Leálo solo si se considera excluido de la revolución

No puede entenderse, ni tiene sentido nuestra Revolución Socialista, si ella es excluyente. El Presidente Chávez lo tiene claro, desgraciadamente no así muchos de quienes dicen servir al Comandante y a la Revolución. Ellos se están convirtiendo en alcabalas que cierran el paso a muchos de los nuestros. Ellos hacen lo necesario para que la Revolución esté a su servicio personal. Si usted se considera excluido, estas reflexiones son para usted.

La Revolución incluyente que inspira el Presidente Chávez, nada tiene que ver con los actos excluyentes de muchos Alcaldes, Gobernadores, Ministros, incluso funcionarios de menor jerarquía. Nuestro proceso de cambio está reñido con la actuación de aquellos que abrazan los métodos del pasado para tomar ventaja de la Revolución. La exclusión es característica de ayer, que reproducen algunos funcionarios de hoy, para que en definitiva el cambio no cambie, ni la Revolución revolucione. Nepotismo, negocios de interés personal, cerrar los oídos a los Consejos Comunales y a las otras expresiones del Poder Popular, alejar a los gobernantes de los gobernados, eso no es inclusión. Luchar contra eso, es reafirmar el camino del Socialismo. Invito acompañar al Presidente Chávez en su empeño por la inclusión, lo que implica protesta y rechazo a los funcionarios que miran pa´ atrás.

Nada más excluyente que el nepotismo. Nada más injusto que otorgar cargos, prebendas, negocios y posibilidades a la familia del funcionario de turno, a los compadres y entorno del que está arriba, olvidando que si está donde está, es porque hay un pueblo que se las jugó y se las juega con Chávez y el proceso. Quienes practican el nepotismo desde alcaldías, gobernaciones o cualquier otra entidad pública, traicionan la voluntad popular, al Presidente y al PSUV. Protesto en nombre de los excluidos.

Cuando los contratos, las compras de bienes o la prestación de servicios son beneficios para la rosca, grupito familiar o político del funcionario de turno, se le da la espalda a la Revolución. Lo público es para todos en igualdad de condiciones, o deja de ser público, para ser del uso o capricho privado de uno solo. De esas componendas amañadas y caprichosas sólo hay un paso a la corrupción, que es la forma más brutal de exclusión, ya que lo que es propiedad de todos, se queda en las manos de uno, o de unos pocos. La corrupción es excluyente. La corrupción enterró al viejo liderazgo, no obstante en esa fosa caben más cadáveres, entre los que nunca debe encontrarse la Revoluciòn en marcha.

Nada más excluyente que el bojotón de puertas que separan al pueblo del escritorio del funcionario engreído y contrarrevolucionario. Son puertas que sólo se abren para unos pocos, impidiendo el acceso a la mayoría, que no puede ni acercarse al funcionario. En los últimos pisos de los Edificios gubernamentales están los Jefes; Porteros y puertas, guardaespaldas y asistentes se convierten en muralla que hacen lejano al funcionario, impidiéndole al pueblo hacer sus solicitudes y reclamos, expresar sus puntos de vistas y participar en la Revolución, jugando el rol protagónico que la Constitución consagra al Poder Popular.

Por último, para no hacer más largas estas reflexiones, también estamos frente a grave exclusión, cuando la salud, la educación, la distribución de alimentos, entre otros servicios, no llegan a la gente. Los chivos que se benefician de la Revolución, tendrán siempre como atender sus necesidades familiares y personales, quedando por fuera, como guayabera, los excluidos de siempre.

Incluyámonos: Nosotros los excluidos; hagamos FRENTE COMUN y organicémonos en una gran Contraloría Social que sea los ojos y los oídos del Comandante Chávez y de la Revolución en todo el Territorio Nacional, convirtámonos en la Verdadera Vanguardia. Salvemos este proceso, salvemos la Revolución. Cuando el Grito de la Patria llama, hasta el llanto de la madre calla. Nuestra invitación es para que te incorpores.

Estas reflexiones deben llevarnos a hacerle saber al Presidente, que estas cosas están ocurriendo. Si él lo sabe, llegará pronto el castigo a quienes están desandando la Revolución. Elevemos nuestras voces para que no crezca el mal. Los antivalores que no hemos logrado erradicar, entre ellos la exclusión, deben morir.

cesar.dorta62@gmail.com

(*) Municipalista y luchador social


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1717 veces.



César Dorta (*)

Luchador social y municipalista

 cesar.dorta62@gmail.com

Visite el perfil de César Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: