Energía nuclear para Venezuela

Los crecientes problemas con los cambios climáticos que han acentuado el calentamiento global y la sequía por disminución del índice pluviométrico medio, revelan la limitación de la generación de energía hidroeléctrica, dependiente de la disponibilidad de corrientes de agua caudalosas en topografías adecuadas para la construcción de embalses. Adicionalmente, está la afectación ambiental generada por la construcción de las represas y por la inundación resultante del llenado del embalse.

Por otra parte, no se discute hoy en día el impacto ambiental de las usinas de generación termoeléctrica con base en la combustión de combustibles fósiles, emisoras de perniciosos gases de efecto invernadero y de calentamiento directo por la propia combustión, efectos adversos que, de por si, contribuyen a la disminución de lluvias antes señalada, a lo que se agrega la contaminación por las partículas residuales esparcidas en la atmósfera.

Antes este panorama, urge la revisión de conceptos y paradigmas y pensar de manera seria en la implementación de centrales de generación de energía eléctrica por medio de fisión nuclear, ante lo cual es previsible prever el consabido ataque y bloqueo por parte de los países imperiales, especialmente los Estados Unidos de Norteamérica, como la campaña actualmente sostenida contra Irán.

Estas centrales, contra la conseja en boga, son mucho menos agresivas con el ambiente, ya que en condiciones normales de operación no generan ningún residuo al medio ambiente, salvo el vapor de agua. En cuanto a su seguridad, los diseños actuales y en desarrollo son altamente confiables y su mecanismo de diseño imposibilitan desastres como los de Three Mile Island en los EUA o Chernóbil en la antigua URSS, ocurridos en reactores de uso militar hoy de diseño obsoleto. En relación con los sismos, Japón ha probado que las centrales atómicas modernas soportan sismos hasta de magnitud nueve.

En cuanto a los residuos radioactivos en el largo plazo, los diseños más actualizados de reactores minimizan la cantidad de dichos residuos, reutilizan estos y disminuyen la radioactividad de los más potentes, e incluso el diseño denominado Sistema Asistido por Acelerador NO genera residuos radioactivos; los cuales, en todo caso, siempre hay la posibilidad de manejarlos de manera adecuada por su escaso volumen, un millón de veces menor que el generado por plantas termoeléctricas equivalentes, las que también general radiación en el proceso térmico.

josegpinat@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3286 veces.



José Gregorio Piña


Visite el perfil de José Gregorio Piña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: