el pueblo
Venezolano...y para toda la América del Sur.

(1) http://www.registraduria.gov.co/99PR2/DPR9999999_L1.htm



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2010 veces.



Guillermo Moreno

Economista, mención Formulación y Evaluación de Proyectos.

 guimor56@gmail.com      @guimor56

Visite el perfil de Guillermo Moreno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: