Relámpago del Catatumbo: una mirada a lo nuestro

Venezuela, nuestro país, es sin duda un pedazo de tierra privilegiado por la naturaleza, en primer lugar por el talento de su gente, la solidaridad de sus habitantes, el calor humano de quienes habitan los diversos parajes de la misma; como segundo elemento, Venezuela esta conformada por diversas bellezas naturales, monumentos naturales, fenómenos naturales que alimentan la espiritualidad y la venezolanidad, en esta oportunidad quiero hacer destacar un fenómeno natural que mas allá de su importancia como icono turístico, debe atraer la necesidad de conocer por su relevancia para la humanidad entera como el gran regenerador de la capa de ozono, y para quienes vivimos en sus cercanías es inaceptable continuar ignorando la majestuosidad e importancia del Relámpago del Catatumbo.

En primer lugar, debemos destacar su ubicación geográfica: El faro del Zulia, como se conoce al relámpago del Catatumbo, se encuentra ubicado en la cuenca del rio catatumbo que nace en Colombia y desemboca en el lago de Maracaibo, formando parte del parque nacional de ciénagas de Juan Manuel, el cual es un ecosistema cenagoso, con profundidades entre uno y cinco metros  con temperaturas medias anuales entre 28ºC y 34ºC (Muñoz y Cubillan,2005),siendo decretado patrimonio natural del Estado Zulia el 27 de septiembre de 2005 y la Asamblea Nacional a elevado una petición ante la UNESCO para que lo declare como el primer fenómeno meteorológico y patrimonio natural de la humanidad. Para quienes deseen visitar y observar con más cercanías a este fenómeno, se puede tomar la vía, cuyo recorrido terrestre no tarda  dos horas, yendo desde El Vigía, vía Santa Bárbara, al pasar el puesto de control de la Policía del Estado Zulia. Luego se desvía a la derecha en la ruta hacia  puerto Concha y allí se toman las lanchas que conducen en dos horas al pueblo Congo Mirador, luego en 10 minutos al pueblo de Ologá una de las poblaciones palafíticas, lugar desde donde se observa en todo su esplendor el Relámpago del catatumbo.

El relámpago del catatumbo, tiene especial importancia por ser parte fundamental en la protección de la vida del planeta Tierra, pues es el único fenómeno natural del mundo que protege a nuestra atmosfera de los rayos ultravioletas que provienen del rey Sol lo cual lo convierte en el gran regenerador de la capa de Ozono (O3) y esparce por todas las tierras del sur del lago el nitrógeno que libera del acido nítrico, rompiendo sus enlaces, haciendo de dichas tierras unas de las mas fértiles de la zona. El relámpago del catatumbo es un gran productor de fertilizantes ya que sus descargas eléctricas producen ozono, amoniaco y óxidos de nitrógeno que al reaccionar con las aguas de lluvia formar fertilizantes propios de la naturaleza que alimentan la capa vegetal.

Ahora bien, todo fenómeno natural debe tener su origen, y la ciencia que es quien, con sus instrumentos y metodologías interpreta los diversos fenómenos naturales viene realizando aportes en ese sentido, de allí que algunas instituciones nacionales y extranjeras vienen realizando estudios que aunados al conocimiento ancestral de nuestro pueblo, el saber popular, han planteado diversas hipótesis y teorías  sobre el origen de este formidable evento natural. En síntesis, el origen puede que se deba a las tormentas eléctricas permanentes ocasionadas por la circulación cerrada de vientos sin descartar existencia de algún agente causal en el subsuelo (Falcón et al,2000), se puede afirmar que una de las primeras teorías, ya descartada, manifestaba que dicho fenómeno ocurría por el encuentro de las brisas cálidas que provienen de la costa de la península de Paraguana y los vientos gélidos de los paramos andinos, creando masas de aire de baja presión sobre las aguas de las ciénagas que al colisionar  con los gases ionizados del metano (CH4) producen descargas eléctricas. Precisamente, según últimos estudios realizados, estructurados en el primer modelo microfisico y cuantitativo del fenómeno, dan cuenta de la relevancia e influencia del gas metano basado en su piroelectricidad, el cual se le identifica como principal agente co-causal de la inusual actividad eléctrica recurrente en la atmosfera baja de la región antes citada ( Falcón, N, 2000)

Para los habitantes autóctonos y ancestrales de la zona, cultivadores de sus tradiciones y fieles a su herencia natural el llamado ETERNO RESPLANDOR DE LAS ALTURAS, nombrado así por las etnias Warí, Yucpas y los Wayuu es la expresión de millones de cocuyos que todas las noches se reúnen en el Catatumbo para rendir tributo a los padres de la creación, así como también le atribuyen la presencia de los espíritus de sus antepasados.

Históricamente, el relámpago del catatumbo ha sido reconocido por diversos historiadores, exploradores e investigadores, entre los cuales se encuentra el naturalista Alexander Von Humboldt quien lo describe en sus anotaciones “como explosiones eléctricas que son fulgorones fosforescentes”; de igual forma el geógrafo Agustín Codazzi (1841) lo reseña como “un relámpago continuado que parece surgir en la región pantanosa del rio Zulia y sus alrededores incluso en periodos de sequia”, reafirmado por Centeno y Grau (1911) quienes expresan que el “fenómeno es mas claro y visible en época de sequia que en época de lluvias”, siendo desde hace unos 500 años que se viene reportando de manera recurrente la aparición de este fenómeno  electro atmosférico de características singulares y de grandes beneficios para la vida, siendo reconocido fuera de Venezuela como el “primer faro natural del planeta”(Kawazaki-Muñoz,2004). En Mérida, el Profesor Andrés Zabrostky, quien fuera docente de la ULA y un consecuente ocupado del estudio de este fenómeno natural, en 1966 coincide con Humboldt en la ubicación del evento en la desembocadura del rio catatumbo y  sugiere la hipótesis de tormenta eléctrica permanente debida a la colisión de corrientes de aire fríos calientes, sin descartar el uranio como agente co-causal (Zabrostky, 1975), concluyendo que la causa del fenómeno presumiblemente “sea una especie de tormenta permanente en cierta región de Venezuela de índole esencialmente eléctrica entre las nubes cargadas de electricidad y cierta carga eléctrica permanente en el suelo…”. Estudios realizados recientemente colocan como causa del fenómeno el hecho que físicamente acontece “al condensarse el metano se formaran cristales, los cuales se polarizan espontáneamente generando la ruptura eléctrica de aire, originando la descarga interna de las nubes” (facyt.uc.edu.ve).

Los estudios realizados reportan que las descargas eléctricas ocurren entre 16 y 40 por minuto siendo sordas e inaudibles, manifestando el color azul eléctrico correspondiente a la ruptura dieléctrica del aire, siendo posible su visibilidad, la cual depende del punto de observación al ocurrir el ocaso del sol entre las 7Pm y las 4AM; Dicho fenómeno sólo es visible entre 120 a 200 noches del año solar medio primordialmente en período de sequia, teniendo como explicación que durante la noche disminuye la irradiación solar mitigando la fotodisociación del gas metano, y es visible en tiempos de sequia al incrementarse la temperatura lo que facilita la descomposición de la materia orgánica.

Otra característica de este prodigioso evento natural, es que resulta inaudible, lo cual se debe entre otras razones a que las descargas eléctricas son “envueltas” en nubes en forma de cono, así como también debido a que los rayos ocurren a gran altura y el sonido de la onda de choque se amortigua en el interior de la nube.

Este fenómeno natural que ocurre en el sur del lago de Maracaibo, que ha despertado la necesidad de establecer sus múltiples causas generándose diversas hipótesis, teorías que permitan explicar el carácter localizado, recurrente y antiguo del mismo, continua siendo hoy motivo de controversias, de amplia discusión en el campo de la ciencia, cuyas posiciones reflejan que no existen acuerdos  para su completa comprensión, pero que sin embargo, desde el punto de vista educativo tiene sin duda un valor pedagógico, histórico, cultural y científico que debe ser difundido en los espacios del conocimiento popular y académico, que conduzcan a la búsqueda ansiada del por que de tales eventos, teniendo presente  que el fenómeno fulguroso es una manifestación plena de la naturaleza cuyo estudio debe darse desde el enfoque de la interdisplinariedad del conocimiento.

REFERENCIAS.

Humboldt, A. (1956). Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente

Codazzi. (1960).Resumen de la geografía de Venezuela.

Zabrostky, A. Revista Forestal Venezolana. Nº 25. ULA.1975.

Falcón, N; Pitter, W y Muñoz, A. “Microfísica del Relámpago del Catatumbo” Universidad de Carabobo.2007.

Falcón, N; Pitter, W; Muñoz, A; Barros, T; Viloria, A y Nader, D.”Modelo Electroatmósferico del Relámpago Sobre el Río  Catatumbo. FECyT, Universidad de Carabobo.2000.

WWW.facyt.uc.edu.ve/relámpago/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 12830 veces.



Heriberto Rivera


Visite el perfil de Heriberto Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Heriberto Rivera

Heriberto Rivera

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a130230.htmlCd0NV CAC = Y co = US