Conversando con el Padre Palmar sobre RCTV: Perdonarlos a ellos... crucifixión del pueblo

Nota de Aporrea: Esta opinión se emite a "motu propio" del autor, aunque Aporrea acompaña, como medio alternativo, al Poder Popular en su lucha contra el Poder Mediático.

Respetado Padre Palmar:

He leído su interesante carta, dirigida al Comandante Chávez, Presidente de la República, donde le advierte que avarientos detrás de la concesión tienen un rabo de paja que llega a la Casa Blanca y pide al Comandante en Jefe que perdone a RCTV. En la carta, usted hace algunas reflexiones y planteamientos que quisiera considerar. Es una buena oportunidad para debatir.

Le escribe, fraternalmente, Gonzalo Gómez Freire, uno de los fundadores de Aporrea.org y miembro de su equipo publicador. Tengo participación activa en la Asociación Nacional de Medios Comunitarios, Libres y Alternativos (ANMCLA) y lazos de trabajo y solidaridad con organizaciones sociales, obreras y populares.

Antes de proseguir, reciba mi saludo y mi solidaridad frente a las amenazas y atentados que usted informó haber sufrido producto de sus denuncias sobre asuntos de la industria petrolera.

También soy adherente de un Recurso de Amparo y de otras acciones judiciales de varias organizaciones civiles, contra los dueños de los medios de comunicación privados, principalmente de las cuatro grandes televisoras: GLOBOVISION, RCTV, VENEVISION y TELEVEN. Los accionantes, solicitamos al TSJ la protección del pueblo venezolano, frente a la violación de nuestros derechos humanos, por parte del poder mediático capitalista y exigimos justicia. No por venganza, sí por razones de supervivencia física, social, moral, cultural, política e incluso como nación soberana Pedimos que se aplique la Constitución, en preservación de nuestras libertades democráticas, de nuestros derechos colectivos y difusos, amenazados y severamente lesionados por el “psico-terrorismo mediático”, engendrador de la “disociación psicótica”.

Usted podrá ver el contenido de estas demandas a través de lo publicado en Aporrea ( http://www.aporrea.org/medios/n91270.html , http://www.aporrea.org/ddhh/n92541.html ). Incluso, podría consultar el libro del abogado Julio Lattán Ávalo, del Frente Nacional de Abogados Bolivarianos, a quien le brindo apoyo comunicacional-popular en esta lucha: “GLOBOVISIÓN ¿Violadora de Derechos Humanos? (La litis)”. En estas fuentes de información o directamente a través de la lectura de los escritos de la causa (Expediente Nº 04-0615 y 02-2443 Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia), podrá enterarse mejor de los motivos que alegamos para pedir el enjuiciamiento de los dueños de los mencionados canales privados. Le podemos regalar también el librito “Derrotemos la Guerra Mediática” y aportarle documentos y artículos elaborados donde se expone nuestro reclamo de justicia. Quizás después usted se convencería de la necesidad de abandonar esa solicitud de “perdón” para solidarizarse con esta iniciativa contra la impunidad y por la restitución de los derechos humanos violados. Como usted entenderá, más importante es el derecho de un pueblo atropellado a que se haga justicia y se impida la continuación de los agravios de sus explotadores, manipuladores, cohonestantes y encubridores de asesinos, que la inclinación de los compasivos hacia la clemencia. Yo, apelando a su sentido cristiano, hasta le invitaría a adherirse también al Recurso de Amparo y estar a nuestro lado.

Con esto no quiero decir que estemos de acuerdo con paralizar al pueblo ni con que se quiera frenar al presidente en su justa decisión de no renovarle la concesión a RCTV, que ha sido un clamor colectivo, padre. Muy por el contrario, coincidimos con usted en la observación de los problemas que traban la aplicación de la justicia, en estas instituciones burguesas heredadas de la IV República e infectadas de “troyanos”. Lo fundamental y lo que realmente decide aquí es la lucha del pueblo. Hay que animarlo a seguir adelante en este combate en lugar de proponer la declinación de sus derechos o la capitulación. Esto no se conquista realmente en los tribunales sino con el pueblo movilizado, pero sirve para movilizarse. La movilización fuerte y persistente hace parir la solución, de alguna manera.

En líneas generales, los derechos constitucionales violados por las televisoras son: El Derecho Constitucional a la Democracia; A la Igualdad y Pluralismo Político; A la Integridad Psíquica y Moral; A la Protección Familiar y de los Niños, Niñas y Adolescentes; el Derecho a la Salud, al Trabajo; a la Educación y a la Formación Ciudadana; Derechos Económicos; Derechos Patrios; Corresponsabilidad Social; Derecho al Honor; Derecho de Igualdad; Derecho a la Comunicación Plural; Libertad de Expresión; Derecho a la Información; entre otros. Incluso el Derecho a la Vida.

¿Los hechos probatorios?: Públicos, notorios, flagrantes y sostenidos o con efectos persistentes. Fundamentalmente, los vistos y sentidos por todo el sufrido pueblo durante las circunstancias asociadas con el golpe de Estado del 2002, el paro patronal y el sabotaje petrolero, las “guarimbas” y otras peripecias. Ya sea por actuación directa, en corresponsabilidad o en complicidad. Acuérdese de las actitudes de los medios en relación con las verdaderas víctimas del 11 de abril, ahora que nos acercamos al 5to aniversario de la impunidad. Esto no es un invento, los medios tuvieron responsabilidad en todo eso.

Usted afirma que ha escuchado desde hace varios años que en Venezuela las leyes se hacen para que no se cumplan, y cuando se aplican, se las clavan a los pobres… y a los “pendejos”; dice, acertadamente, que los de RCTV no son ni una cosa ni otra, que al contrario son bien “riquitos” y no tienen una pinta de santurrones. Estimado Padre Palmar: yo corregiría; no son “riquitos”, son el gran capital. Y claro que no tienen pinta de santurrones; son alevosos y perversos engranajes y brazos ejecutores de un proyecto fascista y pro imperialista, que ya mostró sus fauces sangrantes durante el golpe “carmoníaco”. No pienso que el pueblo venezolano votó por una nueva Constitución en la que logró conquistas sumamente importantes, para que ahora nos conformemos y sigamos esa mala costumbre. Al contrario, queremos que se aplique y por eso salimos insurrectos a las calles el 13 de Abril de 2002, cuando los golpistas contrarrevolucionarios compinches de RCTV (su instrumento mediático) intentaron acabar por las malas, a balazos y a plumazos, con esas conquistas democráticas y sociales contenidas en la Carta Magna, conquistas por las que trabajamos y luchamos para poderlas materializar y afianzar en esta revolución bolivariana que se proclama socialista. RCTV instigó, lideró, auspició, amparó, justificó y encubrió al golpismo oligárquico e imperialista.

Es bueno que se fije muy cuidadosamente en esto, padre, para que no saque conclusiones erradas a partir de algunas apreciaciones correctas que le echen a perder el enfoque. Fíjese, yo estoy de acuerdo con que la advertencia que usted hace sobre el peligro que representan los avarientos que le quieren poner las garras a la concesión, hay que tomarla muy en serio. Pero… ¡ojo!, para evitar que esa amenaza se consume. ¡No para perdonar y dejar impunes a los dueños y palangristas de RCTV! Y en esto hay que hacer un llamado de alerta al movimiento popular, para aplicar la contraloría social, la democracia participativa y protagónica. Un llamado a los medios comunitarios y alternativos que estamos luchando por la comunicación comunitaria, por la socialización del espectro radioeléctrico, frente al capitalismo mediático que nos arrebata alrededor del 94 % de la cobertura nacional. Un llamado para que el movimiento obrero, campesino, indígena, comunal, nos pongamos en guardia y exijamos participación en la toma de decisiones sobre el destino de la señal. Para impedir que sectores privados o burocráticos se metan como camaleones y que nos vayan a secuestrar el control social del canal.

Si usted supone que los “avariciosos” pueden tener operadores políticos o testaferros agazapados en el gobierno o en las instituciones del Estado, denúncielos desde la investidura de su sacerdocio. Muchos de nosotros hemos oído también esos inquietantes rumores y ya sentimos que el diseño del nuevo canal se está asomando como algo cocinado en círculos cerrados, o con una visión que no se corresponde con la perspectiva socialista. Estamos muy atentos e investigando. Pero tenga el cuidado en no usar este argumento para justificar que nos quedemos en brazos de nuestros verdugos.

Ya sé que usted trata de diferenciar entre los dueños y la televisora misma. Pero es que no hay diferencia, mientras esté en manos del capital privado, de éste o de otros, será un aparato y una estructura que responde de conjunto (como todos los medios capitalistas o los del Estado controlados por ellos) a una finalidad principal: ser un arma terrible del capital para impartir su ideología y sus contravalores, para inducir al consumismo en función de sus intereses comerciales de lucro y sometimiento cultural, la herramienta propagandística de la clase dominante (la burguesía, los latifundistas, grandes banqueros e industriales) para hipnotizar a las masas, banalizar su moral y organizar la contrarrevolución. Usted dice que no se trata de ser “nostálgico”, pero que RCTV “era la televisión pura y decente”. Me parece que ni tan pura ni tan decente. No dejaba de ser una pieza del sistema burgués “punto-fijista”, y también callaba y convalidaba muchas barbaridades de los gobiernos adecos y copeyanos, mientras cumplía su papel superestructural. Si piensa en recuperar algo de aquella televisora, no le quedará más remedio que ser nostálgico, porque aquella Radio Caracas Televisión (ahora es RCTV) ya no volverá nunca más; se ha convertido en un monstruo sin remedio. No tiene sentido defender los “mejores” tiempos pasados de la adolescencia de un criminal, para pedir indulgencia, cuando de adulto anda pistola en mano arremetiendo contra la sociedad.

¿Usted se refiere al personal y a los equipos?

Buena parte de los periodistas y productores de hoy fueron seleccionados, adiestrados y comprados por los dueños del canal para cumplir la función que cumplen, unos conscientes como los sicarios, otros con su conciencia inoculada e identificada con el capital y el imperio, son sus agentes. ¿Qué cosa es pues el “Granielito”? Algunos podrían tomar la opción de apartarse de los canallas y venirse con el pueblo o tendrán que correr con similares responsabilidades, a su propio nivel. Los trabajadores honestos y con conciencia de pueblo, que trabajan por su necesidad y no comparten la conducta patronal, deberían tener la oportunidad de ser reivindicados por el nuevo modelo de comunicación socialista, con su debido espacio de participación. Pero ellos no son RCTV. Ahí hay trabajadores que se vienen organizando sindicalmente y que en el momento oportuno se podrán manifestar.

Y los equipos técnicos, aunque no sean afectados totalmente por la medida de no renovación de la concesión; en mi opinión y la de muchos en el movimiento popular, deberían ser expropiados para resarcir parte de los 30 mil millones de dólares de las arcas nacionales liquidados por el golpismo con sus bárbaros sabotajes. ¿O que lo siga pagando el pueblo?

No, no señor. Piense en otra alternativa, padre. La de luchar por que esa concesión y esos equipos sean puestos a disposición del Poder Popular, de las grandes organizaciones sociales (que no poseen medios a pesar de que representan a la mayoría del país), de las colectivos que trabajan con la comunicación comunitaria y alternativa. Es decir; piense en la alternativa de la socialización de los medios de comunicación. No hablo de convertirlos en aparatos exclusivos de la burocracia y de la dirección política estatal-gubernamental. Hablo de ponerlos en manos de las comunidades, de los trabajadores, de las agrupaciones culturales vinculadas al pueblo.

Usted tiene razón cuando dice que “una señal abierta de televisión es un poder inagotable”, y se pregunta con mucho sentido: “¿quién la quiere para tener mayor preponderancia económica y política?” Entonces, por qué se contradice rogándole al presidente que le deje esa “poder inagotable” a quienes nos han golpeado y nos golpean con él, a los tremendos “riquitos” que se hacen los “santurrones” pero son tremendos malandros exquisitos.

Insisto: si lo que le preocupa es que el Canal 2 pase a manos de pseudo revolucionarios neo-burgueses que según los rumores estarían acumulando capital a costas del Estado y tendrían inversiones y apetitos en el sector de telecomunicaciones… si lo que le preocupa es que se le dé a otros propietarios privados o a alguna mafia burocrática acaparadora que le confisque la victoria al pueblo; entonces, no se equivoque de bando y venga a luchar por una verdadera socialización de ese canal. Exijamos democracia popular para discutir qué hacer con él, que no se decida en los cogollos. ¡Adelante, vamos!

Aprecio que usted se reivindique como un sacerdote revolucionario y que haya tenido la valentía de deslindarse en ese sentido de su jerarquía eclesiástica, que tan mal parada ha quedado por su involucramiento en la conspiración anti popular golpista y su fusión con la oligarquía opositora. La otra vez salió Monseñor Urosa pidiendo que indulten a los policías imputados como criminales del 11 de abril (varias decenas de muertos encima), mientras los sobrevivientes y familiares todavía batallan por la justicia en los tribunales. Eso no tiene nada que ver con el indulto a Chávez cuando hubo el levantamiento militar popular del 4 F contra CAP, el asesino del Caracazo. ¡Muy diferente! ¿No le parece? Creo –repito- que se equivoca con sus conclusiones y que no van en beneficio del pueblo ni de la revolución. Opino que lo que usted propone, aunque no lo quiera así, tendría consecuencias muy negativas para el proceso revolucionario, sería un gran salto atrás.

Perdonar a los “cuchilleros del pueblo” y dejarles el “chuzo” –para usar sus analogías- es condenarnos a quedar inermes e irredentos, hincados mientras nos apuñalan. Creo que su bien intencionada piedad cristiana, nos llevaría a morir en la cruz, en vez de llevarnos al triunfo definitivo de este proceso transformador, cuyo propósito es que logremos vivir en paz, justicia y democracia, bajo un nuevo modelo social de equidad y bienestar: El socialismo.

Esperamos verlo junto a los movimientos populares, a la gente que salió el 13 de abril y rodeó a los nefastos canales de los “mercaderes del templo” y les dio latigazos como Cristo, sin haber podido terminar de echarlos –por ahora- Esperamos verlo con el pueblo que rechaza la impunidad manifestando en las calles y reclamando a los tribunales y a las instituciones.

Deseamos verlo con los que prefieren pintar una pared en protesta por las ignominias, antes que ver cómo ellos rayan groseramente los derechos constitucionales y las vidas, que también rayaron, pero con metralla y con mucha sangre, acá en la Baralt y Puente Llaguno, los panas de los encubridores mediáticos. ¡Huy, que fea la pared estropeada por los vándalos terroristas que quieren cerrar a los “bebés de pecho” de RCTV!

Hay que ver la belleza donde realmente está. Los “educados” y más “finos” mandan a la policía y a los militares mientras ellos se quedan dirigiendo la acción tras las cámaras. La televisión es mágica y algunos magos saben pintar bonita a la muerte enmascarada en la pantalla. También hay gente que se confunde con eso. El diablo confunde, padre.

Ah! Otra cosa importante, Padre Palmar. Si el pueblo está protestando contra RCTV, como este martes 27, y si RCTV está violando nuestros derechos, no le pida usted a Chávez que los perdone, agradézcale que nos ayude a quitárnoslos de encima. Chávez tiene que cumplir su compromiso con el pueblo. Denos una apoyaíta y no nos eche la partida para atrás, hermano.

Gracias por su atención, padre. Quedo, fraternalmente, a la espera de su atenta respuesta en este constructivo diálogo.

Mi correo: gonzalo@aporrea.org

Para más información sobre el caso vea: http://www.aporrea.org/ddhh/n90931.html , http://www.aporrea.org/ddhh/n80200.html , http://www.aporrea.org/actualidad/n19732.html ,

Para ver texto de la Demanda haga clic aquí: http://www.aporrea.org/imprimir_doc.php?docid=7958

Véanse otras demandas: http://www.tsj.gov.ve/decisiones/spa/Marzo/00168-030304-2003-1561.htm

Más noticias anteriores relacionadas con el Recurso de Amparo contra los medios golpistas:

El autor es miembro del colectivo Aporrea.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4040 veces.



Gonzalo Gómez

Psicólogo y comunicador popular, co-fundador de Aporrea. Miembro de la Coordinación Nacional de Marea Socialista y de la Plataforma para la Auditoría Pública y Ciudadana.

 gonzalo@aporrea.org      @GonzaloAporrea

Visite el perfil de Gonzalo Gómez Freire para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: