Chávez, siempre Chávez

El Comandante Presidente es y será por siempre y para siempre el líder del proceso en marcha. Su liderazgo lo trasciende a él. Si él está físicamente o no, no menoscaba su peso; es más que un Presidente, mucho más que un Comandante, es el inspirador de la Revolución venezolana, es con su palabra y acción el guía y ejemplo a seguir. Por ello, Chávez, siempre Chávez.

Hace ya varios meses el Presidente está librando batalla por la vida, contienda esta en la que estamos a su lado y, como él lo ha confesado, ha sentido a su pueblo orando y acompañándolo para recuperar su salud, de modo que pueda continuar a la cabeza del proceso revolucionario. La verdad sea dicha, no ha dejado de estar ni un solo instante a la cabeza del proceso, no solo porque en el tiempo que le permite su quebrantada salud atiende su compromiso fundamental con Venezuela, sino que además, su inspiración orienta al proceso y guía nuestros pasos.

A raíz de su reelección en octubre pasado, debió viajar a Cuba para atender sus importantes dolencias, de la cual retornó en diciembre para anunciarnos que se sometería nuevamente al bisturí. Sin su presencia física fuimos a las elecciones regionales y ganamos de paliza, como ganaremos contundentemente en las municipales a efectuarse en el venidero mes de julio.

Pero Chávez no está solo en las manifestaciones electorales, está igualmente en el quehacer diario de la Revolución, porque así como inspira el voto popular, orienta los cuadros gerenciales del proceso a hacer su tarea, guiando simultáneamente al pueblo a ejercer contraloría social, como él lo enseñó e insistió.

No obstante lo antes dicho, nunca está de más una alerta, sobre todo cuando nace de nuestro corazón y compromiso con la Revolución. Si bien es cierto que Chávez es un gigante de la lucha social y política, y de que es una realidad, esta podría desvanecerse si quienes decimos ser sus seguidores y colaboradores, no hiciéramos las cosas bien, si nos apartásemos de los principios y valores, si nos alejásemos de su palabra y guía.

Me preocupan y así lo confieso, algunos compatriotas que bien en función de gobierno o en actividad pesuvista se alejan de los valores de la Revolución, de esos principios que ha vivido cabalmente Chávez, sembrándolos con palabra y ejemplo.

Seguramente quienes me leen, al igual que yo, conocemos a uno o a algunos compatriotas que no hacen bien su tarea, que no son ejemplo a emular y están en la función pública no para servir, sino para servirse de ella, peor aún, compatriotas que contrariando los principios de la moral, incurren en corrupción u otros vicios. Para ellos nuestro reproche y, más que eso, nuestra condena. No podemos hacernos los ciegos ante esos Caballos de Troya, tenemos que arremeter fuertemente, tal como el Comandante Presidente nos lo ha exigido en más de uno de sus discursos, en los que fija las pautas cuyo acatamiento ahora reclamamos.

Chávez ha hecho y seguirá haciendo. Él será siempre maestro y guía. Ahora es a nosotros a quienes corresponde cumplir cabalmente nuestra parte. Que Dios nos permita estar a la altura, y nos dé sano juicio para acatar siempre la voluntad del pueblo y cumplir con rectitud nuestra tarea. Ayudemos a ser cada vez más real y viva la consigna: Chávez, siempre Chávez.

cesar.dorta62@gmail.com


* Luchador social guarenero y municipalista


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1686 veces.



César Dorta

Luchador social y municipalista

 cesar.dorta62@gmail.com

Visite el perfil de César Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: