Universitarios: El que no trabaje, que no cobre

Los verdaderos jefes del paro guarimbero se pusieron al descubierto. No aguantaron las comedidas resoluciones de la Asamblea Nacional, a propósito del paro guarimbero desde las universidades y mandaron a su brazo ejecutor a ripostarle al Presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diputado Diosdado Cabello. Fue así, como justificando lo invertido en ellos y acatando al señor del megáfono de la U.S. Embassy en Caracas, salió la autodenominada agrupación de rectores universitarios del fascismo, AVERU, a leerle la cartilla al Diputado Cabello y al ministro Manuel Fernández, para que entiendan quiénes son los dueños del circo.


Ellos, los jefes del paro guarimbero primero argumentaron que no reiniciaban clases porque ese aumento de sueldo y todos los retroactivos eran miserables, porque según sus decires, no iban a recibir ese cochino dinero si no lo dolarizaban o, al menos, lo calcularan a la tasa del Dólar Today. Luego, como fueron desenmascarados y la caterva de pillos autodenominados "niníes" se dedicaron a gastar el aumento y los retroactivos del 2015 en viajecitos playeros, resorts y malls, como lo testimonian sus fotos pegadas en sus respectivos muros del Facebook, más las ausencias sepulcrales a las llamadas asambleas de profesores, pues salieron los dueños del circo a argumentar ante los medios que ellos no van a reiniciar clases porque el culpable es el ministro que no les da un presupuesto justo. Pero, como la cosa no es nada creíble, ahora están cambiando el discurso ante sus medios palangristas y empezaron a señalar que las infraestructuras no están acondicionadas para dar clases.


Y, mientras tanto, los bobos de siempre perdieron sus clases, gracias a que en dichas universidades las autoridades universitarias se han dedicado a tener en los centros de estudiantes y federaciones de centros a un conjunto de bolsiclones paridos de Voluntad Popular y Primero Justicia, con uno que otro malandro salido del horno de los adecos, razón por la cual a estos personajes no les importa un pito si los bachilleres pierden clases o no tienen comedor o residencia estudiantiles. Pero, sí hubo dinero, drogas, caña y transporte para llevar a un grupo de estudiantes a la Plaza Francia de Altamira, llevados desde la plaza cubierta de una emblemática universidad, que los alojó en un hotel de lujo que colinda en dicha plaza.


Pero, nada de lo dantesco acontecido y de lo que, probablemente suceda, sería posible si las instituciones del Estado funcionaran. No funcionan, simple y llanamente por la abulia de sus funcionarios y porque están minadas de escuálidos fascistas que odian al gobierno aún cuando hayan sido enchufados.


Por ejemplo, si las resoluciones de la AN son de obligatorio acatamiento y una de sus resoluciones propone que el Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo (MPPPST) haga las correspondientes inspecciones en dichas casas de estudio en donde se está cobrando sin trabajar, además de que es un hecho público y notorio, con la sospecha de que el ministro de dicha cartera habrá leído algo al respecto o alguno de sus allegados haya visto la televisión, es repulsívamente notorio el silencio que guardan los inspectores del trabajo de cada región y todos sabemos el porqué: las inspectorías del trabajo en Venezuela son reductos del oposicionismo más fascista, aunque algunos se pongan franelas rojas y ocupen cargos de confianza, razón por la cual, además, ellos cuidan los intereses de los delincuentes que controlan las universidades venezolanas, pero se le afincan odiosamente a los trabajadores que son víctimas del sector privado. Hoy, la mayoría de la clase trabajadora odia las inspectorías del trabajo.
Atrás no se quedan los fiscales del Ministerio Público, quienes saben que se están cometiendo delitos en las universidades que promueven las guarimbas y se hacen los pendejos, cuando, por ley, ellos son los facultados para abrir procedimientos legales contra las autoridades universitarias por los estudiantes asesinados en el recinto universitario y en las guarimbas, además de los delitos conexos a los que llamamos "presuntos", son soslayar que estas autoridades de la AVERU están violando derechos fundamentales, como el derecho al estudio. Todos sabemos también el porqué.


Esta semana está previsto que el Ejecutivo Nacional desembolse a todas las universidades el bono de fin de año o aguinaldo a todas las universidades públicas, en las que en trece de ellas, los profesores y algunos empleados tienen meses cobrando sin trabajar.


La oportunidad es propicia para que el ministro Jesús Martínez se reivindique con los trabajadores universitarios y haga valer el texto de la Ley Orgánica del Trabajo, de más Trabajadoras y de los Trabajadores (LOTTT), haciendo que sus inspectores del trabajo trabajen y visiten ya mismo cada universidad y levanten acta de quiénes están trabajando, es decir, impartiendo clases e investigando y quiénes solo están de paseo o han abandonado el cargo. También es propicia la ocasión para que la Fiscal General se la República, Dra. Luisa Ortega Día, de acuerdo con las competencias que le confieren las leyes de la República, ordene a los fiscales superiores que se ocupen y atiendan las graves irregularidades que están sucediendo en las trece universidades que están en paro guarimbero atenidos al alto grado se impunidad del que han gozado por tantos años hasta la presente fecha, acercándose a las universidades, porque eso no es territorio apache. Igualmente, el Defensor del Pueblo seguramente sabe que hay un Pueblo que necesita que le respeten su derecho al estudio y el Contralor General de la República tiene mucho qué decir y decidir respecto del grave delito que significa cobrar sin trabajar.


Finalmente, no se puede callar la verdad de fondo de la guarimba universitaria. Están comprometidos en el derrocamiento del Presidente Nicolás Maduro y los rectores universitarios son quienes comandan y dirigen el paro guarimbero. Hubo un rector fascista que hace pocos días anunció en una asamblea de tres gatos que en enero próximo tampoco comenzarían clases hasta que caiga Maduro. En estos momentos el cálculo que hacen los guarimberos es que el gobierno está atados de manos porque no puede hacer nada a cuenta de las elecciones del próximo 6-D, pero no se percatan de que nada de las medidas que puedan tomar las instituciones del Estado si es que se atreven a tomarlas, pondrían la balanza a favor o en contra de los candidatos de la Patria, porque el fascismo irracional y golpista de los escuálidos por nada del mundo cambiará en las universidades que todavía sirven a los intereses y forman para el Estado burgués.


Por otra parte, si .las instituciones aludidas intentan pasar agachadas ante los desmanes en estas universidades secuestradas por AVERU, invito a que cualquier miembro de la comunidad universitaria (obrero, estudiante, empleado o profesor) y de las comunas de la zona, se dirijan a las inspectorías del trabajo, fiscales superiores, defensores del Pueblo y Contraloría, para que exijan se armen expedientes en cada universidad y quien no trabaje que no cobre. Ya la Asamblea Nacional hizo lo que le corresponde. Hagamos lo que nos corresponde a nosotros y si el resto de instituciones no quiere funcionar, hagámoslas funcionar y fortalezcamos aún más al Poder Popular organizado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2056 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a217223.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO