La cobardía contra Hiroshima y Nagasaki

Comienzo citando, necesariamente, al presidente estadounidense Harry S. Truman, responsable de las dos bombas atómicas contra el pueblo derrotado de Japón. En una transmisión de radio, dieciséis horas después del ataque a Hiroshima, dijo: “El mundo debe saber que la primera bomba atómica fue lanzada sobre Hiroshima, ‘una base militar’. Nosotros ganamos la carrera del descubrimiento en contra de los alemanes. La hemos usado para acortar la agonía de la guerra de manera de salvar la vida de miles y miles de jóvenes americanos. Continuaremos usándola hasta que destruyamos completamente el poder del Japón”

Cuando Truman habla de “ganar la carrera del descubrimiento en contra de los alemanes” se refiere al Proyecto Manhattan para la construcción de la bomba atómica. En realidad Alemania nunca llegó a ser un peligro real en el plano nuclear. Sí, contaban con físicos teóricos extraordinarios, como Heisenberg, el cual intentó crear un reactor nuclear en Alemania pero no tuvo éxito. Hitler en realidad nunca le dio crédito a una bomba nuclear. Inclusive mucha de la física teórica como la de Einstein llegó a ser despreciada por su origen judío. Así que el comienzo de la alerta fue introducida por parte de físicos que venían de Alemania hacia EE.UU y que sabían de la recolección de uranio por parte de los nazis para el reactor fracasado.

Hablo no sólo de genocidio sino de cobardía. Japón estaba prácticamente en ruinas, el asesino, general de la aviación estadounidense, Curtis LeMay, se había dedicado a destruir brutalmente y con un ataque intenso a Tokyo y 66 otras ciudades durante seis meses antes de las bombas atómicas. No sólo usó bombas convencionales sino las terribles incendiarias Napalm, y casi todas las víctimas fueron civiles. Hubo más víctimas civiles que militares.

Peor aún, ya en Los Álamos un comité de escogencia de blancos posibles tenía en lista a Kyoto, Hiroshima, Yokohama y Kokura. Inclusive se había mencionado como un buen blanco a Kyoto ya que había una ventaja “debido a un nivel de inteligencia más elevado por parte de la población, que de esa manera apreciaría mejor el significado de esta nueva arma”. Ninguno de los antes mencionados blancos programados había sido atacado por la aviación estadounidense, previéndolos como blancos experimentales para la bomba atómica.

Y hablando de ataques preventivos, a los pilotos estadounidenses sobre Alemania se les pidió tener mucho cuidado al bombardear zonas cercanas a las plantas químicas propiedad conjunta de la I.G. Farben (alemana) y Standard Oil (hoy Exxon) propiedad de la familia Rockefeller. Hay que recordar que estas compañías fueron las que fabricaron entre muchos productos químicos, el famoso gas letal Cyclon-B, ¡usado para exterminar seres humanos en los campos de concentración!

Finalmente, del ataque nuclear contra Hiroshima y Nagasaki murieron instantáneamente, aproximadamente 220.000 seres humanos. Luego de esa arremetida continuaron muriendo lentamente miles de personas sin contar los daños genéticos en la población.

Y pensar que todavía en pleno siglo XXI hay personas que todavía creen en la “democracia estadounidense como símbolo de libertad y fraternidad entre los pueblos”. Si ya nos habíamos olvidado de Japón, por lo menos recordemos recientemente Irak con ya más de un millón de muertos. Sin olvidar por supuesto el uranio empobrecido de sus bombas, las cuales como en Japón está matando paulatinamente a su población.

luisortega69@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2684 veces.



Luis Ortega


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor