Binóculo Nº 173

Leopoldo y la campaña contra Diosdado

Hay una sentencia que debería ser una condición sine qua non para entender los procesos: la casualidad no existe. Debería considerarse siempre a la hora de hacer cualquier análisis para que la equivocación no sea una posibilidad.

El Tío Miguel lo explicaba quizás de un modo distinto. “Cuando algo no le suena claro –me decía- tiene que buscar en los hechos colaterales, porque puede ser allí donde encuentre las respuestas que necesita. Cuando los gringos invadieron Santo Domingo en el 65. Más que acabar con el heroico pueblo dominicano de entonces, estaban advirtiendo a los demás pueblos del continente el destino que corrían si se les ocurría alzarse. Y eso debe aprenderlo. 1) El enemigo nunca da pasos en falso; y 2) siempre tiene otra jugada detrás de la que usted ve. Es decir, usted siempre tiene que preguntarse ¿y ahora por dónde vienen?”.

Viene al tiro el recuerdo de Miguel por dos hechos que están en desarrollo y que parecieran estar inconexos, aunque no es cierto. Uno de ellos es la feroz campaña de vincular a Diosdado Cabello con el narcotráfico. ¿A cuenta de oreja de cochino? Me pregunto. Porque Diosdado ha estado en el gobierno desde siempre. Era jefe de Conatel en el último Congreso de la República antes de la Asamblea Nacional Constituyente. Allí lo conocí, como periodista digo, porque le hice entonces una par de preguntas. De allí en adelante Diosdado ha estado en más cargos de la administración pública que cualquiera, incluyendo la Gobernación de Miranda, donde a juicio de muchos camaradas de la región lo hizo muy mal.

Por supuesto que yo no meto la mano en la candela por nadie, pero es muy sospechoso que es ahora cuando, desde Estados Unidos, aparece una campaña acusándolo de jefe del Cartel del Sol. Es decir, desde el país con mayores vinculaciones con el narcotráfico y donde se encuentran los mayores sembradíos de marihuana del mundo, se acusa a uno de los hombres claves del proceso de narcotraficante.

Y a la vez, esa campaña se conecta con una anterior, y de la que se hacen eco muchos camaradas, que es aquel estigma según el cual, Chávez era muy bueno, pero Maduro es muy malo, que fue a su vez la misma campaña que le hicieron al Arañero de Sabaneta, cuando dijeron que un sargento de cuartel no estaba preparado para dirigir al país.
Pero quien pudiera decir que esa campaña contra uno de los hombres claves del proceso, se desata justo cuando Barak Obama es batuqueado en Jamaica y los países latinoamericanos y del Caribe, pasan coleto con él en Panamá casi de inmediato, después de aquella estupidez de decreto, según el cual Venezuela era una amenaza para Estados Unidos.

¿Eso está inconexo de la derrota de la oposición? Para nada. De la autoderrota quise decir. Ni la propia oposición supuso ese descalabro. Un descalabro donde son vencedores la ultraderecha de la derecha y dos partidos fascistoides se convierten en la referencia de la oposición. Lo que ocurre es que en el análisis cometieron el pequeñísimo error de hacer unas internas desde su visión pequeño burguesa y sin tomar en cuenta si el pueblo había variado en sus niveles de conciencia.

Y por esa visión inmediatista, están cometiendo un nuevo error, aunque no muy diferente al que cometieron luego del resultado de las elecciones de alcaldes cuando Leopoldo López sacó 11 alcaldías y su fue a la calle con sus muchachos a matar gente y destruir el país en la guarimba de febrero y marzo del 2013. Creyó obviamente, que tal cuota de poder le daría suficiente fuerza para acabar con el gobierno.

Pues en esta oportunidad, de esa insignificante votación del 7,3% de los votos de la oposición, obtiene la mayoría junto a Primero Justicia, y nuevamente cree que es el momento para acabar con el gobierno y con el proceso, esta vez convocando a una movilización para el sábado 30, pero no sin antes hacer escándalo con una supuesta huelga de hambre, para que su señora esposa vuelva a España a decirle a ABC que le están maltratando a su esposito.

Y hay algunas variantes, o algunos añadidos en este caso, como el del Cacique Taparita, conocido en los bajos fondos con el remoquete de Andrés Velásquez, quien aunque odiado por las huestes de Voluntad Popular, agrega que la marcha debería ser en todos los estados del país. En mi pueblo dirían “con qué uña gavilán”. Cómo puede uno imaginar que quien fuera gobernador y diputado con los votos de la izquierda en sus tiempos de causerrista, pudiera llegar a esos niveles de reptilismo.

Lo cierto es que nuevamente y después de esa derrota, intentarán calentar las calles, que es en todo caso el último respiro que le queda al imperio para acabar con el proceso, como si el proceso fuera Nicolás Maduro y el resto del país, estuviera puesto allí solo para que lo miren porque se quedará con los brazos cruzados.

No están entendiendo que el país no son ellos y sus cuatros terroristas que hacen tanto daño, porque que un sector sensato –más bien no violento- de la oposición, entendió que el terrorismo es un arma de doble filo, del que ellos también son víctimas, por lo que no van a apostar a esa.

Es por ello que parte del acorralamiento al proceso es actuar en varios frentes, en aras de golpear y desmoralizar al mismo tiempo. La simple teoría del caos, has parecer que todo se salió de control y que el país se hizo inmanejable, entonces sus propios adeptos también abandonarán la pelea. Ya en el caso de Venezuela, eso no es posible, a pesar de los graves problemas que enfrentamos.

Eso explica la campaña contra Diosdado, que es al mismo tiempo la marcha convocada por la oposición, que es al mismo tiempo la huelga de hambre de Leopoldo. Nada es inconexo. Todo es parte de la necesidad de Estados Unidos para acabar con el proceso. Y a todo jugará, incluso, en este momento, no estamos viendo lo peor.

Caminito de hormigas…
Aunque Primero Justicia es el ganador de las internas, sus problemas internos son complejos. Comenzando porque Borges se apodera del partido y no quiere saber de Henrique Capriles… Voluntad Popular es diferente. Allí hay un solo jefe, que ahora se lanza a huelga de hambre… Henry Falcón está apostando a hacer de puente en la oposición. Cree que si logra reunirla de nuevo, tendrá buenos dividendos. Se olvida que es moreno y que ni María Corina ni Leopoldo lo quieren… Aún no entiendo cómo es que si hasta un diputado chavista dijo que la inspectora del Trabajo de Valencia, Dorkys Hernández, debía salir, se mantiene en su cargo. De las 2.400 calificaciones de despido que hizo, no ganó una sola. Los tribunales ordenaron el reenganche… No se resuelven los problemas de corrupción, ni en Mercal, ni en Pdval. Increíble… Si no vio el video “Cuánto le costará al planeta”, es hora de que lo haga. Se impresionará


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1946 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a208194.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO