Marea Socialista no tira Herencia de Chávez

Fíjense, yo soy chavista sin guayabera roja y sin un dedo tan virtuosamente autoritario,como el dedo que desde la llamada democracia participativa y protagónica ha venido engordando el PSUV, que inteligentemente ha sabido esconder ese dedo con métodos "democráticos y protagónicos"pero que el propio Stalin envidiaría.

Yo ando buscando una fuerza chavista, que me respete y me conciba más allá de un voto o de una cosa que puede ser únicamente parte de una lista de 1 x10. En esa búsqueda, me encontré hace dos meses con un camarada que cursamos estudios en la escuela de ingeniería civil de la UDO y me sugirió la lectura de varios documentos de Marea Socialista con los cuales he sintonizado.

Este es mi tercer artículo en Aporrea, pero he sido un usuario de Aporrea y acabo de leer un artículo del camarada Eligio Damas, cuyo título me llevó leerlo inmediatamente porque me sugirió la idea,que Marea Socialista se va y tira a un lado la herencia de Chávez. Esta supuesta ida del chavismo, quiebra además la unidad e introduce la división del PSUV. No es así, desde mi perspectiva.

El Camarada Damas, tiene entre sus argumentos para cuestionar este supuesto abandono del chavismo por parte de MS; la manera como se produjo la división de AD con la ida de la gente que se agrupo en el MIR.

No tengo los detalles de este proceso porque estoy cronológicamente lejos de ese momento, pero vengo de una izquierda más nueva que la del MIR, pero no tan distinta. No son compatibles los dos casos, ni es un buen ejemplo para argumentar la posición que hoy viene asumiendo Marea, con la cual simpatizo, pero aun no he tenido la oportunidad de contactar, más allá de los documentos y de las propuestas que han presentado como un aporte desde el chavismo para superar la crisis actual. De mis pocas lecturas que he realizado de la vieja izquierda y sus virus divisionales, entiendo, que la Juventud del MIR y la gente que se fue con el MIR estaba en posiciones de poder y tenía presencia fuerte en organizaciones sindicales y estudiantiles. Tenía un espacio burocrático y político. Entiendo que con ese poder, captaron el sentido del proyecto capitalista de Betancourt y con la efervescencia de la revolución cuba, tenían listo el coctel para darse su aventura, que termino en nada y con alto costo de vidas que se sacrificaron.

Ese momento y este son distintos. Betancourt que ya estaba entregado desde mucho antes, la división le resultaba políticamente una estrategia perfecta a su proyecto. Fue una división, un rompimiento político y programático. Marea hace un esfuerzo por rescatar el legado de Chávez. No se va del chavismo ni se va al monte. Se queda en el chavismo y se queda con la gente buscando rescatar e impulsar el chavismo.

No quiero ahora hacer una comparación entre aquella AD y este PSUV, porque voy a distraerme del punto. Aquella AD ni esta vieja y destartalada AD, ofreció una democracia participativa y protagónica, ni se pronuncio como antiimperialista y anticapitalista. Marea asume el chavismo de Chávez, el antiimperialismo y el anti capitalismo. Lo asume como un proceso que se construye desde las bases y con el debate de las políticas públicas.

Puedo tener y la tengo, mi idea de lo que ha venido resultado ser el PSUV, pero resulta que leí este artículo del camarada Eligio Damas, terminado de leer un libro cuya lectura tenía pendiente. Por las credenciales académicas del autor, que conocí en la UDO Anzoátegui, mientras estudiaba allá, voy a permitirme suscribir una idea del Profesor Steve Ellner que me movió el piso en este proceso de ir entendiendo la involución del PSUV. En ese trabajo, Steve Ellner expresa:

"Por cierto, la democratización interna en ausencia de debate y clarificación ideológica conduce eventualmente al fraccionalismo vació, basado en las diferencias de personalidad". Más adelante, escribe Steve: "La fusión de los partidos chavistas y las organizaciones sociales en el PSUV, ofreció una oportunidad de oro para lograr la renovación organizacional y profundizar la democracia en este sentido, pero al mismo tiempo corrió el riesgo de suprimir la diversidad". Así sucedió, se suprimió la diversidad y sin diversidad; la unidad es una entelequia. Para que haya unidad, debe haber, reconocerse y darle oportunidad a la diversidad y al debate. Esta cosa definitivamente no existe en el PSUV. El PSUV no discute ni debate internamente tal como lo sugiere sus elementos fundacionales y menos debate con sus aliados. A veces saca un tiempito para hacer ver que oye a sus aliados y al Polo Patriótico. Este PSUV creo que ya está muy enfermo.

La unidad no es una cosa parecida a Dios, que está por sobre todas las cosas. La unidad en política se teje con propósitos comunes, compartidos y respetados. La unidad no puede ser un chantaje. Es un proceso que está en permanente construcción en la diversidad. Hay que darle espacio a la diversidad y los principios sobre los cuales se sostiene esa unidad. Soy chavista, por muchas razones, pero coloco una muy sencilla y nada filosófica. Chávez en una oportunidad dijo que entre un principio y una amistad, se cuadraba con los principios. Ser chavista, supone entones, actuar en concordancia con principios y no es precisamente lo que uno viene observando en el PSUV. No hay respeto por los principios que ellos mismos nos propusieron. Nadie les puso una pistola a los líderesdel PSUV para que los colocaran en sus documentos básicos.

En las elecciones internas no se aplican los principios, se imponen los personalismos y los grupos que vienen descomponiendo el legado de Chávez. Se imponen no por sus luchas, sino por los maletines. Lamentablemente es así y ahí no cabe un principio. Esto no es chavismo o no lo es para mí, desde lo que Chávez planteo en todo su proceso de irnos dando una visión, que siempre fue muy dinámica.

Marea no divide al chavismo, se reconoce dentro del movimiento chavista. Lamento que antes de escribir este artículo; el camarada Damas, no se haya tomado la precaución de leerse algunos de los documentos de Marea en los cuales expone como asume la propuesta y el legado de Chávez. Eligio Damas, que viene del MIR, no debe resultarle extraño el sentido de una división y menos; el método "protagónico y participativo" del PSUV, que le resta importancia al debate.

Solemos ver con frecuencia a los aliados del PSUV esperar mucho por un ratico que le ofrezca el Psuv para conversar. Eso siempre es posible en los momentos electorales. El PSUV conversa y debate más con los empresarios que son los enemigos del proyecto que con los aliados del Polo Patriótico. Blanca Eekhout, tiene seguramente sus teléfonos y de vez en cuando se acuerda que existen, pero el PSUV ahoga el debate, la discusión y no hay que ser muy inteligente para entender que cada día deserta más del legado de Chávez.

No veo ni debate, ni eficiencia, menos eficacia y mucho menos "comuna o nada". Observo un PSUV que se comporta como un clon reverso del rey Midas. En Monagas donde resido no veo nada de eso. Se trata de ser creativo políticamente y utilizar el mismo recurso que usó la derecha para hacer las cosas: Póngame donde haiga. Eso no es un principio, esa práctica que se ha institucionalizado es un abandono a muchos principios.

tariamaquito@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3719 veces.



Eugenio Salazar


Visite el perfil de Eugenio Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: